Este sitio usa cookies, propias y de terceros.
Si se continúa con nosotros entendemos que se acepta el uso de cookies.

Guia sanitaria del 11-S 5 años después

Tema en 'Noticias de emergencias' comenzado por tanidya, 2 Sep 2006.

Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.
  1. tanidya

    tanidya e-mergencista experimentado

    La guía sanitaria del 11-S, con cinco años de retraso

    [​IMG] Bomberos trabajan en la zona cero después del desplome de las torres. (Foto: AP)

    ADEMÁS

    MADRID.- Para muchos llega demasiado tarde, pero para todos sigue siendo necesario. Casi cinco años después del 11-S, esta semana el Departamento de Salud de Nueva York ha comenzado a enviar a todos los médicos de la ciudad las primeras guías oficiales para ayudar en el tratamiento y el diagnóstico de las enfermedades relacionadas con la tragedia de las torres gemelas.



    "Cinco años después de los ataques, muchos neoyorquinos tienen problemas físicos y de salud mental asociados con el desastre", ha explicado en un comunicado el Comisionado de Salud, el doctor Thomas R. Frieden. En este momento "estamos divulgando un documento importante para ayudar a los médicos a reconocer y tratar mejor esas enfermedades", añade.

    Estas orientaciones, que también están colgadas en la web del departamento de salud y se divulgarán en páginas estatales y federales, señalan que "los médicos deben preguntar a sus pacientes acerca de la exposición al World Trade Center, especialmente a personas con síntomas respiratorios, enfermedad de reflujo, problemas de salud mental o problemas por abuso de sustancias".

    El objetivo es que estas guías, que han sido escritas y revisadas en colaboración con doctores, con el programa de control médico del departamento de Bomberos de la Ciudad de Nueva York y con el hospital Monte Sinaí, es ofrecer información para ayudar a evaluar las exposiciones, ayudar en el diagnóstico y tratamiento y ofrecer servicios preventivos.

    La mezcla de partículas tóxicas, humo y polvo generada por el derrumbe de los edificios ha pasado factura a los ciudadanos que estuvieron presentes y que colaboraron en las tareas de rescate. Entre los problemas que recoge la guía como directamente relacionadas con el 11-S se encuentran la tos crónica, la sinusitis, los problemas en la laringe y trastornos pulmonares.

    Además, los que perdieron a algún ser querido y los que presenciaron la dramática situación pueden tener cuadros de ansiedad, depresión y estrés postraumático, por lo que las orientaciones del departamento de salud también incluyen cómo enfrentarse a estos trastornos.
    Críticas por la tardanza

    Algunos expertos sanitarios de la ciudad han criticado la labor del Departamento de Salud por haberse negado a elaborar estas guías a finales de 2001, cuando aparecieron los primeros problemas de salud relacionados con el 11-S, y en los años posteriores.

    Los doctores que han tratado a algunos de los afectados se quejan de que esta falta de orientación ha hecho que no tuvieran suficientes datos para reconocer los trastornos ni para prescribir el tratamiento adecuado.

    Sin embargo, las autoridades del departamento de salud argumentan, según recoge el diario 'The New York Times', que no podían realizar estas guías hasta que no tuvieran la suficiente evidencia de que había un vínculo claro entre el 11-S y enfermedades respiratorias y mentales.

    "Estas evidencias no estuvieron disponibles hasta 2004. Ahora no tenemos ninguna duda de que ciertos problemas están vinculados con ese día", declara Thomas R. Frieden.
     
    Etiquetas:
  2. tanidya

    tanidya e-mergencista experimentado

    La exposición al polvo durante el 11-S dañó la capacidad pulmonar de los bomberos

    [​IMG] Labores de desescombro en el World Trade Center en Nueva York. (Foto: Stuart Ramson | AP)

    'MADRID.- Los bomberos que trabajaron en las labores de rescate tras el atentado del 11 de septiembre de 2001, que derrumbó las emblemáticas Torres Gemelas de Nueva York, siguen pagando las consecuencias. Durante el año posterior al ataque estos profesionales, que estuvieron expuestos a la nube de polvo y humo producida por el desplome de los edificios, experimentaron una disminución de la capacidad pulmonar equivalente a 12 años de envejecimiento.




    Además de un aumento de los casos de asma y de la denominada 'tos del World Trade Center' (así se llamaban las torres) que padecieron muchas personas durante los días siguientes al atentado, un nuevo estudio señala que los bomberos que se expusieron a la nube de humo tienen más riesgo de desarrollar la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en un futuro.

    La doctora Gisela I. Banauch y su equipo, del centro médico Montefiore en Nueva York, analizaron la función pulmonar de 12.079 trabajadores del departamento de bomberos de la ciudad que ayudaron en el rescate y la compararon con la de estudios previos al 11-S. Los resultados se publican en el último número de 'American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine'.

    Los autores comprobaron que la exposición a la nube de polvo y humo, compuesta por muchas partículas tóxicas, estaba relacionada con la aparición de problemas respiratorios y éstos eran más comunes entre aquellos que habían llegado antes a la zona del atentado. Según el trabajo, los que llegaron al lugar durante la mañana del 11-S (el 13,7% de los bomberos) tuvieron una exposición muy intensa al polvo, ésta fue intermedia en aquellos que aparecieron durante los dos días siguientes (el 67,8%) y baja si llegaron después del tercer día.

    Tras analizar los test realizados para medir la capacidad pulmonar, la doctora Banauch concluye que "el porcentaje de bomberos que tenían una capacidad pulmonar por debajo de lo que se considera normal se multiplicó por dos después de los atentados".
    Una lección aprendida

    Según recoge el estudio, durante los días inmediatos al atentado la mayoría de las personas que participaron en las tareas de rescate no utilizaron máscaras ni equipos de protección para el sistema respiratorio. Un editorial que acompaña al trabajo considera que "si se hubieran usado desde el principio sistemas de protección adecuados se podrían haber prevenido algunos de los problemas respiratorios".

    El autor de esta afirmación, el doctor John R. Balmes, del Centro de Biología Pulmonar de la Universidad de California, explica que "de la tragedia del World Trade Center se pueden aprender importantes lecciones sobre el sistema respiratorio y su relación con el ambiente. Quizás la más importante es el valor de un seguimiento médico en aquellas personas que, por su trabajo, tengan un alto riesgo de inhalación y exposición a partículas tóxicas".
     
Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.

Comparte esta página

Cargando...