Tres muertos en accidente en Bizkaia

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

tanidya

e-mergencista experimentado
Autor #1
Mueren tres jóvenes tras una salida de calzada en Larrabetzu

SAN SEBASTIÁN. DV. Tres jóvenes fallecieron ayer y otras dos personas resultaron heridas tras salirse de la calzada el vehículo en el que viajaban a la altura del municipio vizcaíno de Larrabetzu. Las carreteras españolas se cobraron la vida de 23 personas durante el pasado fin de semana. El accidente más grave ocurrió en Huelva, donde el choque frontal de dos vehículos provocó la muerte de cinco personas.

Según fuentes del Departamento de Interior, el siniestro de Larrabetzu se produjo a las 20,10 horas en la BI-2713, en dirección a Morga, cuando, por causas que se investigan, un turismo se salió de la calzada. Como consecuencia del impacto, tres de los ocupantes del vehículo quedaron atrapados en su interior y tuvieron que ser rescatados por los bomberos. Los servicios sanitarios sólo pudieron confirmar la muerte de tres de los ocupantes del vehículo, con edades comprendidas entre los 20 y los 25 años y vecinos de Larrabetzu, y evacuaron a otras dos personas con heridas de diversa consideración. A la hora de cerrar esta edición, se desconocían las identidades de las víctimas.

Muerto en Laguardia

Ayer se registró otro accidente mortal en las carreteras vascas. El joven de 30 años M.A.M., domiciliado en Pamplona, falleció a raíz de una salida de calzada del Renault Clio en el que viajaba, a las 00,30 horas, por la A-124 a la altura de Laguardia. Los otros dos ocupantes del vehículo, J.M.O., de 31 años, y J.C.G., de 30 años, fueron evacuados al hospital de San Millán de Logroño. En otro choque frontal ocurrido hacia las 16,45 horas en la GI-631 a su paso por Zestoa, las dos conductoras resultaron heridas y fueron evacuadas al hospital Donostia.

El accidente más grave tuvo lugar en Huelva donde cinco personas, tres de ellas temporeras polacas, murieron en la noche del sábado en un choque frontal a la altura de Palos de la Frontera.

El suceso ocurrió a las once de la noche en el kilómetro 16 de la carretera que une los pueblos de Palos de la Frontera y Moguer, al registrarse una colisión frontal entre un turismo marca Volvo, conducido por un ciudadano lituano de 26 años, M.K., y una furgoneta conducida por un vecino de Palos de la Frontera de 53, Francisco P. R., y en la que viajaban cuatro mujeres de nacionalidad polaca que habían llegado hace un mes para trabajar en la campaña de recogida de la fresa.

Al parecer, el conductor del turismo conducía ebrio, se salió de su carril y, tras esquivar a varios vehículos, impactó con la furgoneta. A consecuencia del choque, los dos conductores fallecieron en el acto, al igual que dos de las mujeres. Una tercera falleció poco después en el hospital Juan Ramón Jiménez, mientras que una cuarta pasajera resultó con heridas leves.
 

ABUELEITOR

Super Moderator
Miembro del equipo
#2
Mueren tres menores de Larrabetzu al salirse de la calzada el vehículo en el que viajaban
Un cuarto joven está herido grave y el conductor y copiloto sufrieron lesiones leves
E. ARRIETA / M. F. VALLEJO/LARRABETZU / BILBAO

La tragedia se cebó ayer con el pueblo de Larrabetzu. Tres menores de esta localidad vizcaína, de 13, 14 y 17 años, fallecieron y otro resultó herido grave al salirse de la calzada y empotrarse en unos árboles el automóvil en el que viajaban con dos amigos más. Los otros dos chicos, de 17 y 19 años, sufrieron lesiones leves, -el mayor de edad conducía el vehículo-. La proximidad del tramo de vía donde se produjo la brutal colisión con el núcleo urbano de Larrabetzu dio pie a que algunos familiares y allegados de las víctimas se desplazaran al lugar del accidente y protagonizaran escenas de intenso dolor.

El accidente ocurrió poco después de las ocho de la tarde en el barrio de Goiko Elexalde. El turismo, un 'Peugeot 309', ocupado por los seis muchachos, circulaba por la BI-273, una vía de salida de Larrabetzu. Al parecer, se dirigían a la localidad cercana de Morga, a dejar a uno de los jóvenes en su domicilio después de haber pasado la tarde juntos.

Por causas que se desconocen -a esa hora la calzada estaba mojada por las continuas lluvias que cayeron ayer- el coche se salió de la vía por la derecha, impactó contra la valla protectora de cemento y, tras avanzar varios metros, quedó empotrado entre unos árboles situados en un cauce seco, según relataron agentes de la Ertzaintza. El vehículo quedó «girado», con la parte delantera enfilada hacia la carretera.

La peor parte se la llevaron los cuatro jóvenes que viajaban en los asientos traseros del coche. Tres de ellos, Iñaki G. de 13 años, Gorka F., de 14, y Alain R., de 17, murieron en el acto. El cuarto, Patrick M., de 15 años, vecino de Morga, sufrió lesiones muy graves. El conductor, I.J L, de 18 años, y el copiloto O.D.S, de 17 años, presentaban lesiones de menor importancia.

Atrapados

Algunos de los chicos quedaron atrapados en el interior del vehículo. En pocos minutos ambulancias y equipos de los Bomberos acudieron a socorrer a las víctimas. Los equipos de rescate iniciaron una lucha contrarreloj para rescatar a los muchachos del interior del turismo. Los médicos lograron estabilizar las constantes vitales del herido más grave, pero sólo pudieron confirmar la muerte de tres de los adolescentes. Los dos heridos leves fueron evacuados al hospital de Galdakao en ambulancias de la DYA, y el de mayor gravedad al de Cruces, donde anoche permanecía ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos. «A uno de los chicos le han recuperado aquí mismo. No se movía. Los médicos estuvieron mucho tiempo con él y, de repente, ha abierto los ojos», relataba anoche un joven que presenció la escena desde el arcén de la carretera.

Un goteo de familiares y allegados de los muchachos se fue acercando al lugar del accidente a medida que pasaban los minutos. Muchos de ellos se derrumbaban al comprobar la magnitud de la tragedia. Algunos profesores del instituto de Derio, en el que estudiaban cinco de los seis chicos que viajaban en el coche, se desplazaron también a la zona donde perdieron la vida los tres chicos y trataron de consolar a las familias. El juez ordenó el levantamiento de los cadáveres pasadas ya las diez y media de la noche.

El Gobierno vasco envió un equipo de psicólogos para apoyar a las familias de los fallecidos. Los especialistas se desplazaron con la Ertzaintza hasta los domicilios de dos de las víctimas ya que sus padres aún no conocían la tragedia. «Nos ha dejado al pueblo tocado», comentaba una mujer que residía justo en frente del punto del accidente. «He oído un ruido y he salido a la calle a ver lo que ocurría. En pocos minutos han comenzado a oirse sirenas de ambulancias y bomberos. ¿Que pena! », relataba la vecina.

EL AUTOMÓVIL quedó empotrado entre unos árboles, sobre un cauce seco. / EFE

http://www.elcorreodigital.com/vizc...ticias/Portada_VIZ/200602/27/VIZ-ACT-262.html
 

tanidya

e-mergencista experimentado
Autor #3
Larrabetzu se desgarra por la muerte de los tres menores en accidente
Cientos de personas se concentraron en la plaza para dar su condolencia a las familias de las víctimas

LARRABETZU. DV. Larrabetzu era ayer un pueblo aplastado por el dolor. La muerte de Iñaki, Gorka y Alain pesaba sobre el ánimo de todos los vecinos, que se detenían ante las esquelas para echar un último vistazo a sus rostros de niños. Fue una jornada muy larga, la más larga y penosa de la historia reciente del municipio, que culminó a las siete de la tarde con una concentración de duelo convocada por el Ayuntamiento. Cientos de personas se reunieron en la plaza, en silencio, para expresar a las familias su condolencia.

Treinta minutos antes de la hora, pese al frío helador, la Plaza de la Libertad ya empezaba a llenarse de personas con gesto duro y brillos en la mirada. Además de los vecinos -allí estaba toda la juventud del pueblo-, acudió al acto un nutrido grupo de compañeros de los adolescentes, tanto de su instituto como de los equipos deportivos en los que militaban. Cuando sonaron las campanadas de las siete en la iglesia de Andra Mari, el silencio que ya reinaba en la concentración se acentuó hasta adueñarse de la localidad durante quince minutos. Al cumplirse ese plazo, el alcalde, Tomás Ordeñana, avanzó unos pasos y agradeció su presencia a los asistentes, que cerraron el acto con un caluroso aplauso.

El regidor presidió el acto desde la puerta del Consistorio. Entre los participantes, que formaban un gran anillo en torno a la plaza, estaban Txema Noriega, Blas Ziarreta y Koldo Asua, representantes de la dirección deportiva del Athletic, acompañados por la psicóloga del club y todos los integrantes del equipo de infantiles en el que jugaba Iñaki. Los adolescentes llevaban aún en la cara el pasmo de la terrible noticia: «Era un chico encantador, hijo de unas bellísimas personas», resumía la madre de uno de los futbolistas. En un rincón de la plaza se agruparon compañeros de clase de los tres chicos en el instituto de Derio, muchos de ellos llegados en autobús desde otras localidades de la comarca. Algunos no eran capaces de contener el llanto y se abrazaban para darse fuerza: «Ha sido un palo», se lamentaban Irati, Amaia y Maitane.

Entre los adultos, Pili tampoco podía reprimir unas lágrimas que le recorrían toda la mejilla. «En este pueblo no hemos conocido nunca un mazazo así», se dolía. Ella y su marido, Santi, son vecinos de la familia de Iñaki -«ventana con ventana»- y también conocían a las demás víctimas. «¿Desde que nacieron! Unos chicos majísimos, unos niños encantadores. Porque eso eran: unos niños».

Todo el pueblo coincidía al describir a los fallecidos, todos llevaban en la cara el sufrimiento acumulado desde que, el domingo por la noche, empezaron a sonar los teléfonos de las casas. «Ha sido un día terrible. Y los que vienen van a ser también muy duros, pero tenemos que apoyar a las familias», planteaba otra residente del municipio.

A media asta

Por la mañana, el Ayuntamiento de Larrabetzu había convocado un pleno extraordinario para poner por escrito el sentir del pueblo ante el dramático accidente. El Consistorio decretó dos días de luto -ayer y hoy- durante los que las banderas ondearán a media asta. En un comunicado leído ante los medios, la Corporación expresó su «consternación» por la muerte de los jóvenes y por las heridas que sufrió Patrik, otro de los ocupantes del coche.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba