Incendio en Paraguay

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

polvora_PC

e-mergencista experimentado
Autor #1
Incendio forestal fue provocado por la mafia del narcotráfico


El incendio forestal en la reserva San Rafael fue provocado por mafias del narcotráfico que tienen plantaciones de marihuana en la zona, aseguró ayer el ministro del Ambiente, Alfredo Molinas. El secretario de Estado dispuso ayer el retiro de todas las unidades de bomberos y técnicos del área protegida y dejó en manos de unidades militares el control de la reserva. "Hay intereses oscuros en la zona", aseguró Molinas.

El ministro dijo que solicitó ayuda al presidente de la República, debido a que la Secretaría del Ambiente (Seam) ya se vio rebasada ante la magnitud de una tragedia provocada por grupos mafiosos que tienen plantaciones de droga dentro de la reserva.

"Hay gente intrusa que está quemando los bosques para ampliar sus plantaciones de marihuana. Tuve que llamar al presidente Duarte Frutos para solicitarle que el Ejército y la Dinar colaboren con nosotros en la lucha por extinguir totalmente el incendio, porque realmente nos vemos rebasados en nuestras acciones. A medida que vamos sofocando focos, surgen muchos otros y se nos hace imposible seguir adelante", manifestó el secretario de Estado.

La aparición de focos de incendios en lugares en donde el fuego ya había sido controlado hace presumir que los grupos provocan las llamas con la intención de ampliar las plantaciones de marihuana. Durante un sobrevuelo hecho ayer a la mañana, Molinas aseguró que pudieron divisar grupos de personas escondidas entre la maleza, que tenían a su cargo encender nuevos focos de incendios.

El ministro lamentó la escasa presencia de la Fiscalía y la Policía Nacional en el lugar, para resguardar la seguridad de las personas que combaten el siniestro. Las tres prioridades siguen siendo salvar a los pobladores que viven dentro de la reserva, evitar que el fuego se expanda a más de 1.500 hectáreas y salvaguardar la seguridad de las personas (bomberos y voluntarios).

Indicó que sigue sosteniendo que la reserva debe ser conservada por constituirse en una parte importante del bosque Atlántico y por ser la principal zona de recarga del acuífero Guaraní. Reiteró que el San Rafael debe ser incluido dentro de la categoría de Parque Nacional, para lo cual el Estado deberá expropiar los terrenos privados y pagar una indemnización a los propietarios.

Ayer, técnicos brasileños y los funcionarios ambientales comprobaron que siguen surgiendo más focos de incendio, lo que llevó a los expertos a concluir que el fuego es, evidentemente, provocado.

El fuego se vuelve incontrolable

Encarnación. Itapúa.- Los tres aviones hidrantes que estuvieron sobrevolando y derramando agua tratando de sofocar el fuego hasta el mediodía de ayer se retiraron del lugar y el fuego nuevamente está rebrotando, informó Cristian Sitznann, del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Colonias Unidas.

El fuego sigue consumiendo la reserva ecológica y los bomberos, policías y militares trabajan intensamente para controlar los focos de incendios menores, ya que existen sectores inaccesibles por vía terrestre. Se han registrado más de 20 focos grandes.

Los bomberos adelantaron que si no viene una lluvia, el panorama no es nada alentador. El ministro del Ambiente, Alfredo Molinas, lamentó ayer la falta de colaboración de las instituciones del Estado para combatir el siniestro. Lamentó que instituciones como el Servicio Forestal Nacional no haya enviado técnicos a la zona para colaborar en las tareas de rescate.

El fuego en la reserva San Rafael comenzó ya el 28 de febrero. Sensores satelitales detectaron ese día dos grandes focos de incendio en la zona de Arroyo Claro. "Para el 1 de marzo había ya 13 focos de incendio en esa zona, y de ahí es que se expandió rápidamente, debido a la sequía y a los fuertes vientos", señaló Oscar Rodas, técnico del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

"Las cantidades van variando a cada momento, porque nuestros sensores van detectando todos los focos que se van formando, sobre todo si el área afectada es mayor a cinco hectáreas. Eso significa que si hoy (por ayer) tenemos pocos, mañana la cifra puede volver a subir", explicó.

PRÁCTICA

Rodas explicó que uno de los principales factores que contribuyen al incremento de los focos de incendio son las quemazones de basura y pastizales. Lamentó que la población en general tenga todavía arraigada la costumbre de quemar basura, hojas o cualquier elemento que considere inservible, o bien que tire al suelo colillas de cigarrillo o de fósforos encendidos.

"Esta práctica es la que por lo general causa incendios, más aún si se efectúan en zonas con pastizales o vegetación seca. La sequía es muy fuerte y por ello la gente debe tomar conciencia del peligro que constituye realizar quemazones, por más pequeñas que estas sean", indicó.
 

polvora_PC

e-mergencista experimentado
Autor #2
Aumentan focos de incendio y el fuego se torna incontrolable

Los focos de incendio siguen aumentando en diversos puntos del país, desbordando la capacidad de respuesta de las autoridades y de los bomberos. Al del Parque San Rafael, en Itapúa, ahora se suma el incendio de unas 20.000 hectáreas de pastizales en la zona de Caapucú. En el Alto Paraná ardieron también 140 hectáreas de soja y en la zona de Carayaó se quemaron unas 2.500 Ha. de bosques. Según meteorología, hoy podrían registrarse algunas lluvias en el Bajo Chaco, centro y sur del país.


Reducido en cenizas quedó un aserradero, en la zona de Carayaó, departamento de Caaguazú; el propietario observa impotente el panorama desolador.

CAAPUCU, Dpto. de Paraguarí (Aldo Lezcano, corresponsal). Unas 20.000 hectáreas de pastizales de varios establecimientos de este distrito continúan en llamas. El fuego se inició el pasado domingo y ahora se vuelve incontrolable. Varias compañías del distrito de Caapucú están pasando por un momento de zozobra, especialmente el sector ganadero. Las más afectadas son Jere, Charará, Mbopicua, Isla Alta, Cerro Corá y Montiel Potrero, este último distante unos 70 km. del radio urbano de la ciudad.

Los primeros focos habrían empezado el pasado domingo, a las 13:00 aproximadamente, cerca de la estancia Felicidad, de Luciano Granada, que se encuentra a la vera de la Ruta 1 entre Caapucú y Villa Florida. Desde allí el fuego fue propagándose y se volvió totalmente incontrolable para los bomberos que se movilizaron hacia la zona.

Según el Lic. Lucas Ugarte, director administrativo de la Municipalidad, ya fueron inutilizadas por el fuego unas 20 mil hectáreas y no descarta que se propague mucho más, ya que las llamas se tornan incontrolables. El panorama es desolador, el ambiente está cubierto de humo.

Aparte de las pérdidas de pastos, también los componentes del ecosistema fueron muy dañados. Los ganaderos comentan que varios animales ya fallecieron y otros se encuentran con lesiones graves.

Actualmente, máquinas de la Gobernación y del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones están abriendo caminos en los establecimientos ganaderos de la zona.

Ante la prolongada sequía y la inconciencia de la población, los focos de incendio en diversos puntos del país siguen aumentando. Ayer, unas 2.500 hectáreas de bosque ardieron en la zona de Carayaó, departamento de Caaguazú.

La situación fue calificada de desesperante por los campesinos, porque varios están quedando sin casas, sin cultivos, y lo peor de todo es que existe una carencia total de agua en la zona. Los pocos arroyos existentes se colmataron hace años y los pozos están sin el vital líquido por la sequía que azota al país.

El fuerte viento norte que soplaba ayer se convirtió en el principal enemigo de los bomberos ovetenses, y la falta de equipos adecuados y de carrobombas conspiró para controlar los focos de incendio.
En el Alto Paraná, el fuego arrasó con 140 hectáreas de plantaciones de soja y bosques en la localidad de San Alberto, en la colonia San Francisco Javier, mientras que en el distrito de Naranjal unas 17 hectáreas de soja también fueron consumidas por las llamas, en menos de 24 horas, en el Alto Paraná.

La prolongada sequía ya causó estragos en todo el país teniendo en cuenta que en algunos lugares hubo pérdidas millonarias y ahora el fuego es otro peligro que amenaza en crear mayor perjuicio económico a los productores.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba