Este sitio usa cookies, propias y de terceros.
Si se continúa con nosotros entendemos que se acepta el uso de cookies.

Uso del BVM (presión de insuflación)

Tema en 'Soporte Vital Básico y socorrismo. RCP básica' comenzado por Denisse Ganot, 2 Nov 2007.

  1. Denisse Ganot

    Denisse Ganot e-mergencista nuevo

    Hola, que tal. Tengo una duda y quiero ver si alguien de ustedes podría contestármela...Existe una presión específica para contrarrestar la resistencia del esófago cuando se usa la BVM en un paciente adulto??...y si es así, cual es esa presión??

    Espero alguien pueda responderme pronto. Mil gracias!!!
     
    Etiquetas:
  2. JuanMi

    JuanMi Co-administrador Miembro del Equipo

    No entiendo. Se supone que el aire no debe pasar por esófago. Contrariamente, lo que se pretende es que el aire pase a vía aérea sin que se produzca insuflación del estómago, para lo cual, el ERC aconseja en sus últimas recomendaciones (2005) que cada insuflación sea de un segundo de duración aprox. y con la suficiente presión y aire como para observar que ambos hemitórax comienzan a elevarse, no más.
     
  3. Juan A. Díaz

    Juan A. Díaz e-mergencista experimentado

    Amén de la utilización, siempre que sea posible, de la maniobra de Sellick ;) .
     
  4. Dr. Skawman

    Dr. Skawman rcp-mexico.com Miembro del Equipo

    La presión del esfínter esofágico superior (EES) es de 40 mmHg y el inferior (EEI) mantiene presiones ligeramente superiores, a 45 mmHg, en reposo. (Fisiología Médica de Gannong)

    Para romper ambas presiones, se requiere de una presión equivalente a la suma de las dos + 1 (86 mmHg) durante 2 segundos, debido a que ambos esfínteres se encuentran separados.

    Por esto, como indica Elfo y según criterios AHA y ERC, una ventilación que eleve efectivamente el tórax y con duración promedio de 1 seg. puede ser suficiente para no tener problemas. Además, en la práctica no es práctico (valga la frase) estar pendiente de la presión a la que insuflamos.

    Hay que destacar que en el paciente traumatizado (TCE, trauma cerrado abdominal y trauma de tórax), el estómago lleno, la ingesta previa y abundante de grasas, la enfermedad del esófago, la hernia hiatal y los trastornos ácido-pépticos pueden disminuir la fuerza del EEI y con ello su presión.

    La presencia de sondas gástricas (oro o naso gástricas) vencen la presión de ambos esfínteres, pero evitan la rejurgitación ya que impiden la distensión gástrica.
     

Comparte esta página

Cargando...