Un Kamikaze mata a un matrimonio en la A-1

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

polvora_PC

e-mergencista experimentado
Autor #1
UN KAMIKAZE MATA A UN MATRIMONIO EN LA A-1

El camionero que salvó a los niños rechaza hablar de proeza y siente no haber rescatado a sus padres
EFE


Así quedó el coche en el que viajaba la familia. (EFE)

A D E M Á S ...

Conductores 'kamikazes' causaron la muerte de 22 personas en 2003 y de otras siete en 2004




NOTICIAS RELACIONADAS



MADRID.- Santiago Mero López, el camionero que esta madrugada ayudó en Madrid a salvar a dos niños de un coche en llamas contra el que había chocado un vehículo 'kamikaze' ha expresado su consternación por no poder salvar a los padres de los niños al agotar el contenido de su extintor. Su intervención evitó que la tragedia tuviera aún mayores dimensiones al rescatar a los pequeños cortando con un cuchillo sus cinturones.

Tras rescatar a los pequeños, el camionero continuó su trabajo conduciendo toda la noche hasta Vitoria, donde debía hacer una entrega de mensajería, sin dejar de pensar en la tragedia que acababa de presenciar y con la única compañía de la música de la radio.

Mero ha recordado cómo fue el accidente: "Vi por el retrovisor" que un vehículo iba en su misma dirección, pero en los carriles de sentido contrario "esquivando coches".

"Al llegar a mi altura", ha relatado, "se topó con un camión y un coche adelantando y pegó el 'cebollazo' padre. Salió para arriba el Ibiza del pirata este y los dos coches se incendiaron totalmente".

Ha explicado que paró el camión en el arcén, se puso el chaleco y, tras coger el extintor, salió corriendo hacia donde estaban los coches ardiendo, lo que no le extrañó porque "el fuego suele ser habitual en las colisiones frontales".

"Los niños se quedaron con dos chavalas que venían detrás de mi e intenté sacar a los padres, pero se me acabó el extintor y aquello seguía ardiendo", ha señalado apesadumbrado.

Y ha añadido: "Los dos niños gritaban ¡papá, papá! Uno de ellos se quemó la pierna derecha, mientras que la pequeña estaba en el lado derecho, con una sillita, y estaba bien pillada. Al otro le tuvimos que quitar los amarres del 'autoplay' para sacarlo, porque corría peligro de quemarse".

No es la primera vez que Santiago Mero se topa con un accidente mortal en la carretera. "Me he visto en alguna que otra por el estilo y he prestado ayuda otras veces, aunque no de esta manera, aunque actuaría igual", ha asegurado después de indicar que no le gustaría verse en otra situación parecida.

"Lo que presencié esta madrugada se me ha quedado fijado en la retina. Es un poco fuerte ... demasiado fuerte, porque ver a dos personas quemarse y no poder hacer nada, aunque haya salvado a los niños, es muy fuerte", ha afirmado.

Tras reconocer que le "reconforta haber podido salvar a los dos niños", ha querido quitarse méritos al indicar que no fue el único en prestar ayuda.

"Estaban tres personas más que me echaron una mano, no era yo solo. Uno tiró de la niña y yo corté el cinturón con una navaja que me dejó un hombre que paró", ha subrayado.

El camionero ha dicho que cuando liberó a la pequeña le recordó a su hija de cuatro años. "La misma foto", ha apostillado,

"Ahora mismo estoy mentalizándome de que la vida sigue y esto va para adelante, pero hay que joderse lo poco que se tarda en perder una vida, es inexplicable", ha aseverado.

Ha indicado que no pensó en el peligro, "si lo pienso no me meto ahí", ha recalcado que su actuación "para nada es merecedora de ninguna cosa" y ha dicho que mañana, si volviera a ocurrir lo mismo, haría lo mismo.

En su opinión, "fue imposible evitar lo que pasó, aunque no sé qué nombre darle al suicida. Son palabras fuertes y no procede, pero un tío de estos que quiere matarse, la pena es que se lleve a alguien por delante".

El primero en llamar al camionero fue el defensor del menor, Pedro Núñez Morgades, de quien ha dicho que es "un señor muy agradable" y que le había preguntado si necesitaba algo. "A mí no me hace falta nada, a esa familia es a la que hay que ayudar", le respondió.

Pese a la experiencia pasada la vida sigue adelante para Santiago Mero: "Tengo que salir esta noche de viaje y no puedo estar pendiente de vosotros (los medios de comunicación), tengo que hacer mi trabajo y dormir un poco".

La abuela de los niños también ha hablado con él porque ella lo había pedido: "La pobre ya tiene bastante, me ha dado las gracias por salvar a sus nietos", ha concluido.


Fuente el www.elmundo.es
enlace completo de la noticia: http://www.elmundo.es/elmundo/2004/12/09/madrid/1102615732.html
 

Mikel_los

e-mergencista experimentado
#3
Buenas noches, ante todo quedo costernecido ante el testimonio de este camionero y aunque se que cualquiera y más nosotros que nos dedicamos a esto lo hariamos, es asombroso como una persona ajena a estos medios pero "amante de la vida" lucha para salvar la vida de cualquier persona de está en peligro. Creo que sobretodo hay que respetar a esta persona y sus deseos, así como su intimidad en el caso de que no quiera salir en los medios de comunicación. No hemos de menospreciar como muy bien dice él a los demás conductores que pararon para ofrecer su ayuda, ya que sin ellos a lo mejor el camionero solo no hubiera podido salvar solo a los dos niños, o quizas si!!!!
Bueno ante todo dar mi mas gran enhorabuena a esta persona y que sirva de ejemplo para todos nosotros.
Un saludo y animo a la familia de los fallecidos y de estos dos pobres niños que son los que de verdad van a necesitar ayuda para el resto de su vida.
P.D.: Creo que la ayuda que le hubiera venido bien al camionero hubiera sido que le llevaran la mercancia hasta Vitoria debido a que no estaba en condiciones emocionales para conducir solo toda la noche.
 

Eusebio

e-mergencista experimentado
#4
Ricardo Mediavilla Chico escribió:

Estimados amigos;
Os supongo enterados del trágico accidente con resultado de un matrimonio joven muerto y dos niños heridos, como consecuencia de la condcción en sentido contrario de un vehiculo.
Tambien os supongo enterados del comportamiento de un camionero que consiguió sacar a los dos niños del vehiculo en llamas, SALVANDOLES ASI LA VIDA Y EVITANDOLES UNA MUERTE HORRIBLE.

Este camionero, no se detuvo en pensar que él corría tambien un riesgo en ese acto, no se entretuvo a estudiar las circunstancias, medios a su alcance, etc. que algunos habeis escrito en vuestros comentarios no hace mucho, tampoco se entretuvo en esperar a que llegasen los bomberos, policias, etc. simplemente se dejo guiar por los instintos normales de un ser humano y, repito, sin valorar todo lo que vosotros afirmais valoraríais, NO DUDO EN ARRIESGAR SU VIDA PARA SALVAR LA DE DOS NIÑOS. ¿Habeis aprendido algo de este camionero?.

UN OLE DE LOS GRANDES A TODOS AQUEL A QUIEN LA VIDA DE UN SEMEJANTE LE IMPORTA MAS QUE LA PROPIA.

Saludos

Ricardo Mediavilla Chico
 

Eusebio

e-mergencista experimentado
#5
...Tras reconocer que le "reconforta haber podido salvar a los dos niños", ha querido quitarse méritos al indicar que no fue el único en prestar ayuda.
Ha indicado que no pensó en el peligro, "si lo pienso no me meto ahí", ha recalcado que su actuación "para nada es merecedora de ninguna cosa" y ha dicho que mañana, si volviera a ocurrir lo mismo, haría lo mismo.
El primero en llamar al camionero fue el defensor del menor, Pedro Núñez Morgades, de quien ha dicho que es "un señor muy agradable" y que le había preguntado si necesitaba algo. "A mí no me hace falta nada, a esa familia es a la que hay que ayudar", le respondió.
"Tengo que salir esta noche de viaje y no puedo estar pendiente de vosotros (los medios de comunicación), tengo que hacer mi trabajo y dormir un poco".
Sin comentarios, bravo por este caballero. :wink:
 

Eusebio

e-mergencista experimentado
#6
PUDO SUFRIR UN TRASTORNO MENTAL
El kamikaze homicida de la A-1 era cajero de un banco y estaba en tratamiento médico por depresión

EL MUNDO


MADRID.- Federico Luis Nieto de Magriñá, el presunto conductor suicida que circuló durante 10 kilómetros en sentido contrario por la A-1 (carretera de Burgos) hasta chocar con otro coche y provocar su muerte y la de un matrimonio, trabajaba como cajero en un banco de Madrid y estaba en tratamiento psiquiátrico por depresión, aunque no tenía la baja.

Según señalan sus compañeros de trabajo y publica hoy EL MUNDO, Nieto, soltero y de 39 años, pudo sufrir un trastorno mental el pasado miércoles por la noche cuando cogió su vehículo.

Sus familiares rechazan que se trate de un "homicida al volante" y atribuyen lo sucedido a que "quizás padeció algún problema conyuntural y perdió el sentido de la realidad por unos momentos", lo que le ocurría cuando no seguía las recomendaciones médicas.

Antes de chocar con el coche de la pareja, el presunto kamikaze circuló más de 10 kilómetros en sentido contrario, esquivó a un coche de la Guardia Civil de Tráfico e hizo caso omiso de las señas audiovisuales del camionero Santiago Mero López, que viajó en paralelo junto a él entre los kilómetros 46 y 54.

Durante este tiempo —unos cinco minutos—, más de 40 personas llamaron al teléfono de Emergencias 112 sin conseguir que se evitara el accidente. Finalmente, el coche de Nieto se estrelló contra el Renault Safrane en el que viajaban Fulgencio S., de 40 años, su mujer, Victoria L. C., de 39, y sus dos niños de tres y cinco años.

Tanto el presunto suicida como los dos adultos resultaron muertos, mientras que los pequeños fueron rescatados por el camionero, que con un extintor sofocó las llamas de la parte trasera.

La Guardia Civil de Tráfico trata ahora de averiguar por qué el conductor viajó tanto tiempo en sentido contrario.

De haber sobrevivido, Nieto "hubiera pasado como mucho cuatro años en prisión y en seis años más hubiera podido disponer de un nuevo carné", afirma el abogado Aitor Canales, de la asociación Stop Accidentes, quien considera que "matar con el coche en España sale barato".

Fuente: www.elmundo.es
enlace completo de la noticia: http://www.elmundo.es/elmundo/2004/12/10/madrid/1102655069.html
____________________________________________________________



Un saludo
 

Eusebio

e-mergencista experimentado
#7
Me llama la atención este párrafo: "Sus familiares rechazan que se trate de un "homicida al volante" y atribuyen lo sucedido a que "quizás padeció algún problema conyuntural y perdió el sentido de la realidad por unos momentos", lo que le ocurría cuando no seguía las recomendaciones médicas."

Todos sabemos que según el estado psíquico de un paciente o tras la ingesta de algunos medicamentos esta prohibido conducir, pero.... como controlarlo ? :roll: ¿ Depositando provisionalmente el carnet de conducir en la Policia Local, por ejemplo ?

Un saludo
 

Anonymous

e-mergencista experimentado
#9
Eusebio dijo:
Me llama la atención este párrafo: "Sus familiares rechazan que se trate de un "homicida al volante" y atribuyen lo sucedido a que "quizás padeció algún problema conyuntural y perdió el sentido de la realidad por unos momentos", lo que le ocurría cuando no seguía las recomendaciones médicas."
La depresión no conlleva trastorno del principio de realidad, si este sujeto hubiese sufrido pérdidas de dicho principio, no podría seguir trabajando y tendría la baja.

Todos sabemos que según el estado psíquico de un paciente o tras la ingesta de algunos medicamentos esta prohibido conducir, pero.... como controlarlo ? :roll: ¿ Depositando provisionalmente el carnet de conducir en la Policia Local, por ejemplo ?
Eso sirve de poco, porque puedes conducir aunque tengas el carnet en la Policia Local. Yo cuando atiendo pacientes con riesgo de suicidio lo primero que recomiendo a la familia es que le quiten las llaves del coche.

Supogo que sabreis que cuando te haces un seguro de vida, la cantidad se suele triplicar en caso de accidente de tráfico, este hace que mas de uno que piensa suicidarse utilice este método, ya que así se cobra el triple del capital base contratado. Algo que tendrían que tener en cuenta las compañias aseguradoras y Tráfico

Edito para no meter otro mensaje: Eusebio eso de que no se pueden conducir vehiculos a motor cuando se esta en tratamiento con psicotrópicos, te lo tendrían que especificar el médico y por escrito, ademas habría que notificarlo a Tráfico, algo que nunca se hace.

Te pongo un ejemplo sobre un tema que estoy harto de repetir, hoy en dia hay mucha gente en tratamiento con ansiolíticos o con antihistamicos para la alergia, esta medicación implica alteración de las capacidades cognitivas y puede provocar somnolencia, pues bien, nadie impide a alguien que práctica deportes de riesgo que lo haga cuando está médicado y las federaciones pasan olimpicamente del tema.

Aplicaló a la conducción ¿Cuanta gente conduce estando medicado?
 

Anonymous

e-mergencista experimentado
#11
María dijo:
Javier, creo que si es por suicidio, se pierde el dinero del seguro, ¿no? :roll:
No, María, y te lo digo con toda seguridad, porque tengo seguro de vida, las polizas de vida solo excluyen el suicidio durante el primer año de vigencia de la misma, si la tienes hace mas de un año, te tienen que pagar lo estipulado, lo normal es: capital base por muerte natural, el doble por muerte accidental y el triple por accidente de circulación
 

María

e-mergencista experimentado
#12
Javier Isis dijo:
No, María, y te lo digo con toda seguridad, porque tengo seguro de vida, las polizas de vida solo excluyen el suicidio durante el primer año de vigencia de la misma, si la tienes hace mas de un año, te tienen que pagar lo estipulado, lo normal es: capital base por muerte natural, el doble por muerte accidental y el triple por accidente de circulación
Sí, eso lo sabía, lo que creí es que si era por suicidio, no veias ni un euro... :roll:
 

Anonymous

e-mergencista experimentado
#13
Ricardo Mediavilla Chico escribió dijo:
UN OLE DE LOS GRANDES A TODOS AQUEL A QUIEN LA VIDA DE UN SEMEJANTE LE IMPORTA MAS QUE LA PROPIA.
Ricardo el sofocar un incendio de un coche con un extintor no supone riesgo alguno ni heroicidad, los coches no explotan como en las peliculas.
 

Anonymous

e-mergencista experimentado
#14
María dijo:
Sí, eso lo sabía, lo que creí es que si era por suicidio, no veias ni un euro... :roll:
Te copio literalmente de mi poliza:

Artículo 2 Delimitaciones y exclusiones:

a) Suicidio. Durante el primer año de vigencia del contrato el Asegurardor no cubre el riesgo de muerte por esta causa, salva pacto en contrario establecido en las Condiciones Particulares. Pasado dicho plazo se asume el mencionado riesgo

A estos efectos se entiende por suicidio la muerte del Asegurado causada consciente y voluntariamente por el mismo
 

polvora_PC

e-mergencista experimentado
Autor #16
La Comunidad concederá la Medalla al Mérito al camionero que salvó a los dos niños en la A-1

MADRID.- Santiago Mero no quiere hablar de proeza, pero su acción del pasado miércoles en la A-1, cuando salvó a dos niños de morir abrasados en un accidente con un 'kamikaze', va a ser reconocida por la Comunidad de Madrid con la Medalla al Mérito Ciudadano. Este caminero cortó los cinturones de seguridad de los pequeños tras la colisión y logró sacarlos del vehículo, en el que murieron sus padres. El último adiós a la pareja se dará hoy en Espinosa de los Monteros (Burgos).

La presidenta de la Comunidad de Madrid hizo este anuncio en el acto de inauguración de la Oficina Judicial del distrito de Chamberí, donde manifestó sentirse "sobrecogida por las víctimas del delito que se produjo al regreso del puente en la Nacional 1 el pasado miércoles".

Aguirre explicó que ayer tuvo la oportunidad de visitar a los niños en el Hospital de La Paz, donde se encuentran ingresados, y de hablar con la persona "cuya heroicidad" salvó la vida de los menores.

Santiago Mero López merece el reconocimiento de la Comunidad de Madrid y de los madrileños por su "valentía y generosidad" al poner en peligro su vida para salvar la de los dos niños, señaló la presidenta de Madrid.

Palabras de inmenso agradecimiento también desde la familia de los pequeños. El hermano de su madre considera que Santiago Mero es un "santo" y "se ha convertido en uno más de su familia".


Fuente: www.elmundo.es
link: http://www.elmundo.es/elmundo/2004/12/10/madrid/1102684953.html
 

hacha

e-mergencista experimentado
#17
Me temo que se esta poniendo muy de moda este tema de las medallas; ojo, no digo que el valor de este ciudadano sea loable, pero bueno, tampoco estuvo solo en la hazaña.
 

María

e-mergencista experimentado
#18
No sólo eso, es que se está fomentando la actuación improvisada e insegura en situación de emergencia. Esta vez salió bien, pero pudieron haber cinco muertos... :(
 

Chema

e-mergencista experimentado
#19
Para mí sigue siendo un héroe aunque como casi siempre los héroes son un poco inconscientes. Solo una reflexión: ¿No os ha ocurrido que en un tráfico después de salvar a alguno hay otros que han muerto y os quedáis con la sensación de que podríais haber salvado a los demás? ¿No os queda un regusto amargo? Según parece al camionero le quedó ese regusto.
Sobre el conductor que provocó el accidente prefiero no opinar pues no puedo saber que es lo que pasó por su cabeza.
 

polvora_PC

e-mergencista experimentado
Autor #20
EL CONDUCTOR QUE SALVÓ A LOS NIÑOS EN LA A-1
Santiago, el antihéroe que resultó ser un héroe

Lleva más de tres millones de kilómetros a sus espaldas y al volante ha visto de todo. Pero nada parecido al accidente que lo ha convertido, muy a su pesar, en un héroe. Hubiera cruzado su camión para que el kamikaze se empotrara contra él pero sólo pudo salvar la vida de "dos angelitos" que se quedaron huérfanos entre las llamas.

CIUDAD REAL.- "Héroe es una palabra muy fea. No me llaméis así, por favor". Santiago no acaba de entender el cambio que ha dado su vida en los últimos tres días. Hasta el miércoles por la noche era un anónimo camionero, de los de ruta fija, empresa grande y vehículo mediano. De esos que mide el tiempo por kilómetros: cuarto de millón al año, 20.000 al mes, 5.000 a la semana, 800 al día, 33 cada hora de su existencia...

Ciudad Real-Jaén-Granada-Vitoria. Vitoria-Granada-Jaén-Ciudad Real... Los sábados por la noche parada y fonda en su casa. María del Carmen, su hija, siempre dormida. María del Carmen, su mujer, esperándole siempre impaciente. Los domingos, descanso como Dios manda. Y los lunes, carretera y manta para variar. Así lleva 15 de sus 39 años. Allá en el pueblo donde nació -Carrión de Calatrava- su padre era pastelero y bodeguero. Santiago sabe lo que es madrugar de verdad para encender un horno. Y lo que es doblar el espinazo para tratar las cepas. Por eso le gusta su oficio. Sólo cambiaría su volante por el de un taxi, o por un décimo de Navidad premiado, como ese que lleva en el bolsillo y que compró en Granada la víspera de su salto a la fama...

