Un equipo de la organización no gubernamental española K9 de Creixell se ha desplazado hasta el luga

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

JORGE SECO

e-mergencista experimentado
Un equipo de la organización no gubernamental española K9 de Creixell se ha desplazado hasta el lugar del siniestro.

Las operaciones de rescate en una barriada filipina sepultada por un desprendimiento de tierras el viernes pasado se reanudaron hoy tras ser suspendidas el lunes por la noche debido a la lluvia, confirmaron fuentes oficiales.

Una portavoz de la oficina de la gobernadora de Leyte, Janice Tse, declaró que 84 cadáveres han sido recuperados, de los cuales 37 han sido identificados, mientras que permanecen desaparecidas 982 personas.

Además, 772 residentes de Guinsaugon, la barriada afectada por el deslizamiento de tierras, han sobrevivido al desprendimiento de tierras.

Tse añadió que la labor de salvamento comenzó al amanecer, aunque manifestó poca esperanza de encontrar supervivientes al haber pasado ya cinco días desde que tuvo lugar el alud en la barriada perteneciente al pueblo de San Bernardo, unos 670 kilómetros al sur de Manila.

«Cada día disminuye la esperanza de que haya más gente que sobreviva a esa catástrofe natural», se lamentó Tse.

Varios voluntarios de la comunidad internacional participan en los trabajos de rescate, entre tropas estadounidenses y equipos de Malasia, Taiwán y España.

Un equipo de la organización no gubernamental española K9 de Creixell formado por cuatro voluntarios, entre ellos un médico, y otros tantos perros de rastreo, llegaron el lunes a Leyte para llevar a acabo su misión de una semana.


--------------------------------------------------------------------------------
• La Voz de Galicia, enlaces destacados de HOY: Saltar
--------------------------------------------------------------------------------
 

Isabel Herrán

e-mergencista experimentado
Me gustaría dejar claro que el hecho de que éste sea el único grupo desplazado no significa que el resto de los grupos no estuvieran preparados, con perros incluidos, para acudir cuanto antes. De hecho, se estaba en alerta desde el primer día. Pero se decidió no ir.

Lo que ocurre es sencillo: hay situaciones en las que el envío de equipos de rescate no sirven para nada, como era este caso. Cuando se recibe la noticia comienza una labor informativa para recabar los datos del suceso. En el caso de Filipinas, un deslizamiento que sepulta aldeas bajo metros de lodo no es un caso para que acudan equipos de primera intervención con perros de búsqueda. Y a éso añadir que cuatro días después no hay esperanza de encontrar ya a nadie con vida, menos bajo el lodo.

Es significativo el hecho de que no han ido tampoco grupos caninos de Francia, de Alemania, de Italia y de muchos otros paises que, en caso de necesidad, son de los primeros en llegar.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba