Rescate de persona morbida con fractura de cadera por bomberos

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Vitxu

e-mergencista experimentado
Autor #1
Muere el hombre de 213 kilos


ImprimirEnviar
El hombre de 213 kilos al que los bomberos rescataron de su domicilio, murió poco más tarde en el hospital. La familia del fallecido pretende denunciar a sanidad, ya que hacía dos años que esperaba ser operado. El consejero de sanidad de madrid explicó que la obesidad mórbida no figura entre las patologías adscritas a una lista de espera. / EFE
 

Vitxu

e-mergencista experimentado
Autor #2
SUFRÍA OBESIDAD MÓRBIDA
El hombre de 213 kilos que murió camino del hospital tenía cita el día 25 como paso previo a operarse

Imagen del traslado del paciente. (Emergencias Madrid)



Noticias relacionadas en elmundo.es
Actualizado lunes 23/01/2006 19:23 (CET)
EFE
MADRID.- El hombre de 213 kilos de peso que falleció el pasado sábado después de ser rescatado por los bomberos de su domicilio tras romperse la cadera estaba siendo sometido al protocolo de estudio previo a la cirugía bariátrica y tenía cita en la Unidad de Obesidad del hospital Gregorio Marañón el miércoles.

Así lo aseguró en un comunicado este hospital madrileño, donde era tratado el paciente desde el pasado 13 de junio de 2005, tras acudir a su servicio de Urgencias.

Según el centro hospitalario, esta unidad remitió al paciente con diagnóstico de obesidad mórbida a la consulta de Cirugía General.

El hombre fue visto en esta consulta en julio de 2005 y posteriormente, el 2 de agosto, en la Unidad de Obesidad, donde se inició "el exhaustivo protocolo para estudio de la obesidad mórbida", que implica diversas pruebas y la consulta con varios especialistas debido a la multipatología que padecen estos enfermos.

El hospital aseguró que el paciente ya había sido visto por todos los especialistas, se le había realizado el estudio endocrino-metabólico y estaba citado en la Unidad de Obesidad el 25 de enero para analizar las pruebas y estudios y ser remitido al servicio de Cirugía General para la cirugía bariátrica (operación de reducción de estómago).

Este tipo de patología necesita, según recordó el centro sanitario, un periodo de estudio exhaustivo porque la operación de reducción de estómago tiene un elevado riesgo cardiovascular.

En el Gregorio Marañón se realizan cada año alrededor de 55 intervenciones quirúrgicas de este tipo, lo que supone cerca de una a la semana.

El paciente, de 43 años, y al que los bomberos tardaron tres horas en sacar de su domicilio, falleció el pasado sábado poco después de ingresar en el hospital por parada cardiorespiratoria.
 

Vitxu

e-mergencista experimentado
Autor #3
MADRID




Muere un hombre de 213 kilos tras un rescate que duró tres horas

Esperaba desde hace 2 años para ser operado de «obesidad mórbida»


Un hombre 43 años y 213 kilos de peso al que los Bomberos tardaron tres horas en sacar de su domicilio después de que se rompiera la cadera, murió poco más tarde en el hospital Gregorio Marañón, donde hace dos años esperaba que le operaran y no lo consiguió, porque «lo suyo no computa en las listas de espera».







Efe, Madrid

Así lo manifestó ayer Daniel Merinero Ballesteros, hermano de Jorge Merinero, quien desde hace aproximadamente tres años padecía un grave problema de obesidad mórbida que le causaba fallos en el sistema respiratorio y en el corazón, le provocaba graves infecciones y hacía que apenas pudiera moverse y que se cayera al suelo con relativa frecuencia.

Según el relato de su hermano, Jorge estaba solo en casa cuando se cayó, hacia las seis de la madrugada del sábado, y que dos horas después él llegó de trabajar y le encontró tendido en el suelo, con la cadera rota, por lo que decidió pedir ayuda al servicio de Emergencias.

Los Bomberos tuvieron que intervenir desde las nueve y media de la mañana hasta que a la una de la tarde, consiguieron rescatar a Jorge por el balcón de su domicilio, situado en la tercera planta del número 187 de la Avenida de Moratalaz, desde donde le bajaron en una grúa hasta la calle, para llevarle después en ambulancia al hospital Gregorio Marañón, donde falleció al llegar debido a una parada cardiorrespiratoria.

Su hermano Daniel, que vivía con él desde hace año y medio para cuidarlo, explicó que últimamente Jorge «se había caído unas cuatro o cinco veces» y que había visitado en una decena de ocasiones los servicios de urgencia del hospital Gregorio Marañón, donde «siempre le remitían a casa».
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba