Este sitio usa cookies, propias y de terceros.
Si se continúa con nosotros entendemos que se acepta el uso de cookies.

mobbing

Tema en 'General' comenzado por cybor, 8 Oct 2004.

  1. cybor

    cybor e-mergencista experimentado

    he leido esta noticia en iblnews la pongo para conocimiento general por si alguno lo padece o la pudiera padecer en el futuro.

    En opinión de expertos en psiquiatría legal, reunidos en Málaga en el marco del XIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Psiquiatría Legal (SEPL), en los últimos años "ha habido en incremento de demandas de presuntos casos de mobbing motivado por un mayor conocimiento por parte de la población de este tipo de situaciones", según destacó en una nota José Manuel Romacho, médico especialista en psiquiatría legal.
    En este sentido, el presidente de este encuentro científico, Eloy Rodríguez Arrebola, apuntó hoy que "últimamente son cada vez más frecuentes las consultas y el seguimiento de alteraciones de la esfera psíquica de las personas en el entorno laboral y que implican a trabajadores, empresarios, sindicatos".

    En España, explicó Romacho, la defensa o el tratamiento jurídico del mobbing "se basa esencialmente en la trasgresión de los derechos fundamentales del trabajador", por lo que estimó que el informe pericial "ha de ampliar el enfoque clínico tradicional".

    Por su parte, el profesor Alfredo Calcedo Ordóñez, catedrático de Psiquiatría y co-director del Master de Psiquiatría Legal de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), indicó que "hay que distinguir entre los diferentes tipos de daño y, sobre todo, entre el daño moral y el daño psiquiátrico".

    Así, sostuvo que "si se da una situación de mobbing, es normal que se produzca un daño moral, ya que se atenta contra la dignidad de la persona, que está sometida a vejación".

    No obstante, precisó que el hecho de que exista daño moral "no significa necesariamente que exista un trastorno psiquiátrico". Por este motivo, pidió un mayor "rigor" y el establecimiento de "criterios clínicos bien delimitados" en la detección y valoración de posibles trastornos psiquiátricos derivados de una situación de acoso laboral. Por último, abogaron por establecer una relación causa-efecto entre los síntomas del acosado y la reiteración de conductas de acoso.


    un saludo :)
     
    Etiquetas:
  2. Mariano J.

    Mariano J. e-mergencista experimentado

    Mobbing se entendió accidente laboral

    Cybor:

    El tema que tu propones está, desgraciadamente, de actualidad por razones que todos nosotros sabemos.

    Estas situaciones las vemos en los medios de comunicación con preocupante frecuencia.

    Cada vez va a haber más casos pero la dificultad es que no todos se llegan a denunciar ya sea por:

    1º.- Miedo a perder el trabajo.
    2º.- El acosador, directamente, amenaza al acosado con represalias si llega a denunciar el acoso al que le está sometiendo.

    El mobbing presenta muchas formas pero la básica es, sin entrar en matices de concepto, la de de utilizar frases o palabras de menosprecio.

    Entiendo, que el mobbing tiene reunir dos condiciones simultaneas de base para poder empezar a analizar que un sitio se está dando una situación de mobbing:

    1ª.- Intencionalidad de su autor.
    2ª.- Actitud reiterada de comportamiento.

    Hablar de "mobbing" como tal expresión de "mobbing" es, relativamente, próxima y novedosa porque este término de "mobbing" se ha venido utilizando en estos dos últimos años con una especial connotación y profusión.

    En otro mensaje, hablaré de una Sentencia que yo considero pionera en materia de "mobbing" en cuanto que se trata de una Sentencia que asimila "mobbing" a la circunstancia legal de "accidente laboral" dentro de los términos de la propia Sentencia.

    Este pronunciamiento judicial data del año 2001 y corresponde con una Sentencia del Juzgado de lo Social Nº 1 de Pamplona.
     
  3. cybor

    cybor e-mergencista experimentado

    un poco mas de info

    El Mobbing consiste en el deliberado y continuado maltrato modal y verbal que recibe un trabajador, hasta entonces válido, adecuado, o incluso excelente en su desempeño, por parte de uno o varios compañeros de trabajo (incluido muy frecuentemente su propio jefe), que buscan con ello desestabilizarlo y minarlo emocionalmente con vistas a deteriorar y hacer disminuir su capacidad laboral o empleabilidad y poder eliminarlo así más fácilmente del lugar y del trabajo que ocupa en la organización.

    Este tipo de violencia psicológica se diferencia nítidamente del acoso sexual y de las agresiones o violencias físicas, que tienen otro tipo de manifestaciones y efectos.

    El Mobbing consiste en diversas actuaciones de compañeros jefes, o incluso subordinados, que suelen incluir estrategias consistentes en aislar, incomunicar o estigmatizar al trabajador al que se "hace invisible" o ningunea, haciéndole sentir como si en realidad fuera invisible, en atacar y criticar de manera sistemática y continuada todos los trabajos que desempeña de manera malintencionada, en asignarle de manera sistemática trabajo excesivo que no pueda entregar en plazo (y que le obligará a un sobre esfuerzo continuado y a una ansiedad permanente), en no darle o asignarle ningún tipo de trabajo a pesar de que a sus compañeros se le asignen.

    Con frecuencia el Mobbing puede significar un sistemático y deliberado ataque a sus convicciones o valores éticos personales haciendo burla o mofa de ellos, o en una critica demoledora hacia su vida privada o familiar.

    En muchas ocasiones se intenta liquidar la imagen o reputación profesional o social de la víctima expandiendo calumnias interesadas, o generando y expandiendo a su alrededor rumores.

    También resultan frecuentes las maniobras para "envenenar" a los compañeros de trabajo contra la víctima mediante muy sutiles manipulaciones.

    Para determinar la existencia de una situación de Mobbing se requiere que este tipo de acciones de acoso psicológico se mantengan a lo largo del tiempo (por lo menos 6 meses) de manera recurrente y con una frecuencia por lo menos semanal.

    Es necesario recalcar que todos estos comportamientos no son casuales sino plenamente causales e intencionales: pretenden modificar a la baja, reducir, y deteriorar el desempeño de un trabajador con vistas a eliminar su empleabilidad o capacidad de ser empleable.

    Las motivaciones para desencadenar contra un trabajador el mobbing suelen ser variadas: crear la justificación para un despido para el que no hay argumentos sólidos, desplazar a la víctima para poner en su lugar a otro trabajador que la sustituirá, forzarla a un abandono ilícito mediante chantaje o amenaza de su puesto de trabajo, obligarla mediante todo un asedio a solicitar el traslado o a aceptar una jubilación anticipada, o directamente ahorrar el coste de la indemnización de un despido improcedente que no se puede o se quiere desembolsar.

    Algunos casos de mobbing hacia mujeres se deben a no haber aceptado estas solicitaciones de tipo sexual por parte de acosadores sexuales.

    Semejante comportamiento lesivo por ser continuado y por la vivencia angustiosa de la víctima de no poder escapar de él, por no podere o no deber abandonar su trabajo, termina dañando a la víctima que se sume en un estado de confusión.

    De manera gradual, el hostigamiento psicológico va erosionando y minando la autoestima y la confianza en si mismo del trabajador afectado que, debiso a los sucesivos ataques a su desempeño, a su reputación personal y profesional va quedando vapuleado psicológicamente, entrando poco a poco en un espiral infernal de bajas y altas laborales en medio de un creciente terror a volver a un lugar de trabajo, que se convierte para él en un auténtico gulag o campo de concentración en el que se suceden cotidianamente todo tipo de vejaciones, ninguneos y manipulaciones contra él.

    De este modo, insomnio, depresión, ataques de pánico, cefaleas, hipervigilancia, trastornos de ansiedad, estrés postraumático así como todo tipo de disfunciones y somatizaciones se desarrollan como los típicos efectos que presentan las víctimas de estas agresiones en el entorno laboral.

    Asi es como los funcionarios de la Admón pública del Estado o de las Comunidades autónomas, el personal docente universitario o preuniversitario, la enfermería y demás profesionales sanitarios del sistema de salud, los profesionales de los medios de comunicación, el personal del turismo, la hostelería y la restauración, y los trabajadores de grandes empresas públicas son colectivos especialmente afectados por el Mobbing.

    En estos sectores, que podemos considerar de alto riesgo, las tasas del 15 % de la población activa que proyecta el estudio Cisneros II se duplican o hasta triplican.

    ¿Qué se puede hacer? Al margen de la actuación individual de cada una de las víctimas, abocadas a una situación de naufragio personal y profesional del que deben salir con ayuda especializada para reconstruir la autoestima y autoconfianza perdidas, los poderes públicos han de intervenir legislando la protección contra el "asesinato psicológico" de nuestros mejores recursos humanos.

    Las organizaciones, a través de sus departamentos de Recursos Humanos y comités de Seguridad laboral deben establecer protocolos de seguridad y prevención.

    El poder legislativo debe identificar los comportamientos objetivos ( hay más de 40 tipos de comportamientos diferentes de acoso psicológico) lesivos de la salud laboral de los trabajadores y tipificarlos como delito contra la salud laboral de los trabajadores, o incluirlos en una reforma penal.

    Mientras esto ocurre la batalla contra el mobbing ya ha comenzado. Muchas personas seran recordadas como pioneros de la divulgación del Mobbing en España. Entre ellas son figuras decisivas senadores como D. Isidre Molas que presentó la decisiva moción contra el Mobbing en el Senado el pasado 19 de Junio, o la senadora del Grupo Popular por La Rioja Doña Isabel San Baldomero a cuya decisiva y eficaz intervención se debe la unanimidad de todos los grupos del Senado contra el Mobbing.

    Ciudadanos particulares como Víctor Sen que, de manera voluntariosa y desinteresada, crearon páginas web decisivas para la difusión de este fenómeno en Internet o las personas víctimas de acoso psicológico que se reunieron por primera vez en Vitoria, Galicia o Barcelona para crear asociaciones y arroparse y defenderse mejor juntos.

    La lucha contra el Mobbing está servida y es necesario recordar como en tantas batallas por humanizar nuestro mundo, tal y como señaló la presidenta de las madres de Mayo "la única batalla que se pierde es aquella que se abandona".
     

Comparte esta página

Cargando...