Espuma inyectable que se expande en el abdomen y detiene las hemorragias

M Casado

e-mergencista experimentado
Autor #1
El avance, financiado por DARPA, está diseñado para mantener a los soldados con vida el tiempo suficiente para poder llegar a un hospital.Via: technologyreview.es

Dos líquidos que se convierten en una espuma sólida después de inyectarse en el cuerpo quizá puedan salvar la vida de soldados y civiles heridos al detener las hemorragias internas, dando tiempo a los heridos a llegar a un hospital. La Agencia de Defensa Para Proyectos Avanzados de Investigación (DARPA en sus siglas en inglés) concedió en diciembre una subvención de 15,5 millones de dólares (unos 11,7 millones de euros) a Arsenal Medical para seguir desarrollando la tecnología de espuma, que se administraría a los soldados heridos a través del ombligo.

En la actualidad, los médicos y el personal sanitario de los campos de batalla no tienen herramientas para detener las hemorragias internas antes de que un herido llegue al hospital. "Lo único que puedes hacer es llegar al hospital cuanto antes", afirma David King, cirujano de trauma del Hospital General de Massachusetts (EE.UU.) y coinvestigador del proyecto. King, que ha servido como médico militar tanto en Irak como en Afganistán, afirma que la muerte en estos contextos militares, por culpa de hemorragias internas descontroladas es "un hecho habitual y rutinario".

"Más de una cuarta parte de los muertos en combate podría haber sobrevivido", afirma Robert Gerhardt, médico y científico del Instituto de Investigaciones Quirúrgicas del ejército de Estados Unidos, sito en Fort Sam Houston, Texas, y que no está relacionado con el proyecto de la espuma. "Podemos atar un torniquete alrededor de un brazo o una pierna, pero cuando llegamos a partes del cuerpo que son inaccesibles- el abdomen, el pecho y, hasta cierto punto, dentro de la cabeza- son partes del cuerpo a las que no podemos acceder directamente a menos que tengamos un cirujano que las abra, encuentre el vaso que sangra y lo cierre", explica.



Aplicar presión: Como se demuestra en este esquema, la tecnología de espuma de Arsenal se inyecta a través del ombligo (arriba). Una vez mezclados, los dos líquidos crean una espuma que acaba expandiéndose por toda la cavidad abdominal (abajo, izquierda). La espuma se adapta a las estructuras internas del abdomen (abajo, derecha).

Para resolver este problema, Arsenal Medical cuya sede se encuentra en Watertown, Massachusetts (EE.UU.) ha diseñado una sustancia que llena la cavidad abdominal y forma una espuma sólida capaz de ralentizar las hemorragias internas. Empieza con dos líquidos. "Al mezclar esos dos componentes líquidos, se produce una reacción química que reparte el material por toda la cavidad abdominal", explica Upma Sharma, directora de la investigación sobre la tecnología de espuma en Arsenal. La idea es que la espuma aplicará la presión suficiente sobre el lugar de la lesión para ralentizar la hemorragia durante tres horas y que dé tiempo a que el soldado sea trasladado a un hospital. Allí, un cirujano retiraría el bloque de espuma y curaría las heridas.

Un miembro del equipo médico sobre el terreno inyectaría los dos líquidos a través del ombligo del soldado, "una localización fácil de encontrar y un lugar seguro por el que acceder a la cavidad", explica Sharma. "Ahí no vas a perforar la aorta", sostiene

La empresa probó más de 1.200 mezclas distintas antes de encontrar la combinación que tenía las propiedades materiales adecuadas. La espuma no se puede formar ni demasiado rápido ni demasiado despacio, no puede ser ni demasiado dura ni demasiado blanda cuando es sólida y los cirujanos deben poder retirarla sin provocar más lesiones al soldado.

Una propiedad de la espuma de Arsenal que la distingue de otros intentos por resolver este problema, es cómo interacciona con la sangre, según Sharma. "Cuando empezamos, creíamos que convendría algo que se mezclara bien con la sangre porque eso ayudaría a la hora de llegar al lugar de la hemorragia", afirma. "Resulta que ese no es el camino. Hace falta algo que no se mezcla con la sangre sino que la quita de en medio".

La espuma solidificada es un poliuretano, una familia de materiales que ya se usa en cemento para huesos, bypasses vasculares y otros usos médicos, así como en asientos para coches y aislamientos.
El equipo se encuentra probando la espuma en cerdos a los que se les inflige a una lesión interna que corta el hígado y una vena grande. Con el tratamiento, casi las tres cuartas partes siguen vivos tres horas después.

Ahora el equipo observa a los cerdos para estudiar los efectos a largo plazo después de retirar la espuma. La empresa planea empezar a trabajar este año con la Agencia del Medicamento estadounidense para decidir cómo probar la tecnología en el campo de batalla.

Existe toda una variedad de lesiones capaces de producir hemorragias internas descontroladas y la tecnología de espuma no servirá para todos. "No creo que exista una solución única para esto", afirma Gerhardt.

Pero para muchas lesiones internas, poder inyectar algo en el abdomen es una solución potencial y "una hora o dos extra pueden marcar la diferencia", afirma.
 
Arriba