Está castigado para su edad. Le sobra peso y le falta pelo. Tampoco anda mal de talante. Y de valor, eso que dicen que se 'supone' en un hombre curtido como él, de eso sí que anda 'sobrao'. Por más que él le quiera quitar importancia a lo sucedido; por más que mire con cara de póquer al decimosexto periodista que le pregunta esta tarde que si es consciente de su heroicidad; por más que refunfuñe cada vez que suena el móvil y oye el clásico latiguillo "¿Santiago? Hola, mira, soy fulanito, de la cadena...", a uno no le cuesta ningún trabajo imaginárselo armado con un extintor, desafiando llamas de cinco metros, con las ruedas explotando a su alrededor, y dos criaturas gritando desesperadas: "¡Papá, Mamá...!".

'Un hueco muy grande'

"No me gusta ser protagonista. ¿Es que tú no habrías hecho lo mismo? Lo agradezco mucho pero no me pega eso de las medallas. Lo importante es que después de este circo que habéis montado a mi alrededor a esos críos no les falte de nada. Porque esto es muy fuerte. Es un hueco muy grande lo que les ha quedado a esos inocentes".

Es el único momento de ¿debilidad? que muestra Santiago en toda la entrevista. Lleva dos días sin dormir, recordando una y otra vez aquellos 10 minutos que han cambiado su vida, la imagen de esa niña de cinco años, que se parece tanto a su hija, abrazada a su cuello gritando sin parar. Una 'debilidad' que casi se transforma en lágrimas cuando uno de los tíos de los huérfanos, Juan Carlos Alonso, le dijo textualmente en un programa en directo de televisión: "Para mí eres un superhéroe porque no sé si yo mismo hubiese sido capaz de sacar a mis niños de ahí; porque entraste en el infierno y sacaste a los angelitos de él...".

Por muy oído, su relato no deja de estremecer. "Salí por la tarde de casa, y como había mucho tráfico por ser el final del 'puente', decidí parar en La Guardia a hacer tiempo. Allí coincidí con un compañero de la misma empresa -DHL- y seguimos viaje uno detrás de otro. Ibamos por la vía de servicio cuando le vi aparecer por el espejo retrovisor. Al principio no me lo podía creer. Tuve que pensar unos segundos para cerciorarme de que ese coche iba de verdad en dirección contraria. "¡Míralo, míralo!" le dije a mi compañero por la emisora. Luego nos adelantó. No iba muy deprisa, a 100 ó 120 kilómetros por hora. ¡Pero iba al revés!", recuerda serio.

Santiago aceleró su camión, empezó a darle las luces largas y a tocar compulsivamente el claxon. "Fue como un partido radiado. El hombre iba rígido al volante, sin mover la cabeza, esquivando los coches que venían de frente. Y así durante 12 interminables kilómetros. Cuando uno de los vehículos dio un trompo y se chocó contra el guarda rail nos temimos lo peor. Hasta que pasó. El coche de la familia iba cuesta abajo, en una curva, adelantando a un camión. La visibilidad era nula. Se empotraron, literalmente hablando. Y empezaron a arder. Lo vimos a menos de 50 metros. Fue terrible".

Extintor

Santiago tuerce el gesto. Se revuelve dentro de su chaqueta marrón como si no le llegase al cuello. Mira a un lado y a otro para cerciorarse de que hemos captado el dramatismo de sus palabras.Continúa: "Paré el camión y cogí el extintor. Cuando llegué, el coche de la familia parecía una caja de cerillas partida por la mitad. Del matrimonio que iba delante no quedaba nada. Atrás descubrí a los chiquillos empotrados contra los asientos en sus sillitas. Llamaban desesperados a sus padres. El más pequeño tenía un pie ardiendo. Vacié la bombona en un momento".

Durante unos años, Santiago trabajó como conductor de camiones cisterna, de los que transportan mercancías peligrosas. Tuvo que dar clases prácticas para saber cómo apagar un incendio. "Es algo que todo el mundo debería de saber. Porque si hay un reventón de una rueda, por ejemplo, es fácil que salga ardiendo.Por eso creo que todos los conductores deberían de llevar un extintor en su vehículo. Puede servir de gran ayuda en una emergencia como ésta".

Con su arma agotada, el camionero tiró de los bracitos de los niños desesperado. Pero estaban tan amarrados con el cinturón de seguridad que no consiguió sacarlos. Estalló una rueda. Se asustó. Entonces aparecieron los otros héroes. Éstos todavía anónimos. "Realmente no se por qué me estoy llevando yo toda la gloria. Detrás de mí apareció un joven con una navaja y cortó los cinturones. Luego vinieron dos mujeres a las que entregué a los niños. Los arroparon con mimo y trataron de tranquilizarlos. Después nos alejamos del coche en llamas por si estallaba. Aunque sé que estaban ya muertos, no consigo quitarme de la cabeza la posibilidad de haber hecho algo más por aquellos padres".

Impotente

Santiago se frota las manos nervioso. Están llenas de arañazos, pequeñas heridas y quemaduras. De repente se acuerda de un detalle. "Antes del choque vi un coche de la Guardia Civil adelantarnos a toda velocidad con las sirenas encendidas. Pienso que trataban de ganar terreno para retener la circulación. Por radio avisamos a varios compañeros para que intentaran ralentizar a los coches que iban en dirección a Madrid. Yo sentí en ese momento que, si de mí dependiera, hubiera cruzado el remolque en el carril de ese loco para que, por lo menos, se matara él solo. Pero ya no estaba en mi mano. Es muy duro ver lo que se avecina y no poder hacer nada para evitarlo".

Quince años en la carretera dan para mucho. Santiago había visto otros accidentes. Incluso muertos. "Recuerdo uno que me impresionó muchísimo porque tenía rebanada la tapa del cráneo. Todavía no me explico cómo pudo ocurrir. Pero esto lo supera todo". Tras prestar declaración y con los niños ya seguros, decidió proseguir su viaje. Seis horas más tarde ya estaba en Vitoria descargando y pellizcándose para despertar de esta pesadilla. Llevó el camión al taller para arreglar una pequeña avería, repuso el extintor gastado y trató de dormir un poco. Pero ni pudo ni le dejaron.A media mañana, era el héroe más buscado por la prensa del país.

Apenas 24 horas después del suceso, Santiago volvió a pasar con su camión por el lugar del accidente. Iba de vuelta para Granada, como si nada hubiese pasado. Pero al cruzar el kilómetro 52 de la A-I sintió como la pesadilla se reavivaba. Vio el guarda raíl abollado, los restos de combustible en el suelo, el brillo de los cristales rotos reluciendo todavía sobre el asfalto. Y los gritos de aquellos niños llamando desesperados a sus padres volvieron a atronarle los oídos. ¡Qué lástima! ¡Qué pena! ¡Qué dolor!

No pudo más. Llamó a su jefe y le dijo que no estaba en condiciones de llegar a Granada. Pidió un relevo. Paró en un bar de carretera y esperó con calma a la furgoneta que traía a un compañero para sustituirle. Luego le llevaron a su casa. Por la mañana abrazó a su mujer y a su hija. Fue como el abrazo del amor, el abrazo de la vida, el abrazo de un héroe que nunca quiso serlo. Santiago Mero, el antihéroe que dentro de poco recibirá una medalla y el reconocimiento público a su valor. Irá a recogerla. Se la merece a su pesar.

Fuente: www.elmundo.es
link : http://www.elmundo.es/elmundo/2004/12/12/madrid/1102827449.html
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba