INTERCAMBIO DE BEBES

Tema en 'Noticias de emergencias' comenzado por tanidya, 10 Mar 2006.

Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.
  1. tanidya

    tanidya e-mergencista experimentado

    «Enfermera, ¿es éste mi hijo o no?»
    Un error hizo que dos parejas trucaran sus bebés en el Hospital de Mendaro
    ALBERTO ECHALUCE/

    EIBAR. DV. «¿Es mi hijo o no?», preguntó la madre a la enfermera. La sanitaria salió de la habitación de manera apresurada. Intuía que se podía haber cometido un equivocación y avisó a los responsables de la planta de maternidad del Hospital de Mendaro. Las posteriores comprobaciones desvelaron la existencia de un grave error: dos bebés nacidos en este centro habían sido intercambiados. Uno de ellos había sido dado de alta y se encontraba ya con sus padres adoptivos en su domicilio de Ondarroa. El otro estaba en la habitación con quienes en realidad tampoco eran sus progenitores. Al día siguiente todo quedó aclarado y las madres recuperaron a sus respectivos hijos. Esta es la segunda vez que en un margen de ocho años se produce un error idéntico en el mismo hospital.

    Todo comenzó el pasado 15 de febrero cuando una pareja mutrikuarra dio a luz a un precioso bebé. El pequeño nació a las 9.15 horas después de un parto que discurrió sin complicaciones de ninguna clase. Las horas posteriores al nacimiento transcurrieron con total normalidad: visitas de familiares, amigos... Las consabidas enhorabuenas, las flores... Así, durante dos días. A partir de entonces, las cosas empezaron a torcerse.

    A las ocho y media de la mañana del día 17, un enfermera acudió a la habitación para recoger al recién nacido y trasladarle a una sala al objeto de limpiarle y practicarle las habituales pruebas en estos casos. Cuarenta y cinco minutos más tarde, otra enfermera devolvió al niño a la habitación. ¿Pero era el mismo bebé? Los padres, cuando menos, observaron algunas variaciones. Por de pronto, tenía más pelo. «¿Es posible que le haya crecido tanto en tanto poco tiempo?», se preguntaron. Se percataron igualmente de que los pliegues de las orejas eran diferentes. No obstante, pensaron que todo era producto de su imaginación. Las pocas horas transcurridas desde el parto y aquello de que todos los niños son iguales cuando nacen hicieron que sus dudas quedasen en un segundo plano.

    Así, con un recién nacido en la habitación que no era su hijo, pasaron las horas siguientes hasta que, a primera hora de la tarde, otra enfermera acudió a la habitación para practicarle otra prueba. Pero cuál fue su sorpresa cuando la sanitaria vio que que la criatura tenía adherida una tirita, lo que evidenciaba que dicha prueba ya le había sido realizada. Algo no cuadraba... La enfermera se interesó por los detalles de la prueba, toda vez que era ella la única responsable en el hospital en realizarla. Tras unos segundos de incertidumbre, la madre gritó: «¿Es éste mi hijo o no?» La enfermera optó por salir de la habitación sin dar una respuesta convincente.

    Reencuentro

    Al día siguiente, los padres recibieron la visita de un pediatra que les dio el alta y les invitó a que acudieran a una sala contigua, donde la enfermera que detectó el posible cambio de bebés les dio la noticia. El niño que tenían en sus brazos no era suyo y, debido a un error, su hijo legítimo había sido entregado a una pareja de Ondarroa, que había abandonado el hospital la víspera. El reencuentro no tardó en producirse, ya que la pareja de Ondarroa aguardaba en una sala contigua con el otro bebé.

    Por si acaso, el pasado 20 de febrero, la familia mutrikuarra acudió al hospital para realizar una definitiva prueba de ADN, con la que confirmaron la identidad del menor. Asimismo, estos progenitores presentaron una denuncia en la comisaría de la Ertzaintza de Ondarroa, en la que acusan al Hospital de Mendaro de una posible negligencia por el error en el cambio de su bebé.
     
    Etiquetas:
  2. hacha

    hacha e-mergencista experimentado

    La verdad es que tiene que ser una situacion muy embarazosa, para al enfermera, como el disgusto de los padres.
    Me imaginaba que estas cosas ya no pasaban... :shock:
     
Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.

Comparte esta página

Cargando...