Este sitio usa cookies, propias y de terceros.
Si se continúa con nosotros entendemos que se acepta el uso de cookies.

Técnicas de conducción: Frenada de emergencia

Tema en 'Transporte sanitario terrestre' comenzado por Shaggy, 9 Ago 2007.

  1. Shaggy

    Shaggy e-mergencista experimentado

    Técnicas de conducción: Frenada de emergencia


    Han sido muchas las semanas en las que hemos tratado temas técnicos de nuestros vehículos y relacionados con su comportamiento. Ahora, con la cierta base técnica de estos artículos, abordaremos periódicamente técnicas que nos permitan efectuar una conducción más segura.

    Por frenada de emergencia en este artículo, nos referiremos al caso en el que hay que frenar hasta detener el vehículo para evitar un accidente, sin necesidad de tener que girar para esquivar obstáculos. En este caso, surge la eterna pregunta de si se consigue reducir la distancia reduciendo marchas, o si es mejor frenar con el embrague pisado.


    La respuesta a esta pregunta, independientemente de si el coche tiene o no frenos ABS, es que se consigue los mejores resultados con el embrague pisado, por lo que reducir marchas resulta innecesario. Al reducir una marcha, da la sensación de que el coche retiene más, pero esto presenta los siguientes inconvenientes.



    El primero, y más importante, es la posibilidad de calar el coche si tenemos el embrague arriba y frenamos a fondo. Esta situación se agrava más en los coches sin ABS, que son mucho más sensibles a calarse tan pronto como sometemos al pedal a una presión excesiva y las ruedas se bloquean. Más difícil es esta situación en los vehículos con ABS, aunque de todos modos es posible llegar a calarlo. De llegar a esta situación en la que el coche se apaga, la dirección asistida y el servofreno dejan de funcionar, siendo mucho más difícil de controlar el vehículo en esta situación.

    El segundo inconveniente es debido a que, cuando las vueltas del motor caen de forma brusca a un bajo régimen, la centralita del vehículo interpreta que el coche se va a calar, e inyecta el combustible justo para que esto no ocurra, provocando que si tenemos el embrague arriba, el motor transmita fuerza a nuestras ruedas en plena frenada.

    Ahora que ya tenemos claro que debemos pisar el embrague, deberemos acompañar esta acción simultáneamente con la de frenado. Dependiendo de si el coche tiene o no ABS, deberemos actuar de una forma u otra a la hora de ejercer la fuerza sobre el pedal. El siguiente vídeo muestra las correctas frenadas con ABS, frente a otras sin ABS en las que los conductores tratan de frenar en el menor espacio posible.


    En el caso de no tengamos ABS, deberemos pisar el pedal con fuerza, intentando huir de cualquier bloqueo que nos alargue la distancia de frenado. Si detectamos que con la presión realizada sobre el pedal las ruedas se bloquean, deberemos ir levantando el pedal del freno hasta que las ruedas vuelvan a girar. En este instante podemos probar a aplicar un poco más de fuerza, pero no llegando nunca a la presión que anteriormente nos provoco el bloqueo. Con esta dosificación de frenada, conseguiremos reducir notablemente la distancia de la frenada frente al caso de realizar toda la frenada con el pedal a fondo y las ruedas bloqueadas.

    Con un vehículo equipado con frenos ABS, esta situación es mucho más sencilla. Basta con pisar el pedal de freno a fondo, y esperar a que el ABS se encargue, en lugar de hacerlo nosotros variando la presión, de no bloquear las ruedas. Justo en el momento que los sensores detectan que se va a producir un posible bloqueo, notaremos como el pedal de freno ejerce fuerza hacia arriba, situación que no debe provocar que dejemos de realizar presión sobre el pedal, y que significa que el ABS está realizando su labor.



    Fuente : http://www.motorspain.com/15-07-2007/varios/mecanica/tecnicas-de-conduccion-frenada-de-emergencia
     
    Etiquetas:

Comparte esta página

Cargando...