Este sitio usa cookies, propias y de terceros.
Si se continúa con nosotros entendemos que se acepta el uso de cookies.

La larga agonía de un motorista

Tema en 'Noticias de emergencias' comenzado por Rosami, 18 Sep 2007.

Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.
  1. Rosami

    Rosami e-mergencista experimentado

    ALDIA
    La larga agonía de un motorista
    Un hombre accidentado en Burgos fue localizado cadáver 20 horas después de haber llamado al 112 pidiendo auxilio
    R. SANTAOLALLA

    Sobrevivió a un grave accidente de moto y se mantuvo consciente durante horas en el fondo de un terraplén a la espera de que alguien acudiera a socorrerle, pero las veinte horas que transcurrieron desde que llamó al teléfono de emergencias hasta que fue encontrado por alguno de los helicópteros y patrullas movilizados en su búsqueda fueron demasiadas para su lucha por la vida. El cadáver de Alberto Fernández, vecino de Villafranca del Bierzo de 43 años, fue localizado a primeras horas de la mañana de ayer en la provincia de Burgos, después de que él mismo avisara el domingo al mediodía de que había sufrido un accidente de moto. Pasaron más de veinte horas desde el momento en que el Servicio de Emergencias de Castilla y León 112 recibió la llamada del accidentado hasta que su cuerpo fue localizado por técnicos de mantenimiento de carreteras.

    Fuentes del 112 explicaron que recibieron «una llamada de un motorista que recorre la ruta entre Barcelona y Villafranca del Bierzo, y que había sufrido una salida de vía y posterior caída por un terraplén, sin que pudiera concretar mínimamente el lugar en el que había sufrido el accidente». La información fue enviada a las comandancias de la Guardia Civil de León, Palencia, Burgos, Soria, Valladolid y Zamora, así como al Grupo de Rescate de la Agencia de Protección Civil.

    Los funcionarios del 112 contactaron con los familiares del motorista, quienes explicaron la ruta que habitualmente realizaba el motorista, que pasaba por Zaragoza, Soria y Valladolid. Durante toda la tarde y la noche del domingo, un helicóptero y varias patrullas de la Guardia Civil y del Grupo de Rescate de la Agencia de Protección Civil rastrearon la ruta probable, a lo largo de las carreteras N-122 y N-120 y N-234, las autovías A-6 (Madrid-La Coruña) y A-62 (Burgos-Portugal), e, incluso, la carretera autonómica que comunica Aranda de Duero y Palencia.

    Las tareas de búsqueda se reanudaron en la mañana de ayer, con la participación del helicóptero de rescate de la Agencia de Protección Civil y otro de la Guardia Civil. La búsqueda concluyó a las 10.00 horas, cuando los empleados de mantenimiento encontraron el cadáver del motorista en el kilómetro 428 de la carretera N-234, en La Gallega, localidad de apenas un centenar de habitantes enclavada en la sierra de la Demanda, a 70 kilómetros de la capital burgalesa.

    «Aturdido»

    El motorista se puso en contacto con el número de emergencias a las tres menos cuarto de la tarde del domingo. «Estaba bastante aturdido, se le entendía muy mal, dijo que tenía un golpe en la espalda y que creía que se le había roto una pierna, pero era incapaz de decir dónde estaba», explicó ayer el portavoz del Servicio de Emergencias 112 de Castilla y León, Carlos Molero. El accidentado acertó a dar su nombre y apellidos y su edad y añadió que viajaba desde Barcelona hasta Villafranca del Bierzo.

    Según el sistema de localización de llamadas que posee el 112, los operadores pueden conocer desde qué antena está emitiendo la señal de los móviles desde los que reciben avisos. Sin embargo, según explicó Molero, el sector «era muy amplio, porque salía La Gallega, efectivamente, pero también salía San Leonardo de Yagüe, el Burgo de Osma, Hontoria del Pinar, es decir, la zona entre Burgos y Soria».

    En un desnivel

    A pesar de los continuos intentos de los servicios del 112 de volver a contactar con el motorista accidentado, éste no volvió a descolgar su teléfono móvil. A partir de las siete de la tarde, aproximadamente, la señal dio paso al mensaje de «apagado o fuera de cobertura». Según confirmó la subdelegación del Gobierno en Burgos, el cadáver fue encontrado por empleados de la empresa de mantenimiento de Carreteras del Estado. El cuerpo fue localizado en un desnivel de una profundidad de unos cuatro metros, a más de cuatro metros del borde de la vía y «la propia configuración del terreno impedía su visión».

    Alberto Fernández era hijo único y regentaba el taller mecánico que le había dejado su padre, recientemente fallecido, en la villa del Burbia.

    http://www.diariovasco.com/20070918/al-dia-local/larga-agonia-motorista-20070918.html
     
    Etiquetas:
Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.

Comparte esta página

Cargando...