Médicos de emergencias reclaman más formación para afrontar catástrofes

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

tanidya

e-mergencista experimentado
Autor #1
Médicos especialistas en emergencias destacaron ayer la necesidad de una mayor formación del colectivo para actuar en caso de catástrofes. La carencia se puso sobre la mesa en el marco de las XII Jornadas Navarras de Medicina de Emergencia, que reúnen a 200 profesionales en el Colegio de Médicos.

También se resaltó la falta de coordinación con otros colectivos implicados en las catástrofes: desde bomberos hasta policías. Por eso, los médicos pidieron que se realicen más simulacros conjuntos para poder coordinar actuaciones.

A su juicio, los simulacros que se realizan cada cierto tiempo son insuficientes y, además, sólo participa el grupo de profesionales que se encarga de su organización.

¿Qué debe hacer el médico en caso de accidente en una empresa química? ¿Se debe poner un traje especial? ¿Hasta dónde puede entrar? ¿Debe esperar a que el bombero saque a los pacientes? «Nadie nos ha dicho cuál es la forma de actuar, hasta dónde llega el trabajo del médico y dónde empieza el de otros profesionales implicados en una catástrofe», indica una especialista del Servicio de Urgencias Extrahospitalarias de Navarra.


Iñaki Santiago, secretario de la Sociedad de Medicina de Emergencias (SEMES), que ha organizado las jornadas, expuso que dicha entidad ha intentado organizar sendos simulacros en los últimos años y no ha obtenido autorización. Por eso, insisten en la importancia de organizar ejercicios con otros profesionales para coordinar la actuación.

La teoría y la práctica

Según los especialistas, el Plan Territorial de Emergencias de Navarra detalla los servicios que deben intervenir en una catástrofe y su organización. «En teoría está muy bien», indican. De hecho, el plan prevé la elaboración de planes municipales así como de planes internos en empresas de riesgo «que ya se han elaborado. Por ejemplo, en empresas químicas de riesgo, aeropuerto, hospitales, etc.».

El problema surge al pasar del papel a la práctica. Desde el punto de vista sanitario hay dudas sobre la formación del personal. «La actuación médica ante una catástrofe es diferente a la práctica habitual», explican. De entrada, en una urgencia individual el paciente es el único objetivo.

Sin embargo, en caso de catástrofe el número de pacientes es superior a los recursos. «Hay que priorizar. Hacer un buen triaje y, además, hay que trabajar con otras personas. Cada uno debe saber exactamente dónde debe estar», insisten.

Santiago recuerda que ante una catástrofe, por definición, nunca hay medios suficientes y es preciso improvisar. De ahí la importancia de la formación. «Los medios que tenemos en Navarra son adecuados», afirma. Y, además, las posibilidades de catástrofes que se barajan en Navarra son de «efectos limitados».
En cuanto a la atención habitual de las emergencias, apuntaron que para lograr la máxima calidad sería preciso el refuerzo de los medios aéreos. «Es un recurso caro pero si queremos ser punteros es necesario». En cualquier caso, destacaron que la red de transporte terrestre cubre adecuadamente las necesidades.

 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba