Este sitio usa cookies, propias y de terceros.
Si se continúa con nosotros entendemos que se acepta el uso de cookies.

muere un matrimonio tras tirarse por un balcon para evitar un incendio

Tema en 'Noticias de emergencias' comenzado por tanidya, 17 Sep 2006.

Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.
  1. tanidya

    tanidya e-mergencista experimentado

    Dos fallecidos en Santiago al saltar de su vivienda en llamas

    Isaura Mouriño Couto y su marido Florentino, ambos de avanzada edad, se arrojaron desde el primer piso de su vivienda para escapar del fuego que arrasaba el inmueble ··Ella falleció en el acto y él perdió la vida en la ambulancia que lo trasladaba al Hospital Clínico

    [​IMG]Las llamas, visibles a gran distancia, devoraron la casa de Isaura y Florentino en pocos minutos
    Isaura Mouriño y su marido Florentino Senín, un matrimonio compostelano de avanzada edad residentes en el barrio de Sar, perdieron anoche la vida en penosas circunstancias, tras haberse declarado un incendio en su vivienda.
    Ambos no pudieron resistir el fortísimo calor de las llamas que los rodeaban y al no ver otra salida decidieron saltar por la ventana del primer piso. Ella murió al instante y él quedó mortalmente herido. Minutos después falleció en la ambulancia que lo trasladaba al Hospital Clínico.

    [​IMG]

    Un bombero sube a la vivienda incendiada. Debajo de la escalera, el cadáver de uno de los fallecidos

    El incendio se declaró sobre las 22.45 horas en su vivienda, una casa antigua en el número 9 de Sar, por causas no aclaradas por la Policía Nacional a la hora de cierre de esta edición, ya de madrugada. Las llamas enseguida se propagaron por todo el inmueble, haciendo imposible la huida del matrimonio.

    Entonces, salieron a una de las ventanas y pidieron ayuda a gritos. El primero en acudir fue un peluquero que vive en la casa contigua.

    Pero cuando llegó, ellos ya habían tomado la que resultó ser su última decisión: tirarse por la ventana. El peluquero y poco después el resto de vecinos alertados por los gritos y las llamas se encontraron un panorama era dantesco.

    Ella muerta. Él moribundo, con su cuerpo en llamas, quizá ya en coma profundo. Su cabeza se había golpeado fuertemente contra la acera.

    Pocos minutos después, un forense certificaba la muerte de Isaura y él dejaba de respirar en una ambulancia medicalizada del 061. Una parada cardiorespiratoria fue la causa final.

    Al lugar del suceso, habían acudido tres camiones del cuerpo de bomberos de Santiago, que tardaron poco más de una hora en apagar el fuego; varias patrullas de la Policía Nacional, que tomaron las riendas de las investigaciones pertinentes; miembros de la Policía Local, que acordonaron la zona e impidieron el paso a vehículos y curiosos; varias ambulancias del Servicio de Urgencias del 061, y una furgón de la Funeraria Apóstol, que recogió el cadáver de Isaura Mouriño para trasladarlo al tanatorio del Hospital Provincial.

    EL DATO

    Los bomberos y las obras

    Desde que se dio aviso a los bomberos hasta la llegada de éstos a la casa incendiada, pasó en opinión de los vecinos demasiado tiempo. Unos cuarenta y cinco minutos, más o menos. Varios factores pudieron motivar la tardanza.

    Posiblemente hubo retraso en llamar. Pero lo que más pudo incidir, fueron los innumerables obstáculos que se encontraron los camiones de los bomberos por culpa de las obras en que se encuentra la zona, levantada por todas partes.

    Cuando los bomberos llegaron, ya nada se podía hacer por salvar al matrimonio. Las llamas, además, habían arrasado ya la casa que habitaban. En apagarlas totalmente tardaron sobre una hora. Después se quedarían buscando posibles pruebas para esclarecer la caus de la tragedia .

    LAS CLAVES

    Un inquilino de ellos, el primero en llegar

    La primera persona que acudió al lugar de los hechos para socorrer a la pareja fue un peluquero que vive de alquiler en la casa contigua a la afectada, curiosamente también propiedad de los fallecidos. Enseguida dio la voz de alarma, pero nada se pudo hacer ya para parar la tragedia.

    Una decisión que no tendría vuelta atrás

    Cuando Isaura y Florentino decidieron tirarse por la ventana tomaron una decisión que no tendría vuelta atrás. Ella murió en el acto, mientras que su marido quedó herido de extrema gravedad. En la ambulancia del 061, mientras iba camino del Clínico, perdió la vida.

    Hoy les realizarán las autopsias

    Los cuerpos de los dos fallecidos quedaron ayer ingresados en el Hospital Provincial de Conxo. Hasta allí fueron trasladados por furgones de la Funeraria Apóstol. A lo largo del día de hoy, está previsto que les sean practicadas las autopsias correspondientes, para posteriormente poder ser sepultados .
     
    Etiquetas:
  2. tanidya

    tanidya e-mergencista experimentado

    Isaura Mouriño Couto era una mujer muy conocida en Compostela porque formaba parte del paisaje de marginalidad que hay en todas las ciudades. La mujer se pasaba el día revolviendo en los contenedores de basura en busca de cartones, cajas y todo tipo de enseres inútiles. Andaba con dificultad y se ayudaba con un carrito que era su inseparable compañero.

    Todo lo que recogía lo llevaba a la vivienda donde residía con su marido, Florentino Senín, quien apenas era conocido, ni siquiera por sus vecinos. De ella se sabían todos los detalles; de él, muy pocos.

    Personas de su entorno que conocían perfectamente a Isaura reconocían ayer que padecía el llamado síndrome de Diógenes, un mal que lleva a quienes lo padecen a acumular todo tipo de basura. Y aunque la pareja pudiera parecer que vivían en la indigencia, su realidad económica era muy distinta.

    Eran propietarios del inmueble en el que ocurrió la tragedia, del edificio contiguo y de varios pisos en el Ensanche compostelano, dos de ellos situados en la céntrica praza Roxa, según confirmaron vecinos y hasta un familiar directo de la pareja. Algunas fuentes subrayaban que habían repartido una buena cantidad de dinero entre sus descendientes y que éstos siempre intentaron que cambiaran de vida. Pero era imposible, el síndrome de Diógenes era más fuerte que la realidad.

    Algunos residentes en la zona comentaban, tras ocurrir el triste suceso, que la mujer había pasado unas horas antes recogiendo cartones; es decir, su actividad habitual. También se comentó que algunos vecinos habían denunciado la situación de esa vivienda por los malos olores que despedía y la acumulación de los desechos aunque no acertaron a explicar si habían actuado los servicios sociales del Ayuntamiento de Santiago.

    La imagen de Isaura revolviendo en los contenedores de Santiago y empujando su carrito formaba parte del paisaje de nuestra ciudad. Ayer fue vista pro última vez pasadas las ocho de la noche. En su casa había montones de desperdicios que, según todos los indicios, ayudaron a propagar el fuego que acabó con su vida y la de su marido.
     
Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.

Comparte esta página

Cargando...