Un muerto y 4 heridos al estrellarse una avioneta en Murcia

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

ABUELEITOR

Super Moderator
Miembro del equipo
todos de la misma familia
Un muerto y 4 heridos al estrellarse una avioneta en Murcia
Murcia. Agencias

Una persona ha muerto, dos han resultado heridas graves y otras dos leves al estrellarse una avioneta civil sobre las instalaciones de una empresa agrícola en las proximidades de San Javier (Murcia).
Una familia, formada por una pareja, dos hijas y la abuela paterna, viajaba en la avioneta siniestrada sobre las once de esta mañana en las proximidades del aeropuerto de San Javier en Murcia, informaron fuentes de la Delegación del Gobierno en la región de Murcia.
Las mismas fuentes indicaron que la víctima mortal es el padre, cuya identidad responde a las iniciales F.M.J, que pilotaba la avioneta, una EC.IYY, tipo vipper DA-34 bimotor.
Las heridas más graves son la esposa del fallecido, MP.M.M., que sufrió traumatismo craneoencefálico y ha sido trasladada al hospital Virgen de la Arrixaca, de Murcia, y la madre del piloto, F.J.G., con traumatismo abdominal, quien se encuentra ingresada en el hospital Virgen del Rosell, según el Centro de Coordinación de Emergencias.
También han resultado con contusiones leves, salvo complicaciones, las dos hijas del matrimonio, que han sido internadas en el hospital Los Arcos, de Santiago de la Ribera.
Fuentes del Ayuntamiento de San javier informaron de que el suceso ocurrió sobre las 11:15 horas de hoy, cuando la avioneta sobrevolaba la zona del Mar Menor y el Campo de Cartagena.
 

Juan A. Díaz

e-mergencista experimentado
¿Qué habrá en el precioso cielo de mi tierra para que no se aguanten ni las aeronaves...? (En menos de un trimestre han caído un Robinson, tres fallecidos, un Superpuma, tres heridos leves, y una Pipper, un fallecido + dos heridos graves + dos heridos leves).
RIP.
 

ABUELEITOR

Super Moderator
Miembro del equipo
Un piloto evita una tragedia mayor al aterrizar de emergencia con su avioneta en una explanada
Perdió la vida, pero logró que cuatro miembros de su familia sólo resultaran heridos, en San Javier
GUILLERMO HERMIDA/SAN JAVIER

Incluso para los ojos de una niña de siete años, una luz roja en el panel de una avioneta en pleno vuelo es una señal de emergencia. «¿Si no hay gasolina se cae?», preguntó Sara a su padre. Francisco López, a los mandos del aparato, que efectuaba un viaje privado desde el aeródromo de Robledillo de Mohernando en Guadalajara, debió sopesar la situación y decidió realizar un aterrizaje de emergencia cuando se encontraba a apenas unos kilómetros de las pistas de San Javier, el destino al que transportaba a su madre, su esposa y sus dos hijas de 7 y 3 años.

La desesperada maniobra logró evitar una tragedia mayor, aún a costa de la vida de López, que falleció tras colisionar la Pipper Séneca III contra el muelle de carga de la cooperativa Agrimesa en la finca Lo Llerena de Pozo Aledo, en San Javier. Sólo su mujer. M.P.M.M., resultó herida de pronóstico reservado -al parecer en la cabeza- y trasladada en helicóptero hasta el hospital Virgen de La Arrixaca. Las dos pequeñas llegaron a mediodía, dos horas después del accidente, al Hospital Los Arcos, mientras que su abuela se recupera de heridas de diversa consideración en El Rosell de Cartagena.

«Les salvó la vida»

Los testimonios de los trabajadores de Agrimesa abundan la hipótesis de que el motor izquierdo del aparato estaba parado cuando el aparato trató de aterrizar en la explanada asfaltada donde los camiones descargan sus mercancías a la cooperativa.

«Hacía diez minutos que acababa de descargar un frigorífico», señalaba Francisco Torres. Él y un compañero vieron pasar «ardiendo y a toda velocidad» el motor Continental de 300 caballos por encima del muelle de carga. «Creía que era un coche», apunta Torres. Francisco López salió de su bar en la cooperativa al oír el estruendo. «Hemos apagado con extintores el fuego que quedaba y enseguida nos hemos acercado a la cabina». El impacto había dejado al descubierto gran parte de la zona de pasajeros, de donde primero sacaron a las niñas. «La madre estaba sangrando por la cabeza, que tenía sacada por la ventanilla rota. El piloto no se movía y la abuela estaba consciente».

Los servicios de emergencia llegaron poco después. Los bomberos tuvieron que rocíar con espuma todo el aparato antes de cortar con las sierras radiales la estructura que aprisionaba a Fernando Muñoz. Los servicios médicos sólo pudieron certificar su muerte.

«Tenía un barco en San Javier y creo que venía a pasar unos días aquí, en una casa de El Albujón», afirmaba un piloto que conocía a su colega. «La maniobra era muy difícil, porque el avión guiñaba hacia la parte del motor dañado. Seguramente ha tocado con la punta del ala en el suelo y ya ha perdido el control». La avioneta giró violentamente y acabó estampándose contra el muelle, de casi dos metros de altura y sólido hormigón. El tren de aterrizaje, que estaba desplegado, quedó destrozado y el motor que falló apareció a casi 50 metros del fuselaje después de barrer ardiendo la parte superior del muelle de carga.

«Si no se hubiera pegado tanto al muelle podría haberlo logrado», se lamentaba el piloto. La explanada de carga de la empresa tenía -a su juicio- la amplitud necesaria para un aterrizaje de emergencia. «Al menos no ha muerto en vano y salvó a su familia», comentaban los testigos


CONTRA EL MURO. El morro de la avioneta quedó destrozado tras impactar contra el muelle de carga de camiones de la cooperativa Agrimesa, en Pozo Aledo. / EFE
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba