Estudio CHIPPS indica reducción de la mortalidad de Ictus manteniendo TA baja.

Víctor

e-mergencista experimentado
Autor #1
Según aparece publicado en Medscape; el estudio CHIPPS (Control of Hypertension and Hypotension Immediately Post Stroke), y contrariamente a lo indicado hasta la fecha, encuentra un mayor nivel de supervivencia a los 3 meses en ictus manejados con Tensiones Arteriales bajas.


Debes estar registrado en Medscape para acceder al artículo.
Si alguno de los foristas es tan amable de traducirlo se lo agradeceríamos.
 

Víctor

e-mergencista experimentado
Autor #2
Artículo completo:

CHIPPS: Immediate Blood Pressure Lowering After Stroke May Reduce Mortality


Caroline Cassels

February 25, 2008 (New Orleans, Louisiana) — Blood pressure lowering in the 60% to 70% of patients who become hypertensive immediately following acute stroke reduces 3-month mortality without serious adverse effects or increasing stroke severity, a randomized pilot study suggests.


Late-breaking scientific results from the hypertension cohort of the Control of Hypertension and Hypotension Immediately Post Stroke (CHIPPS) study, presented here at the American Stroke Association's (ASA's) International Stroke Conference 2008, showed patients who received active blood pressure–lowering treatment — either lisinopril or labetalol — had lower mortality at 3 months compared with subjects in the placebo group.
The study, which included 179 randomized patients, found those in the placebo group were more than twice as likely to die 3 months after stroke compared than those on active treatment.
"These are very small numbers, and I don't want to hang too much on these results. Nonetheless, I think it's a very encouraging result that will allow us to go forward and do a much larger phase 3 study to see whether the benefits seen in this phase 2 study can be replicated," principal investigator John Potter, DM, from the University of East Anglia, in the United Kingdom, said at a press conference.
Treatment Gamble
According to Dr. Potter, the current ASA guidelines suggest a systolic blood pressure of 200 to 220 mm Hg following acute stroke should be treated if patients are stable within 24 hours of the event. In the United Kingdom, said Dr. Potter, treatment is much more of a "gamble" and largely left to the discretion of the individual physician.
The study included 179 adult patients who had suffered a hemorrhagic or ischemic stroke within the previous 36 hours and had hypertension, defined as a systolic blood pressure greater than 160 mm Hg.
Nondysphagic patients received titrated doses of oral lisinopril (an ACE inhibitor), labetalol (an alpha beta blocker), or matching placebo. Target systolic blood pressure was 145 to 155 mm Hg or a drop in systolic blood pressure of 15 mm Hg or greater.
Dysphagic patients received similar titrated doses of sublingual lisinopril, intravenous labetalol, or placebo. According to Dr. Potter, this study marks the first time sublingual lisinopril has been used as an antihypertensive treatment — either in a stroke or nonstroke population.
The study's primary outcome was death or dependence at 2 weeks, with the secondary outcome of 3-month mortality.
Clinical Recommendations Premature
The active treatment group experienced a greater drop in systolic blood pressure within the first 24 hours compared with placebo – 21 mm Hg vs 11 mm Hg. Similarly, patients on active treatment also had a significantly greater fall in systolic blood pressure at 2 weeks than the placebo group (31 mm Hg vs 24 mm Hg).
At 2 weeks poststroke, death and dependence were similar among the active treatment and placebo groups, at 61% and 59%, respectively, and not statistically significant.
At 3 months, the active treatment group had much lower mortality, with a hazard ratio of 2.2 for increased risk of death in the placebo group.
In addition, said Dr. Potter the active treatment had a very good adverse-effect profile, with no difference in discontinuation rates between active treatment and placebo groups. In addition, and most important, active treatment did not cause an early increase in stroke severity.
However, he added, it is premature to make any clinical recommendations regarding blood pressure lowering immediately following stroke based on these results.
Falling Through the Cracks
Philip Gorelick, MD, from the University of Illinois College of Medicine, in Chicago, and spokesperson for the ASA, agreed with Dr. Potter's conclusion. However, he added, if these results can be replicated in a larger phase 3 study, the findings could have a major impact on stroke guidelines.
Dr. Gorelick pointed out that treating high blood pressure is 1 of the most important aspects of preventing primary and secondary stroke. However, he added, no one knows for sure what to do about hypertension following ischemic stroke.
"The concern is that if you suddenly drop blood pressure, the perfusion will drop and you may lose brain tissue. So we have been quite liberal about letting it remain high after an acute stroke," he told Medscape Neurology & Neurosurgery.
The finding that it is safe to initiate or resume blood pressure–lowering medications immediately following stroke may help maintain a continuum of care, which is an issue with many stroke patients.
"This study is important because many doctors are concerned about lowering blood pressure in the early period following stroke. As a result, a considerable number of patients end up falling through the cracks and do not receive antihypertensive medications for extended periods of time, which puts them at increased risk of secondary stroke and, in many cases, cardiac events," Dr. Gorelick told Medscape Neurology & Neurosurgery.
"This exploratory study has provided us with good basis for a larger and more definitive trial. If it's dangerous, we won't do it. If it's not dangerous, then let's start treating patients early on in the controlled hospital setting, which will allow us to fine-tune their [blood pressure] levels, get them on treatment, and provide them with education so they don't fall through the cracks," he added.
The study investigators report no disclosures.
International Stroke Conference 2008: Abstract LB2. Presented February 22, 2008.



Related Links

News

Acute Hypertension: An Undertreated Condition
NORTHSTAR Study Points to Need for Change in TIA, Minor Stroke Management
TIA Linked to Substantial Risk for Major Stroke Within a Week

Resource Centers

Stroke/Cerebrovascular Disease

External Links

International Stroke Conference 2008
Medscape
 

vicente roca

e-mergencista experimentado
#3
Bueno, de este pequeño avance, una pequeña opinión crítica:
-179 pacientes, parecen pocos para una patología tan prevalente y además 3 tratamientos distintos (iECA, beta o placebo) me da un tufillo a cierto sesgo.
-En el mismo saco isquémicos y hemorrágicos, me parece que separarlos puede ser importante....
-El end point es la revisión de la mortalidad. En el ictus, la experiencia nos dice que el que lo sobrevive suele vivir, en más o menos mala situación, pero que no suele (con todas las excepciones que querais) sobrevenir un hecho luctuoso... bueno, pero parece poco ambicioso, que tal la morbilidad, el incremento del tamaño del infarto, la situación funcional,... algo menos "grosero"...
¿que opinais?
 

Víctor

e-mergencista experimentado
Autor #4
No te falta razón Vicente. Pero me parece interesante, cuando no inquietante, las conclusiones a las que llega el estudio (ten en cuenta que mi inglés es muy malo, por no decir nulo). Hasta el momento las recomendaciones eran la de mantener TAs altas (de forma inicial al menos) para asegurar la perfusión cerebral, pero que yo sepa estas recomendaciones eran más teóricas que basadas en evidencia.



A ver si alguno de los foristas que manejan la lengua de Shakespeare nos echan una mano.
 

vicente roca

e-mergencista experimentado
#5
A ver si alguno de los foristas que manejan la lengua de Shakespeare nos echan una mano.
Cojo el testigo, aquí la primera parte (to be continued):

CHIPPS: Bajar la tension arterial immediatamente después del ictus puede reducer la mortalidad



Caroline Cassels


February 25, 2008 (New Orleans, Louisiana) — Un estudio piloto randomizado sugiere que el bajar la tensión arterial en el 60-70% de los pacientes que se encuentran hipertensos inmediatamente después de un ictus agudo recude la mortalidad a los 3 meses sin serios efectos adversos ni aumentar la serveridad del ACV.



Los últimos resultados del estudio CHIPPS (control de la hipertensión e hipotensión inmediatamente post ictus), presentados en la Conferencia Internacional sobre el Ictus del 2008 de la Asociación Americana del ACV, mostraron que los paciente que recibieron un tratamiento activo para bajar la tensión arterial –ya sea lisinopril o labetalol, tuvieron una menor mortalidad a los 3 meses comparada con los sujetos del grupo placebo.

El estudio, que incluyó 179 pacientes randomizados, encontró que aquellos en el grupo placebo tenían el doble de probabilidades de morir en los 3 meses desde el ACV comparados con aquellos del grupo tratados activamente.
“Estas son cifras pequeñas, y no quiero demasiadas expectativas en estos resultados. Sin embargo, pienso que es un resultado muy esperanzador que nos hará ir más allá y hacer un estudio fase 3 más amplio para ver si los beneficios hallados en este estudio fase 2 se reproducen”, dijo en la conferencia de prensa el investigador principal John Potter, doctor en medicina en la Universidad de East Anglia en Reino Unido.
 

vicente roca

e-mergencista experimentado
#6
2ª entrega:

Tratar o apostar (traducción libre)
De acuerdo con el Dr. Potter, los actuales protocolos de la ASA sugierren que una TA sistólica de 200 a 220 mm Hg después de un ictus aguda debería tratarse si los pacientes están estables a las 24 h del evento. En Reino Unido, dijo Dr. Potter, el tratamiento es más como una apuesta, y en gran parte queda a la discrección del criterio individual del médico.

El studio incluyó a 179 pacientes adultos que habían sufrido un ictus isquémico o hemorrágico en las previas 36 h y estaban hipertensos, definidos como una TA sistólica mayor de 160 mm Hg.
Pacientes sin disfagia recibieron dosis de lisinopril oral (un IECA), latetalol (un ß-bloqueante) o una dosis de placebo. El objetivo era auna TA sistólica de 145 a 155 mm Hg o un descenso en la TA sistólica de 15 mm Hg o mayor.
Los pacientes con disfagia recibieron dosis similares de lisinopril sublingual, labetalol intravenoso o placebo. De acuerdo con el Dr. Potter, en este estudio ha sido la primera vez en la que se ha usado el lisinopril sublingual como tratamiento hipotensor, ya sea en población con ictus o en la población general.
El objetivo primario del estudio fue valorar la mortalidad o la dependencia a las 2 semanas, con el objetivo secundario de valorar la mortalidad a los 3 meses.
 

vicente roca

e-mergencista experimentado
#7
3ª y penúltima

La recomendación clínica es prematura
El grupo tratado activamente experimentó un mayor descenso en la TA sistólica en las primeras 24 h comparando con el grupo placebo – 21 mm Hg vs 11 mm Hg. De igual modo, los pacientes con tratamiento activo también tuvieron un mayor descenso en la TA sistólica a las dos semanas comparado con el grupo placebo (31 mm Hg vs 24 mm Hg).
A las 2 semans del ictus, la muerte y la dependencia eran similares entre los grupos tratados activamente y el que recibía placebo, con un 61% y 59%, respectivamente, no resultando estadísticamente significativo.
A los 3 meses, el grupo tratado activamente tenía mucho menor mortalidad, con una ratio de mayor riesgo de muerte de 2´2 en el grupo placebo.
Además, dijo Dr. Potter, el grupo tratado activamente tuvo un buen comportamiento en lo referente a los efectos adversos, sin diferencias al suspender (supongo que el estudio), entre los grupos placebo y con tratamiento. Además y más importante, el tratamiento activo no acusó un aumento precoz en la severidad del ictus.
Sin embargo, añadió, es prematura hacer ninguna recomendación clínica basada en estos resultados con respecto a bajar inmediatamente la TA tras un ictus.
 

vicente roca

e-mergencista experimentado
#8
Y la última
Cayendo por las grietas
Philip Gorelick, Doctor en Medicina, del Colegio de Medicina de la Universidad de Illinois en Chicago y portavoz de la ASA, estaba de acuerdo con la conclusión del Dr. Potter. Sin embargo, añadió, si esos resultados pueden reproducirse en un estudio mayor de fase 3, los hallazgos podrían tener un importante impacto en los protocolos del ACV.
Dr. Gorelick destacó que tratar la hipertensión es uno de los de aspecto más importantes en la prevención primaria y secundaria del ictus. Sin embargo, añadió, nadie conoce con seguridad que hacer en la hipertensión tras un ictus isquémico.
“La preocupación es que si bajamos súbitamente la TA, la perfusión disminuirá y podemos perder tejido cerebral. Así que hemos sido un tanto permisitvos permitiendo que siga alta tras un ictus agudo”, dijo a Medscape Neurology & Neurosurgery.
El hallazgo de que es seguro inicial o continuar con fármacos hipotensores inmediatamente tras un ictus puede ayudar a mantener la continuidad en los cuidados/tratamientos, que es un punto importante en muchos pacientes con ACV.
“Este estudio es importante porque muchos doctores están preocupados sobre bajar la TA en el periodo inicial tras un ictus. A consecuencia de esto, un número considerable de pacientes acaba “cayendo por las grietas” (literal) y no reciben fármacos antihipertensivos durante largos periodos de tiempo, lo que los pone con un riesgo aumentado de un ictus secundario, y, en muchos casos, de eventos cardíacos” Dijo el Dr. Gorelick a Medscape Neurology & Neurosurgery.


“Este estudio inicial nos ha proporcionado unas buenas bases para un ensayo mayor y más definitivo. Si es peligroso, no lo haremos. Si no es peligroso, entonces empecemos a tratar los pacientes precozmente en el entorno controlado del hospital, lo que nos permitirá afinar con sus cifras tensionales, los trataremos y los educaremos para que no caigan a través de las grietas”, añadió.
 

maria luisa A. M.

e-mergencista experimentado
#9
Bueno, de este pequeño avance, una pequeña opinión crítica:
-179 pacientes, parecen pocos para una patología tan prevalente y además 3 tratamientos distintos (iECA, beta o placebo) me da un tufillo a cierto sesgo.
-En el mismo saco isquémicos y hemorrágicos, me parece que separarlos puede ser importante....
Yo estoy totalmente de acuerdo contigo Vicente , no me convence del todo , es un estudio aun muy básico de poquísimos pacientes ....:roll: , encima ...eso , isquémicos y hemorrágicos , todos juntos , no se , lo veo también poco fiable , poco estricto .

No es capaz de convencerme 8) .

Un saludo .
 

jenar

Super Moderator
Miembro del equipo
#11
Hola vicente roca:

¿Existe alguna posibilidad de que te leas todos lo trabajos de interés publicados en las revistas de impacto y me mandes tu resumen, como en este caso?

Me harías un gran favor. Incluso estoy dispuesto a pagarte, si es menester...:mrgreen:

Lo sé, soy muy vago...8)

Gracias y un abrazo.
 

vicente roca

e-mergencista experimentado
#12
Hola vicente roca:

¿Existe alguna posibilidad de que te leas todos lo trabajos de interés publicados en las revistas de impacto y me mandes tu resumen, como en este caso?

Me harías un gran favor. Incluso estoy dispuesto a pagarte, si es menester...:mrgreen:

Lo sé, soy muy vago...8)

Gracias y un abrazo.
Mas que abrazo te veo jeta....muy en tu papel de House:.:)):.: :.:)):.: :.:)):.:
A tu disposición,....
 
Arriba