La respuesta a múltiples víctimas en el ataque terrorista de París

JuanMi

Co-administrador
Miembro del equipo
#2
Desde el punto de vista extrahospitalario, una vez más se demuestra que la planificación, formación y entrenamiento previos son piezas clave para resolver este tipo de situaciones. Un caos de tal magnitud no se controla improvisando sobre la marcha. Debemos concienciarnos de que, en la actualidad, este tipo de eventos son más probables de lo que desearíamos y tenemos que estar preparados para actuar de forma efectiva en caso de crisis: planificación, formación y recursos son fundamentales.
 

Yosisnel Consuegra

e-mergencista experimentado
#4
Desde el punto de vista extrahospitalario, una vez más se demuestra que la planificación, formación y entrenamiento previos son piezas clave para resolver este tipo de situaciones. Un caos de tal magnitud no se controla improvisando sobre la marcha. Debemos concienciarnos de que, en la actualidad, este tipo de eventos son más probables de lo que desearíamos y tenemos que estar preparados para actuar de forma efectiva en caso de crisis: planificación, formación y recursos son fundamentales.
Considero muy razonable tu intervención Juan , no he podido lastimosamente de gozar de dicho video por las condiciones de conectivilidad de aquí ….
Solo que les recuerdo a todas las Fuerzas de respuesta Rápida Medicalizada en Emergencia que Es preferible estar preparados para algo que nunca sucederá…
a que suceda algo para lo que nunca estuvimos preparados

Mis saludos
 

emrcia

Administrador
Miembro del equipo
#5
Escribo a medida que leo el artículo, no es una traducción literal, resumo un poco.
El artículo está construido con lo que han contado, cada uno por su lado, un medico de emergencias, un anestesista y un cirujano traumatológico
Nota: traduzco shock trauma room unit por box de críticos ... no acierto a encontrar otra palabra, agradecería sugerencias:
Lo primero que me llama la atención es la figura de la unidad de crisis de la asistencia publica hospitalaria de paris, con capacidad para gestionar 40 hospitales y 100000 trabajadores sanitarios, con 22000 camas y 200 quirófanos a su disposición.
Francia divide los planes de emergencia ante catástrofes en plan rojo (prehospitalario) y plan blanco (hospitalario), activaron el plan blanco 4 minutos despue´s de las explosiones iniciales, es la primera vez que lo activan desde su creación hace 20 años. Esto permitió que en ningún momento estuvieran cortos de personal y recursos.
Montaron un centro de atención psicológica con 35 psiquiatras, junto a psicólogos, enfermeras y voluntarios. Muchos tenían la experiencia del ataque al charlie Hebdo y de simulacros previos.

Punto de vista de medicina de emergencias
El triage y la atención prehospitalaria correspondió a SAMU, que envió personal de las 8 unidades de la región. El equipo de coordinación dela crisis (entiendo que se refieren al sistema de despacho) lo formaban 15 operadores y 5 médicos que gestionaban el triage y el despacho de las unidades (que están compuestas por médico, enfermera y conductor (lo llaman así) y la evacuación al hospital más adecuado. Repartieron un total de 45 equipos SAMU y de unidades de bomberos y dejaron 15 en reserva (por si continuaba la pesadilla, copio literal)
Evacuaron a 256 heridos, el resto llegó por sus medios.
Atendieron 3 infartos.
Al ser la mayoría de las heridas por arma de fuego aplicaron una estrategia de control prehospitalario de daños, para procurar una hemostasia quirúrgica precoz, medicina de guerra, según sus palabras. Esta estrategia consiste en mantener la tensión arterial media en 60 mmHg mediante el uso de : torniquetes, vasoconstrictores, y agentes antifibrinolíticos como el ac. tranexámico y prevención de hipotermia (en lugar de la estrategia de carga indiscriminada de líquidos). La demanda de torniquetes hizo que los equipos utilizaran sus cinturones.
Las uvis moviles llevaron a los pacientes a los hospitales apropiados. Uno de ellos estaba a pocos minutos de uno de los focos, y los pacientes fueron atendidos casi inmediatamente. (nota: Les sugieron que vean el cuadro de dispersión hospitalaria)
El triage se hizo también a la puerta de los hospitales para evitar su saturación.
Puesto que se sabía que un ataque múltiple con armas de fuego podía ocurrir el SAMU pasó 2 años preparando protocolos asistenciales para heridas de este tipo y 3 ejercicios de control de daños prehospitalario se habían llevado a cabo con los médicos de SAMU.
Irónicamente, esa misma mañana SAMU y bomberos habían practicado la formación de equipos de emergencia en caso de ataque múltiple con armas de fuego.
Mejoraron sus estrategias gracias a la experiendia de los ataques de Madrid, Londres, Boston... y el propio charlie ebdo. Señalan como trascendentales las publicaciones científicas que salieron de aquellos ataques.
Los focos consituyeron áreas peligrosas por el tiroteo activo y dentro de Bataclán estuvieron secuestrados durante 3horas, con heridos graves dentro. A pesar de que durante 30 años los médicos de urgencias habían recibido formación en medicina de catástrofes, nunca habían tenido tantos pacientes ni tanta cirugía de urgencia.

Punto de vista del anestesista
el hospital Pitié-Salpêtrière es uno de los 5 hospitales civiles de nivel 1. normalmente tiene 2 quirófanos y 19 camas de reanimación postquirúrgica. Montaron 10 quirófanos y trataron urgencias absolutas, relativas
Trataron más gente de la que podían imaginar y nunca estuvieron cortos de personal o material.
en los meses anteriores se había implantado un fast-track para traumas penetrantes, en especial durante ataques terroristas.
Se liberaron camas de reanimación para atender los pacientes tras la cirugía permitiendo que el shock trauma room (entiendo que el box de críticos) estuviera libre para nuevos pacientes.
El triage de puerta dirigia las urgencias absolutas al shock trauma room y las relativas al servicio de urgencias. Cada urgencias absoluta estaba atendida por un equipo quirúrgico formado por anestesista, cirujano, ayudante y enfermera que decidian si hacer TAC o Rx y enviaban al quirófano donde lo esperaba un equipo formado por cirujano senior y ayudante, anestesista y enfermera anestesista y enfermera de quirófano.

Un elemento clave fue la figura de 2 líderes de trauma en el box de críticos y líder de "asignación" de quirófano que NO atendian pacientes y que se comunicaban constantemente entre sí haciendo fluir la información.
A las 9 horas del inicio pudieron reducir los quirófanos a 6. A las 24 horas el servicio de urgencias y los boxes de críticos estaban sin pacientes y toda la cirugía de urgencias absolutas y relativas había sido hecha. Todos listos por si había otro ataque.

Punto de viesta del cirujano de trauma
destaca la espontaneidad y profesionalismo. Acudieron multiples cirujanos y anestesistas de distintas especialidades que no se encontraban de guardia ni localizados, así como personal de enfermería. Asi abrieron 2 quirófanos de cirugía ortopédica, uno de neurocirugía, uno de ORL y 2 de cirugía abdominal. Los primeros pacientes fueron intervenidos a la media hora de ingresar. El triage de los siguientes se hizo en 2 sitios: el box o sala de críticos para las urgencias absolutas, adonde llegaban directamente traidos por SAMU y bomberos y a la sala de urgencia para las relativas. El triage lo hizo el médico más experimentado en cada especialidad. durante la primera noche operaron sin parar.
todos los pacientes menos 1 tenían menos de 40 años. Todos por herida de bala. Todas las fracturas de miembros superiores fueron tratadas con fijación externa debido a las heridas abiertas y perdida de hueso. Las 2 de miembros inferiores, con placas.
El daño de los nervios fue frecuente: 2 secciones de nervio median y una de radial, otra de cubital y otra de tibial posterior. sólo una pudo ser reparada, el resto, debido a la perdida de tejido han debido dejarse para ser reparados en un segundo tiempo.
No vieron daños vasculares, pues los pacientes que requerían cirugía vascular fueron llevados a otro hospital.
Los psiquiatras participaron en el tratamiento y contactaron con todos los pacientes.
A pesar del stress, en los quirófanos se trabajó de forma armoniosa.
los pacientes se transferían a otro hospital con facilidad, si no estaba disponible la especialidad requerida.
Al ocurrir de noche y al comienzo del fin de semana, las cosas fueron algo más sencillas (menor presión, más disponibilidad de recursos...)

Conclusión:
resaltan que la red hospitalaria APHP suele ser criticada por su tamaño y burocracia, pero funciona muy bien en caso de desastre por los recuros que es capaz de movilizar.
Solo tuvieron 2 muertos entre los 300 heridos: 1%
 
Última edición:

ERCHISPAZOS

Super Moderator
Miembro del equipo
#7
Buenos días:Estoy de acuerdo con todo lo comentado, en nuestro país como en muchos que nos rodean tenemos la mala costumbre de no acordarnos de Santa Bárbara hasta que truena, es decir, de no tomar medidas hasta que sucede algo. Ha pasado ya tiempo de los atentados del 11M, del ataque a la sede de la revista en París y dos semanas desde los atentados múltiples en París. Hasta la fecha pocos son los servicios de emergencia y policiales que han requerido formación en medicina táctica para poder hacer frente a situaciones como las acontecidas en París.
La formación existe pero por motivos políticos o como algunos dicen: para no generar más alarma social, dicha formación no llega a sus destinatarios que al final somos todos. En otros países se ha concienciado a la población y se han mandado decálogos de normas para hacer frente a dichas situaciones hasta la llegada de los servicios de emergencia y de las Fuerzas del Orden. En España seguimos esperando.
Repito menos mal que no todo el mundo piensa igual, se han realizado cursos de incidentes con tirador activo a servicios de emergencias y a Policía Nacional para darles las normas básicas sobre atención de pacientes en ambientes hostiles, con muy buen resultado, intentando mezclar con dosis equilibradas conceptos de medicina táctica y normas de seguridad en este tipo de incidentes. Pero no nos engañemos aún habiendo recibido la formación oportuna (que siempre es poca) se necesita entrenamiento y práctica, adaptar las normas de actuación a los protocolos en la mayoría de los casos obsoletos y anticuados en este tipo de incidentes.
No nos engañemos ni nos volvamos alarmistas la amenaza existe y el nivel de riesgo es mayor, a pesar de contar con los mejores servicios de información antiterrorista y una actuación policial ejemplar nuestro país como otros muchos, está en el punto de mira de los terroristas. Cuanto antes nos preparemos y adaptemos nuestras formas de trabajar en este tipo de incidentes menor será el daño que los terroristas nos asestarán.
El secreto como muy bien decía JuanMI es formación y entrenamiento, formación y entrenamiento, entrenar, entrenar y entrenar hasta que la respuesta sea automática.
Trabaja como entrenas y entrena como trabajas ese es el secreto del éxito.
Un saludo
Erchispazos.
 

M Casado

e-mergencista experimentado
#10
Tactical emergency medicine: lessons from Paris marauding terrorist attack by Service Médical du RAID
He traducido este artículo lo mejor que he podido ... espero que os guste.
Saludos

Medicina de emergencias táctica. Lecciones de los ataques terroristas de París. Nov 2015.
http://ccforum.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13054-016-1202-z © Service Médical du RAID. 2016

En la noche del 13 de noviembre de 2015, tres terroristas equipados con arma de fuego de uso militar y chalecos explosivos penetraron en Bataclan, una sala de conciertos de París que acogía a 1.500 personas. Los terroristas empezaron una ejecución masiva de las personas situadas en el foso de la orquesta. Los terroristas luego se trasladaron al círculo superior para tomar 400 rehenes.

Inmediatamente el RAID (La unidad de operaciones especiales antiterrorista de la policía nacional francesa) y la BRI (La Brigada de Investigación e Intervención) fueron desplegados. Estas unidades se componen de comandos de la policía y de médicos de medicina de emergencia táctica, estos últimos a cargo de la planificación del rescate y de la prestación de asistencia médica en entornos tácticos. En el primer vistazo, los tres médicos tácticos identificaron más de un centenar de víctimas, incluyendo decenas de víctimas mortales. Un terrorista detonó su bomba, matándose a sí mismo.

En primer lugar, los agentes de policía y los médicos tácticos del RAID procedieron a la zonificación. Se dio prioridad a la operación de la policía y a la seguridad. Estos delimitaron una zona de peligro, a la que se refieren como una "zona de exclusión", a la cual el acceso se limita estrictamente a los comandos del RAID / BRI debido a amenaza de explosivos. Los equipos de rescate médicos prehospitalarios convencionales permanecieron situados fuera de esta zona de exclusión de la policía.

Mientras que los comandos de la policía estaban tomando posiciónes dentro del teatro y por lo tanto repeliendo a los terroristas, dos médicos tácticos del RAID realizan triaje en la zona de combate. Se identificaron alrededor de 100 víctimas mortales. La mayoría de las víctimas vivas fueron identificadas como no ambulatorias. Esta táctica de triaje no tenía como objetivo identificar las situaciones de emergencia relativas o absolutas, sino más bien la organización de la transferencia inmediata de los pacientes no ambulatorios a un lugar seguro.

Un puesto de socorro improvisado se situo en la entrada del teatro, lejos de las armas de fuego, pero todavía bajo la amenaza de los explosivos. Esto impidió cualquier soporte de equipos de rescate convencionales.

En la zona de combate, médicos tácticos del RAID aplicaron torniquetes a 15 pacientes invalidos. Otros 15 pacientes fueron sometidos a compresión de las heridas con apósitos hemostáticos. Dos recibieron morfina subcutánea y dos recibieron ácido tranexámico, y se realizaron dos descompresiones torácicas.

Una vez que se realizaron las terapias de rescate, más de 50 heridos invalidos fueron trasladados en las espaldas de los médicos y de los comandos, de la zona de combate al puesto de socorro inprovisado aledaño situado en la entrada del teatro; se dio maxima prioridad a los más graves. El propósito de mover primero a estos pacientes no ambulatorios fue para asegurarlos en una zona menos peligrosa, lejos del tiroteo y de los explosivos, y para acercarlos a los equipos de rescate convencionales para poder acelerar su posterior extracción y traslado a un centro de trauma de nivel 1.

Dos médicos tácticos se unieron al teatro de operaciones. Realizando reanimación de control de daños de las bajas en el puesto de socorro inprovisado de la entrada del teatro. Varios policías se unieron al puesto de socorro y transportaron a los heridos al puesto médico avanzado, donde los equipos de rescate convencionales estaban en posición bajo supervisión de médicos tácticos. Debido a la escasez de camillas, las bajas se transportaron inicialmente sobre vallas de via pública para multitudes.

Los médicos tácticos iniciales se unieron al equipo de asalto para actuar como oficiales médicos avanzados. Los restantes dos terroristas se suicidaron, al detonar sus bombas durante un asalto final, sin causar víctimas mortales adicionales.

Debido a que el entorno se mantenia bajo la amenaza de explosivos, a pesar de la neutralización de los terroristas, los equipos de rescate convencionales se mantuvieron fuera de la zona de exclusión hasta el final de las operaciones de desminado. Los cinco médicos continuaron realizando reanimacion de control de daños en pacientes no ambulatorios hasta que fueron trasladados al puesto médico avanzado. Cuando los equipos de rescate convencionales recibieron la autorización para penetrar en el teatro, ya se habían extraído todas las bajas vivas. Los intervinientes descubrieron 89 víctimas mortales.

Debido a la desproporción entre el número de víctimas y médicos tácticos, estos últimos decidieron assegurar primero las bajas ambulatorias antes de tratar a los pacientes con lesiones graves no ambulatorios pero accesibles. Cabe la posibilidad que la maraña de numerosos cadáveres podría haber ocultado bajas con vida de la vista los médicos tácticos, impidiendo a estos poder recibir atención médica a tiempo.

No se llevaron a cabo todos los conceptos de la reanimación de control de daños. Algunas de las víctimas ni siquiera recibió reanimación de control de daños, debido en primer lugar a la desproporción entre el número de víctimas y médicos tácticos y en segundo lugar debido a una cantidad insuficiente de equipo médico disponible.

Mantener a los equipos de rescate convencionales fuera de peligro fue consistente con los planes de desastre prehospitalarios. Esto parecía una opción segura porque los comandos de desminado descubrieron una bolsa llena de explosivos.

Es de destacar que, a pesar de la adaptación dinámica de los límites en la zona de exclusión a la amenaza, el análisis post hoc (a toro pasado ..) reveló que la distancia entre el puesto de socorro en el teatro y el puesto médico avanzado era excesivo.

Abreviaturas:

BRI: Research and Intervention Brigade (Brigade de Recherche et d’Intervention)

RAID: Research, Assistance, Intervention, Deterrence (Recherche, Assistance, Intervention, Dissuasion)
 

M Casado

e-mergencista experimentado
#11
Nota: traduzco shock trauma room unit por box de críticos ... no acierto a encontrar otra palabra, agradecería sugerencias:
Me dice @sgd2011:
El shock trauma unit es el box de traumático grave ( en el Hospital Parc Taulí hay uno..) se diferencia de un box de críticos en que cada uno tiene su función específica ( se parece al box de trauma grave militar)

Saludos
 
Arriba