Urgencias a través del móvil LLAMADAS SALVAVIDAS

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

polvora_PC

e-mergencista experimentado
Autor #1
La intervención de los servicios de emergencias minutos antes o después puede significar la salvación o la pérdida de un ser humano en un accidente de tráfico

MAR BRIONES


La llegada de los teléfonos móviles está revolucionando la atención de urgencias. El tiempo que se gana al no tener que desplazarse hasta un teléfono fijo o un poste SOS está entre 10 y 15 minutos, en buenas condiciones.

Siete de cada 10 españoles ya poseen un teléfono celular. Las estimaciones más optimistas apuntan a que en 2003, más del 85% de la población contará con sus servicios. Hace siete años, el porcentaje de usuarios de esta tecnología era ridículo: menos del 10%. En la actualidad, la cifra roza los 27 millones de clientes en España.


Su incidencia en los avisos de emergencias se hace notar. "Ha sido un avance significativo. Aunque no poseemos datos globales, el ahorro de tiempo ha sido inminente", explica Fernando Conde, coordinador de operaciones del 112.

Si bien el teléfono móvil puede tener consecuencias negativas cuando se está al volante, como el incremento en el tiempo de reacción ante un imprevisto, también tiene su parte positiva, sobre todo en los avisos a los servicios de urgencias en caso de accidente. Un dato relevante: las llamadas desde los postes SOS instalados por la DGT han descendido de manera notable. "Van disminuyendo poco a poco.

En 2001, fueron 42.964 llamadas, la cifra más baja desde 1996. El uso de los teléfonos móviles ha influido en esta bajada de manera importante", afirma Federico Fernández, subdirector de Circulación y Seguridad Vial. El número gratuito de atención en carretera tampoco escapa a su influencia. El pasado año se recibieron 2.554.322 de llamadas. Más de la mitad de ellas, un 62,3%, se hizo desde teléfonos móviles. La coordinación de operaciones del 112 también ha registrado la presencia de los teléfonos celulares en la calle: "Se traduce en que más del 60% de los avisos que recibimos es desde un teléfono celular".

La inmediatez de los avisos, la actualización constante del estado de los heridos y la facilidad para ofrecer consejos a quien llama son las principales ventajas. "El tiempo es un factor crítico. Al que se gana al no tener que desplazarse para hacer las llamadas, se le añade el hecho de que, gracias a la telefonía móvil, podemos dar instrucciones a las personas que están viviendo in situ el accidente", dice Conde.

Sólo en Madrid, un accidente provoca una media de seis avisos a los servicios de emergencias. Asciende a 20 si es un incidente aparatoso. Fernando Conde pone de manifiesto que no es tanto el aspecto cuantitativo como el cualitativo: "La primera persona que llama al 112 da informaciones de lo sucedido muy parciales, aunque suficientes para desencadenar el mecanismo de respuesta. Está condicionada por la intranquilidad de que lleguen cuanto antes los servicios de urgencias. A partir de la segunda llamada y siguientes, podemos explicar que ya están en marcha los dispositivos de urgencias y nos facilitan con más calma los detalles de los sucedido. Nos permite actualizar constantemente la información a las unidades enviadas desde la primera alerta".
 

polvora_PC

e-mergencista experimentado
Autor #3
Parece ser que lo publico elmundo en el 2002 y otro medio especializaco en emregencias el viernes.

Lo cierro por obsoleto.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba