Haciendo Historia - Cuando la Ayuda viene del Cielo

CurroJimenez

e-mergencista experimentado
El 14 de julio de 1989, se puso en marcha el Primer Helicoptero Sanitario en la Comunidad de Madrid, con Indicativo "Romeo 01" como complemento de un Proyecto que en horario nocturno se denominaba Equipo Movil de Apoyo Facultativo (E.M.A.F.). Ver reseña Aqui

31.jpg


Con motivo de este acontecimiento el pasado 16 de Julio, se realizo la emision radiofonica en "Radio 3W" dentro del Programa "Hablando de Seguridad" de Rafael Moro Fonseca, del espacio que lleva por Titulo este Post.

En el reunieron a viejos amigos y compañeros de fatigas, algunos en el estudio y otros via telefonica, a los pioneros de este Servicio, pero como dice el refran "No estan todos los que son..."

Anoche no pude evitar la tentacion de quedarme escuchando este interesante Podcast y que recomiendo escuchar en su totalidad, recordando viejos tiempos y de los que guardo muy buenos recuerdos.

Unicamente eche en falta el olvido por parte de los participantes que en dicho Servicio Pionero, no solo hubo Medicos y Due´s, sino tambien Tecnicos de Emergencias... Socorristas por aquella epoca con una especial preparacion y formacion en Apoyo al Soporte Vital Avanzado, que suplian las vacantes que se producian cuando no podian completarse dotaciones completas de Medico+Due, realizando en este caso salidas de Medico+Tecnico o de Due+Tecnico.

El proximo año, se cumpliran 25 años de esta gesta, y seguramente se realizara algun tipo de acto o encuentro conmemorativo y espero y confio que los Organizadores no se olviden de este dato y que tambien cuenten con aquellas personas que de alguna forma u otra participaron y colaboraron en ponerla en marcha.

Enlace de Interes:

Enlace hablandodeseguridad.radio3w.com - Cuando la Ayuda viene del Cielo

Cita:

"El pasado martes 16, se emitió el programa sobre helicópteros sanitarios.

Tal y como habíamos anunciado, dedicamos la primera parte a hacer un repaso de la historia, sobre todo la española y muy concretamente a hablar de la experiencia que se puso en marcha el 14 de julio de 1989, por un acuerdo entre: la Delegación del Gobierno; la Dirección General de Tráfico; Cruz Roja e INSALUD.

Esa fue la primera experiencia con continuidad, pues después de ese helicóptero y mediando un convenio con UNESPA, todas las bases de helicópteros de la DGT, dispusieron de un aparato medicalizado, atendido por una tripulación aeromédica especializada.

Y así, hasta que las Comunidades Autónomas se hicieron cargo de esta asistencia.

Hoy, 32 helicópteros sanitarios en servicio, son una muestra de la importancia de aquel primer esfuerzo.

Hemos intentado que participaran en el programa todos los que “empujaron” para que ese 14 de julio volase esa “ambulancia área”.

Por ello, ha pasado por nuestros micrófonos Narciso Perales Rodríguez de Viguri, médico, del grupo de Los Turroneros, como se autodenominaban aquellos “galenos” (Emilio Moreno, Antonio Hernando, Carlos Alvarez Leiva, Enrique Ormaechea, Julián Ortega, Ignacio Sánchez Nicolay, Francisco del Busto, Jesús Alvarez, Raul Coma…) que junto con otros como Vicente Chuliá, Loste Paño…, o José Ramón Luis Yagúe Sánchez, desde el Ministerio de Sanidad, pelearon por la existencia de la atención a la emergencia extrahospitalaria en España.

El nos ha comentado cual fue la primera vez que en España se habló públicamente de los autogiros para el transporte sanitario...

Y hemos contado con algunos miembros de las tripulaciones aeromédicas de esos primeros días.

Angel Bergua, piloto de la DGT que realizó el primer vuelo.
Antonio Hernando, medico.
Luis Alberto Rodríguez, médico.
Juan Carlos Medina, médico.
Juan Carlos Gómez, enfermero.
Charo Pinilla, enfermera.
Javier Quiroga, enfermero.

También hemos pedido que nos hablasen de sus recuerdos a: quien era Director General de Tráfico, Miguel María Muñoz Medina; el entonces Jefe del Área de Vigilancia de la DGT, Carlos Muñoz Repiso; la Subdirectora Medica del 12 de octubre, aquel año 1989, Maria Isabel Benavent y a Arancha Menchaca, actualmente Directora de Enfermería del SUMMA.

Muchos otras personas muy importantes para que esta experiencia fructificara, podrían haber contado de como la vivieron, entre ellos: Manuel Guillén; Jefe del Servicio de Helicópteros de la DGT en esa época; Raul Coma, médico del 12 de octubre; Rafael Noja, Jefe del Área de protección Civil de la Delegación del Gobierno en Madrid…, pero por una causa o por otra no han podido estar con nosotros.

Por supuesto, no se nos ha olvidado mencionar a los mecánicos de la DGT o al personal de la urgencia del 12 de octubre, que tanto trabajaron para que aquello funcionara.

Tuvimos un recuerdo especial para Fructuoso Prado, piloto de helicópteros del Cuerpo Nacional de Policía, que peleó como pocos, para hacer que esos aparatos se contemplaran como algo indispensable en la atención a la urgencia y la emergencia. Un traicionero cable segó su vida y la del bombero que le acompañaba, el 20 de julio de 1998, cuando volaban para comprobar el origen de una columna de humo.

Y para Ana Tutor, Delegada del Gobierno en Madrid, que también falleció aquel 1998, el 20 de enero. Ella llamó a las puertas de todas las entidades que debían aportar algo, para que el helicóptero ambulancia echara a volar.

Me emociona recordar como, después, tanto mi jefe inmediato en la Delegación del Gobierno: Rafael Noja, como ella, confiaron en mí para que, una vez abiertas, pasara bajo su dintel para transmitir la propuesta: aunar esfuerzos para salvar vidas.

El mensaje tuvo una acogida inmediata y positiva: existían los medios y la voluntad, sólo hizo falta un pequeño impulso. Además en esas entidades que participaron desde el principio, había, como se demostró, personal entusiasta y con muchas ganas de trabajar en la idea. Gracias a ellos, todo fue más fácil. Y en una reunión que mantuvimos Manuel Guillén, Luis Alberto Rodríguez y yo, terminamos de “pulir” el proyecto.

Nada de lo que se hizo antes y despúes de ese 14 de julio, dejaremos de reflejar en ese documento que nos hemos comprometido a editar. Y por supuesto, a nadie olvidaremos.

Terminada la parte “nostálgica”, Luis Alberto Rodríguez y Arancha Menchaca continuaron con nosotros y se incorporaron a la tertulia Gema García, de Eurocopter; Antonio Alvarez, ex Director de Urgencias de la Comunidad de Castilla La Mancha y Fernando Salvador, de AECA.

Con ellos repasamos la actualidad de los helicópteros sanitarios en España; sus características; la formación del personal; los vuelos nocturnos; el tripulante HEMS…

Creo sinceramente, que este espacio dedicado al uso de las aeronaves de ala rotatoria en la atención a la emergencia extrahospitalaria, puede resultaros muy interesante."

Enlace radio3w - Podcast del Programa "Cuando la Ayuda viene del Cielo"
 

CurroJimenez

e-mergencista experimentado
Respuesta: Haciendo Historia - Cuando la Ayuda viene del Cielo

Como comentaba en el post que citaba del otro hilo, he realizado un poco de "Arqueologia Digital" y he localizado la pagina No Oficial del Servicio de Helicopteros de la D.G.T. (Enlace www.abejadgt.net) y del que he extraido este interesante articulo.

Enlace abejadgt.es - La Segunda Etapa Sanitaria

Cita:

"Tras el desgraciado accidente del 30 de junio, es designado Ángel Bergua como Jefe Accidental del Servicio, desempeñando la difícil misión de superar la desmoralización entre los jóvenes pilotos que componían la plantilla.

En mayo de 1989, se nombra Jefe del Servicio a Manuel Guillén quien en el momento de su designación desempeñaba las funciones de Jefe de Operaciones del Servicio de Helicópteros de la Policía.

Integrante del sexteto de pioneros pilotos policías en la etapa conjunta a finales de los 70′, hubo de acometer ciertos cambios de índole organizativa en el seno del Servicio en aras de acomodar las estructuras internas y el incremento de plantilla, con el fin de abordar los nuevos cometidos de los helicópteros...

...Entre otras acciones, se convirtió en el gran impulsor de la utilización nuevamente de los helicópteros de Tráfico para la asistencia de accidentados en carretera.

El carácter innovador de los dirigentes de la DGT se pone de nuevo de manifiesto en el año 1989, en el que la creciente preocupación por los accidentes de circulación no se limitaba a sus incansables intentos por aminorar su cuantía. También hay que disminuir sus consecuencias directas: Las víctimas deben recibir un tratamiento urgente, por personal cualificado y ser trasladadas de forma segura, mediante los medios más aconsejables en cada caso.

Se precisaba demostrar que disponiendo adecuadamente de todos los recursos existentes en un área determinada y haciéndolo depender de un único centro coordinador, sería posible multiplicar la eficacia de los servicios destinados a la asistencia sanitaria en carretera.

Entre los medios disponibles se debía contar con un helicóptero dotado de los equipos precisos para prestar servicios en medicina de emergencia y cuya tripulación incluiría personal facultativo debidamente instruido; el fin consistía en trasladar urgentemente al personal sanitario hasta el lugar del accidente y, tras la primera diagnosis, llevar a cabo el traslado en helicóptero a los heridos con lesiones críticas. Todo ello dentro de lo que se ha dado en llamar “la hora de oro”.

Esto constituye la moderna teoría puesta en práctica por los países más avanzados de nuestro entorno cultural y cuyo exponente más conocido es el sistema de rescate y emergencia alemán dotado de 51 bases repartidas por todo el país cubriendo un radio de acción cada una de 50 km. Este criterio se aleja de los principios originales que consistían en el traslado urgente, a toda costa, de los heridos, sin pensar que, quizás, un mal traslado pueda agravar las lesiones causadas por el propio accidente.

Tras los oportunos contactos, se decide iniciar una experiencia piloto en la Comunidad Autónoma de Madrid en la que, nuevamente, Cruz Roja Española aporta toda su red de ambulancias incluido su personal, mientras que la Dirección General de Tráfico ofrece un helicóptero medicalizado y la coordinación de las alertas de accidentes que se producen en la citada Comunidad Autónoma a través de los Centros de Gestión de Tráfico.

El Servicio de Urgencias 061 del INSALUD se responsabiliza de la dotación de personal facultativo a bordo del helicóptero y el material fungible que se empleará, así como los hospitales (los heridos se trasladarán mayoritariamente a los Hospitales de La Paz y 12 de Octubre).

La Consejería de Salud de la Comunidad Autónoma de Madrid se comprometería a la reforma del helipuerto del Hospital Gregorio Marañón, además de dotar de la necesaria medicalización al propio helicóptero, mientras que la Delegación del Gobierno de Madrid realiza las labores de presidencia y secretaría.

La Asociación de Compañías de Seguros (UNESPA, Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras) financia parte del programa; el coste social en vidas humanas se traduce directamente en coste económico debido no sólo a las indemnizaciones previstas en las pólizas de cobertura, sino a las intervenciones hospitalarias, la rehabilitación posterior, y si no es posible, la pérdida de aportación del trabajo de los individuos normalmente a edades tempranas.

La experiencia acumulada día a día y con resultados realmente espectaculares, se prolonga hasta el 5 de marzo de 1991, en que se firma el Convenio en Materia de Asistencia Sanitaria en Helicóptero. El servicio se prestaría todos los días del año de orto a ocaso, en lo que se conoce como servicio HJ.

El resultado de la actuación en los primeros meses provoca que, paulatinamente, se firmen Convenios con las Autoridades Sanitarias de aquellas Comunidades Autónomas donde la Dirección General de Tráfico cuenta con Patrulla de Helicópteros (Málaga, Valencia y Sevilla).

En todos ellos participan, además, Cruz Roja Española, la Consejería de Salud de la Comunidad Autónoma correspondiente, la Delegación de Gobierno y la U.N.E.S.P.A., esta última aportando el personal facultativo y la medicalización del helicóptero. Barcelona quedó excluida del plan de asistencia sanitaria de urgencia con el helicóptero de la DGT porque se llegó a un acuerdo con el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) para que fuera este organismo el que prestara servicio con sus medios propios en colaboración con las autoridades sanitarias de esta Comunidad Autónoma.

La duración del convenio se fijó en cinco años. El día 15 de septiembre de 1997 cesa la actividad sanitaria de la Dirección General de Tráfico al transferirse desde el Gobierno Central la competencia en materia de asistencia sanitaria urgente a las distintas Comunidades Autónomas, quienes decidieron desarrollar sistemas similares pero independientes entre sí.

El principio básico que realmente se necesitaba implementar era conseguir, por fin, la unidad de acción a través de un único centro de recepción de llamadas: éste fue el Servicio de Helicópteros que canalizaba a sus propios medios o a los asociados en virtud de la urgencia del caso. Se puede decir que la experiencia funcionó en gran medida y que puede considerarse el germen de organizaciones actuales que funcionan con un alto grado de eficacia (112, 061, etc ….).

Se evitaba de esta forma carreras temerarias para alcanzar a los accidentados; incluso casos más flagrantes, como el accidente en la M 30 donde sólo una persona resultó herida levemente, pero acudieron 7 ambulancias al lugar del siniestro, además del helicóptero. Se trataba de asegurar la cooperación de diversas instituciones de modo que se procurase el máximo de rendimiento de los medios existentes.

El sistema demostró, año tras año, que los tiempos medios conseguidos eran realmente excelentes y se encontraban a la altura de los sistemas de emergencia europeos más cualificados. El tiempo medio de respuesta fue de tres minutos; el tiempo de llegada, catorce minutos; y el de atención a los heridos, diecinueve minutos, empleando doce en el traslado. Como resultado global, el tiempo medio total se cifraba en 48 minutos, lo que situaba al herido dentro de la famosa “hora de oro”.

A pesar de la interesante actividad llevada a cabo durante más de ocho años en los que se solventaron muchas de las carencias que un servicio como el sanitario entraña, un problema no resuelto por ningún organismo fue la adecuación de los principales hospitales adaptándolos a la normatica vigente en materia de helipueertos y navegación aérea.

De hecho, hospitales como el Gregorio Marañón suponían graves riesgos para las aeronaves. Los emplazamientos del punto de aterrizaje en los Hospitales de La Paz y Doce de Octubre eran peligrosos para los peatones que circulaban en sus inmediaciones. Sólo el Doce de Octubre dotó a su edificio de urgencias de un moderno helipuerto situado en una plataforma elevada conectada convenientemente con el edificio de urgencias del hospital.

Los datos estadísticos que resumen esta segunda etapa sanitaria se pueden calificar como muy satisfactorios:

Horas de vuelo empleadas: 4.700

Misiones: 8.820

Heridos atendidos: 9.080

Traslados efectuados: 2.425"
 
Arriba