Una máquina para predecir el riesgo de ictus o infarto

Belladonna

Super Moderator
Miembro del equipo
Valentín Fuster, presidente científico del CNIC, revela que España y Estados Unidos trabajan en el desarrollo de una máquina que prediga el riesgo real de ictus o infartos

El Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) tiene como gran reto establecer un nuevo modelo de investigación traslacional


2008112857_n5.jpg
Madrid,28/1-11/12-2008- Establecer un nuevo modelo de investigación trasnacional, de doble dirección, que permita tanto la aplicación de los conocimientos básicos al diagnóstico, tratamiento, pronóstico o prevención de las enfermedades cardiovasculares como contribuir a responder a los interrogantes científicos que surgen de la práctica clínica diaria, es el gran reto del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC). Este fin de semana se celebra el I Encuentro sobre Investigación Traslacional CNIC, dirigido a investigadores básicos y clínicos, que reúne a las máximas figuras de la investigación española en Cardiología, para exponer los avances más relevantes en el campo de las enfermedades cardiovasculares.

El Encuentro ofrece una plataforma común a investigadores básicos y clínicos desde la que encontrar intereses comunes que propicien el intercambio. Se pretende facilitar el encuentro entre los grupos de investigación del CNIC y los grupos de los centros del SNS, para así promover los proyectos de investigación traslacional.

En la inauguración del Encuentro, ayer, han intervenido José Jerónimo Navas, Director del Instituto de Salud Carlos III y Valentín Fuster, Presidente Científico del CNIC. A lo largo de dos días intervendrán numerosas autoridades en el campo de la investigación española como los doctores Lina Badimón, Ginés Sanz o Juan Tamargo.

Dentro del amplio programa se debatirá sobre uno de los principales factores de enfermedad cardiovascular, que son las alteraciones de los lípidos de la sangre, es decir, no sólo el aumento del colesterol LDL (“malo”) sino también la elevación de los triglicéridos y la disminución del colesterol HDL (“bueno”). Los expertos comentan la importancia de dar a conocer el control integral de los lípidos (LDL, HDL y triglicéridos) como nuevo paradigma de tratamiento más allá del manejo y control del LDL, para una mayor reducción del riesgo cardiovascular.

Una máquina para predecir el riesgo real de sufrir ictus o infartos

Fuster se ha referido a que científicos españoles y estadounidenses están desarrollando en el país norteamericano un estudio que podría derivar en la creación de una máquina que, con técnicas de imagen, predeciría el riesgo real de sufrir un ictus o un infarto cardíaco.

El presidente del CNIC ha avanzado algunos datos del denominado Estudio HDP, que busca descubrir cuáles son los individuos con factores de riesgo que corren un riesgo real de sufrir un accidente cardiovascular y cuáles son los que, a pesar de fumar, tener problemas de obesidad o hipertensión, no están en peligro.

El cardiólogo ha recordado que los factores de riesgo cardiovascular son siete: la presión arterial, la obesidad, el colesterol, el azúcar en sangre, el tabaquismo, la actividad física y la edad, ya que están en riesgo los hombres de más de 55 años y mujeres de más de 60.
“Si un individuo tiene más de dos factores de riesgo, tiene la posibilidad en diez años de sufrir un infarto o accidente cardiovascular de un 25 por ciento. El problema es saber cuál es el 25 por ciento que lo tendrá y quien el 75 por ciento que no”, ha explicado.

A su juicio, la clave para identificar a quienes corren un verdadero riesgo cardiovascular está en el uso de las nuevas tecnologías de imagen, una alternativa no invasiva. Por este camino avanza el Estudio HDP.

“Este trabajo se basa en someter a 8.000 individuos de alto riesgo en 18 unidades móviles a ocho tecnologías de imagen diferentes, entre ellas el ultrasonido de la carótida, la calcificación de la coronaria, abdomen para el aneurisma y la presión arterial en los brazos y las piernas para ver la circulación periférica”, ha señalado.

“En 16 semanas hemos analizado a 2.000 individuos y hemos obtenido resultados fascinantes que aún no puedo avanzar”, pero que podrían dar como resultado la creación de la citada máquina”, ha finalizado.


Fuente: El Médico Interactivo.
 
Arriba