Este sitio usa cookies, propias y de terceros.
Si se continúa con nosotros entendemos que se acepta el uso de cookies.

Ellas también surcan el cielo, olé!!

Tema en 'Noticias de emergencias' comenzado por JORGE SECO, 26 May 2006.

Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.
  1. JORGE SECO

    JORGE SECO e-mergencista experimentado

    Este reportaje lo trae hoy la Voz de Galicia. Va sobre la tripulación del helicóptero de la Policía Nacional y los robos.

    La policía envía su helicóptero para evitar robos en urbanizaciones

    La policía nacional ha ideado una solución para prevenir los robos en chalés. No se trata de aumentar las patrullas de coches zeta ni de duplicar la ronda de motoristas. La fórmula mágica se llama Cóndor, como se denominan también los 20 helicópteros policiales que sobrevuelan los cielos de la Península.

    La tripulación de la única aeronave de la Dirección General de la Policía que opera en Galicia ha recibido hace unos días instrucciones para sobrevolar las urbanizaciones de las áreas metropolitanas de Vigo, Santiago y A Coruña.

    Pilar patrulla los cielos gallegos

    La piloto jefa Pilar Gutiérrez se ajusta sus gafas de sol «BlueBay» y acciona el mando del aparato. «No me imagino en una nave privada. Me gusta más ser policía», dice la oficial.

    Pilar Gutiérrez fue una de las dos primeras mujeres policía que se especializaron como pilotos. En España sólo hay tres: ella en Vigo, otra en Bilbao, y la tercera en Madrid. A sus 38 años, es jefa de tripulación del Eurocopter que vigila los cielos gallegos. Bajo su mando está el segundo piloto, Ángel, de 34 años, y el técnico de mantenimiento, Sergio, de 29, que colabora a bordo como oteador con prismáticos, cámaras y aparatos de visión nocturna.

    Ella era la que pilotaba el helicóptero que siguió la pista de los huelguistas del metal en Vigo. «Calculamos las multitudes según la superficie que ocupan. Seis ojos arriba ven más que cien en tierra», comenta.

    Tras ocho años de servicio aéreo, Pilar mantiene su ilusión por pilotar. «La gente se queda muy sorprendida al conocer mi profesión. Les llama la atención, pese a que el helicóptero es algo que ven a diario», dice la oficial, quien anima a los nuevos agentes a engrosar su tripulación. Para ello, deberán pasar un curso de dos años, con duros exámenes de matemáticas y física, y pruebas psicotécnicas, y luego, obtener la licencia de piloto comercial. «No me imagino en una nave privada. Me gusta más ser policía», dice esta agente de los Cóndor, clave con la que el 091 identifica a una patrulla aérea. Su lema: «Pese a los avatares, valentía y eficacia».

    La piloto jefa, Pilar Gutiérrez, explicó ayer: «Desde el aire se pueden detectar fácilmente movimientos sospechosos, incluidos los robos. Volamos bajo como labor preventiva». La idea es hacer notar su presencia, lo que representa un elemento disuasorio capaz de ahuyentar a los ladrones que actúan en las urbanizaciones.

    Atracos

    Una de sus especialidades es detener a atracadores. La última actuación tuvo lugar en la calle de Ramón Nieto, de Vigo. El delincuente asaltó a una pareja en un cajero, huyó en coche a gran velocidad sin escrúpulos para adelantar en las curvas, y luego se metió por laberínticos callejones hasta despistar a los zeta. «Conocemos casi todas las calles de Galicia, así que les dimos indicaciones desde el aire», recuerda Pilar. En las zonas de chalés es más difícil orientarse, por lo que también dan puntos de referencia a los agentes en tierra. Tienen callejeros y un GPS.

    Además, gozan del privilegio de la movilidad total. La nave antitanque es lenta (50 nudos, equivalentes a 220 kilómetros por hora), pero capaz de hacer loopings (giros de 360 grados), maniobras bruscas y caídas en picado. «Lo que no podemos es posarnos sobre el capó de un coche en una autopista, como en las películas, porque asustaríamos al resto de los conductores», explica Pilar.

    Amigos de la acción, han realizado detenciones dignas de Hollywood. El piloto Ángel saltó desde el aire para capturar por sorpresa a un francotirador que disparaba contra una casa desde un bosque en Madrid. «Sólo había un metro de altura», recuerda.

    http://www.lavozdegalicia.es/se_galicia/noticia.jsp?CAT=102&TEXTO=4803461

    -qq-
     
    Etiquetas:
Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.

Comparte esta página

Cargando...