La Policía Local realizó en el 2005 más de doscientas labores humanitarias

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Padiola

e-mergencista experimentado
Autor #1
La labor policial no sólo se limita a combatir y perseguir el delito, también tiene una fuerte componente de índole social. Prueba de ello son las más de dos centenares -concretamente 208- intervenciones de carácter humanitario que el cuerpo municipal realizó a lo largo del pasado año en Pontevedra.

Conscientes de que, en muchas ocasiones, llegan al lugar del suceso antes que los servicios médicos, los policías municipales capitalinos han seguido cursos de primeros auxilios, actividad formativa que se repetirá antes de que concluya el presente año, precisó ayer por la mañana el portavoz de la Jefatura, Manuel Omil.

Además, todos los agentes, entre otros efectos, disponen de mascarillas plásticas de un solo uso para poder realizar sin problemas higiénicos los boca a boca -la medida se implantó a raíz de una intervención con una persona que había sufrido un infarto-, mientras que los coches patrullas van equipados con todo tipo de material de auxilio: botiquín, cuerdas, chalecos salvavidas...

Una buena parte de los servicios humanitarios del año que acaba de finalizar estuvieron relacionados con la ingestión desmesurada de alcohol. Fueron cuarenta intervenciones en total, de las que en un supuesto concreto se trataba de un menor que fue ingresado en un centro sanitario en coma etílico.

En cualquier caso, Omil puntualizó que la mayor parte de estas intoxicaciones están protagonizadas por adultos, muchos de los cuales se niegan a ser trasladados al hospital. No obstante, se ha tenido conocimiento de adolescente que padecían en plena calle los efectos del consumo de alcohol.

Otro de los grandes apartados de intervenciones policiales son los relativos a caídas en la vía pública -34 intervenciones en el 2005-, mientras que en tercer lugar se encuadran las indisposiciones de todo tipo. Omil apuntó que la Policía Local de Pontevedra actuó en 28 ocasiones por mareos, desmayos o bajadas de tensión en viandantes de todas las edades.

En relación con este último apunte pero contabilizado aparte, la Jefatura municipal registró en los doce meses del 2005 media docena de servicios de atención a ataques epilépticos y dos por infartos. Por otro lado, los agentes locales tuvieron que realizar diez traslados por sobredosis de estupefacientes a centros médicos de la ciudad. Lamentablemente, tal y como incidió Omil, al menos una de estas personas no logró superar la situación y falleció.

Psiquiatría

En ocasiones, la Policía Local colabora con el 061 en traslados psiquiátricos. Tras reseñar que en el 2005 fueron diez las intervenciones de este tipo, el portavoz de la Policía Local matizó que es preciso que el juez ordene este tipo de medidas. Normalmente se trata de individuos que padecen algún tipo de enfermedad que implique un riesgo por su potencial agresividad.

Por otro lado, durante el 2005, los funcionarios municipales abortaron seis intentos de suicidio. Curiosamente la mayor parte de estos casos tuvieron como escenario el río Lérez. Además, cinco personas con demencia senil fueron reintegradas a sus domicilios o lugares de residencia.

Los trabajos de búsqueda de personas conllevaron la localización de dos niños perdidos, así como de cinco menores fugados de centros especializados. Además un número similar de personas fueron halladas desorientadas vagando por el casco urbano: «En algún caso se trataba de turistas», precisó Manuel Omil.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba