Este sitio usa cookies, propias y de terceros.
Si se continúa con nosotros entendemos que se acepta el uso de cookies.

Fallece un jugador de fútbol laboral en Utebo

Tema en 'Noticias de emergencias' comenzado por Tolosa, 3 Oct 2005.

Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.
  1. Tolosa

    Tolosa e-mergencista experimentado

    FÚTBOL REGIONAL
    Fallece un jugador de fútbol laboral en Utebo
    José Ignacio Ibáñez, del Bar Moderno, murió en el vestuario tras pedir que le sustituyeran porque no se encontraba bien.

    R. LAHOZ. Zaragoza | José Ignacio Ibáñez Bernal, de 38 años, jugador del Bar Moderno, conjunto del Grupo II de Tercera Laboral, falleció ayer en el transcurso del encuentro que su equipo disputó ante el United en el campo de Santa Ana de Utebo. Hoy le será practicada la autopsia en el Instituto Anatómico Forense. En principio, los médicos que le atendieron de urgencia en el mismo campo apuntaron a un infarto como causa más probable del fallecimiento del futbolista.

    El encuentro entre el United y el Bar Moderno estaba fijado para las 12.00 de ayer. Comenzó puntual. A los 30 minutos de juego el jugador número 18 del equipo visitante solicitó el cambio. "Ignacio nos dijo que no se encontraba bien y lo sustituimos. Aparentemente, no le pasaba nada", recordó Mariano Madurga, presidente y delegado del Bar Moderno.

    "Al descanso íbamos perdiendo 1-0 y todo el equipo marchó hacia la caseta -continuó su narración Madurga-. Ignacio Ibánez dijo entonces que se encontraba mejor. Recuerdo que se sentó en el banco, con la cabeza descansando sobre sus brazos. Salimos de nuevo al campo para jugar la segunda mitad y él se quedó en los vestuarios".

    El encuentro avanzaba y el Bar Moderno empató mediado el segundo tiempo, pero Ignacio continuaba sin salir al campo para ver a sus compañeros. El presidente, inquieto, regresó a la caseta para interesarse por su jugador . "Abrí la puerta y lo vi tumbado sobre el banco. Se había duchado y cambiado de calle. Me hizo un gesto con los brazos, indicándome que lo dejara, que no pasaba nada. Yo volví al campo para ver los minutos finales del partido", reiteró Madurga.
    Intento de reanimación

    Nada más señalizar la conclusión del encuentro, todo el equipo del Bar Moderno regresó al vestuario. "Lo encontramos tendido en el suelo. Llamamos a las ambulancias, que llegaron pronto. Mientras venían, intentamos reanimarlo; pero no se pudo hacer nada", se lamentó Mariano Madurga.

    Según fuentes de la Delegación del Gobierno, a las 14.22 horas llegó una ambulancia mecanizada del 061 al campo de Santa Ana, certificando la muerte del futbolista a las 14.33. Alrededor de las 15.50 se procedió al levantamiento del cadáver.

    Fernando Fabra, presidente de la Asociación Zaragozana de Cultura y Deporte Laboral, fue avisado del suceso y acudió hasta las instalaciones de Santa Ana de Utebo. "Cuando llegué, el deportista ya había fallecido. Me consta que se hizo todo lo que pudo, pero, lamentablemente, falleció. Es una situación que lamentamos todos", señaló Fabra.

    La Asociación Zaragozana de Cultura y Deporte Laboral agrupa a alrededor de 7.000 deportistas de diferentes disciplinas. La más numerosa es el fútbol, con más de 3.000 licencias tramitadas. La Asociación tiene convenido un seguro. "Firmamos una póliza con Euromutua que atiende en caso de primeros auxilios, no de hospitalización", confirmó Fabra.

    Según confirmó a HERALDO el presidente del Bar Moderno, ni el fallecido ni el resto de sus compañeros de equipo habían pasado un reconocimiento médico específico para jugar, pues no se exige para poder participar en la competición de Liga Laboral.
     
    Etiquetas:
  2. Tolosa

    Tolosa e-mergencista experimentado

    Un jugador de laboral fallece de infarto en el vestuario del Utebo


    Los compañeros de José Ignacio Ibáñez lo encontraron sin vida al término del partido


    EL PERIODICO 03/10/2005




    José Ignacio Ibáñez, centrocampista de 37 años del Bar Moderno del grupo tercero de Tercera División de veteranos, falleció ayer en el vestuario del campo de Santa Ana, en Utebo, a causa de un infarto, según apuntaron las primeras hipótesis. El jugador, que deja esposa y una hija de tres años, fue encontrado muerto por sus propios compañeros de equipo al término del encuentro entre el Bar Moderno y el United después de que él mismo hubiera solicitado el cambio a la media hora de juego por encontrarse mal. Hoy se conocerá el resultado de la autopsia y mañana recibirá sepultura a las 10.30.

    José Ignacio Ibáñez tuvo que ser sustituido en el minuto 30 del encuentro porque "le faltaba el aire", relata Mariano, delegado del equipo y una de las últimas personas que le vio con vida. El centrocampista permaneció los quince minutos que restaban de primera parte en el banquillo y, en el descanso, se duchó. "A mitad del segundo tiempo, fui a verle al vestuario. Estaba tumbado en un banquillo y me hizo un gesto con las manos diciéndome que me tranquilizara porque se encontraba mejor", recuerda Mariano. Al término del encuentro, Ibáñez estaba tirado en el suelo del vestuario, ya sin vida. Sus compañeros intentaron reanimarle y llamaron a una ambulancia, cuyos médicos sólo pudieron certificar la muerte. "Han llenado el vestuario de aparatos e instrumental médico pero ya no había nada que hacer", relata Mariano.


    BUEN COMPAÑERO Al estadio de Santa Ana acudió también la policía local y la guardia civil y, posteriormente, un juez que ordenó el levantamiento del cadáver, que fue trasladado al Instituto Anatómico Forense de Zaragoza. El jugador no tenía ningún problema médico ni había pasado por nada similar en las cinco temporadas que llevaba militando en el Bar Moderno, según explicaron sus compañeros y un cuñado del fallecido, que se encontraba viendo el encuentro. Ibáñez declinó acudir a un centro médico alegando que su estado estaba mejorando por momentos, pese a que así se lo recomendaron algunos de sus compañeros de equipo.

    "Era un compañero estupendo y una gran persona", recuerda Mariano, todavía afectado por el golpe. "Se nos han quitado las ganas de todo. Nos hemos cambiado como hemos podido en otro vestuario y nos hemos ido del campo casi a las cuatro de la tarde", explica el delegado. Los compañeros de equipo estaban muy afectados por lo sucedido, un golpe inesperado que ha dejado muy tocado al equipo. "No sé si jugaremos la próxima jornada, ni lo que va a pasar con el equipo", indica Mariano. Por el momento, todo lo que pueden hacer es llorar la pérdida de un compañero y amigo.
     
Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.

Comparte esta página

Cargando...