FALSAS CLINICAS CLANDESTINAS

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

tanidya

e-mergencista experimentado
Autor #1
La policía desmantela en Madrid cuatro clínicas ilegales para ciudadanos chinos

Hay seis detenidos sospechosos de ejercer la medicina sin titulación

La Policía Nacional ha detenido en Madrid a seis chinos sospechosos de ejercer la medicina sin titulación en clínicas que carecían de licencia, cuatro de las cuales fueron desmanteladas, informó ayer la Jefatura Superior madrileña. Las condiciones higiénicas eran «deplorables» y en algunos casos los falsos médicos llegaban a practicar abortos.


Los agentes, tras cinco meses de vigilancias y pesquisas, clausuraron con autorización judicial cuatro de los establecimientos, arrestaron a seis falsos médicos y mantienen abierta la operación ante la sospecha de que en la comunidad autónoma existen más consultorios clandestinos e impostores.

Los falsos médicos son chinos con permiso de residencia en vigor, sin título alguno que les permita ejercer la medicina y que lograron su documentación para poder trabajar en España con oficios como planchador de mano u operador de máquina.

Asistencia a compatriotas

Los detenidos en el transcurso de las últimas semanas ofrecían asistencia sanitaria a compatriotas en centros abiertos en pisos particulares, en los que pasaban «consulta» de acupuntura, medicina general y especialidades médicas varias en condiciones higiénicas «deplorables», según la nota oficial.

Los falsos médicos presuntamente practicaban abortos clandestinos, a juzgar por el instrumental y la «ingente» cantidad de medicamentos abortivos hallados en los registros de las clínicas ya precintadas, ubicadas en las calles de Embajadores y de Gabriel Usera, y otras dos en el Paseo de las Delicias.

Por otro lado, los detenidos exhibían diplomas de médicos naturistas y algunos llevaban más de tres años ejerciendo la actividad.

Uno de ellos mostró una declaración jurada ante notario, traducida, en la que figuraba que había aprendido la profesión desde niño con su padre, y otro exhibía un certificado de la Asociación de Médicos Naturistas.

Un tercero estaba autorizado como planchador de mano y la última como operadora de máquina.

En las clínicas clausuradas, la basura biológica era tratada como normal, por lo que los pacientes que acudían corrían el riesgo real de contraer enfermedades infectocontagiosas, destacó la Jefatura en su nota.

Mientras los agentes llevaban a cabo uno de los registros, una anciana china acudió a consulta con malestar y vómitos. La Policía Nacional llamó a una ambulancia, que la trasladó al Hospital Doce de Octubre.

Los expertos consideran que se trata de un episodio más dentro del sistema de vida de una comunidad de inmigrantes hermética y autosuficiente, que se organiza para solucionar de una forma tercermundista las necesidades de vivienda, trabajo o documentación de sus nuevos miembros.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba