El txupinero de Ermua muere al atravesarle un cohete

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

tanidya

e-mergencista experimentado
Autor #1
El txupinero de las fiestas de Ermua fallece al estallarle un cohete que manipulaba

El proyectil entró por un lateral del torso y salió por la espalda causándole la muerte en el acto
MANUELA DÍAZ/

Agentes de la Ertzaintza proceden a cubrir el cuerpo sin vida de Jesús María Zanguitu. [JULIO CALLEJA]

ERMUA. DV. El vecino de Ermua Jesús María Zanguitu Pascual, de 68 años, murió ayer al estallarle un cohete que manipulaba en el parque Marqués de Valdespina, con motivo de las fiestas patronales del municipio vizcaíno, del que era txupinero oficial. Los más de 35 años de experiencia no sirvieron de mucho al popular Karmani para evitar que el proyectil entrara por un lateral del torso y saliera por la espalda. El impacto de la carga explosiva le causó una herida de grandes proporciones que le produjo la muerte prácticamente en el acto, según la Ertzaintza.

El accidente se produjo minutos antes de las 12.30 en el parque Marqués de Valdespina, cuando lanzó un cohete para anunciar el inicio de la exhibición de deporte rural. A pesar de tratarse de un lugar céntrico, tan sólo se encontraba presente otra persona.

Se desconoce si su origen estuvo en un fallo humano o en un defecto del dispositivo. El Ayuntamiento lo compró, junto con aproximadamente cuatro docenas de proyectiles, a la empresa Pirotecnia Caballer de Valencia, que se encargará de lanzar los fuegos artificiales del próximo día 27 en el parque de Ongarai.

Según fuentes de la Ertzaintza, dos de los cohetes lanzados esa misma mañana en la primera suelta de vaquillas en la plaza de toros portátil de Beti-Ondo no alcanzaron la altura adecuada «explotando a dos o tres metros del suelo».

Varios testigos señalaron que se sucedió un gran estruendo, el mismo que se escuchó después de que el dispositivo impactara en el cuerpo de Jesús María Zanguitu Pascual.

La Policía autónoma ha abierto una investigación para averiguar las causas del accidente y ver si el «cohete estaba defectuoso o tenía más carga» de la necesaria. «Yo no pensaba que un cohete pudiera pasarte como si fuera una bala y reventarte la parte trasera con un boquete así», comentó un agente a este periódico, dibujando con sus manos un círculo de un diámetro de unos 15 centímetros.

Tanto la actividad pirotécnica, como el propio Karmani, «cohetero oficial» de las fiestas ermuarras, estaban asegurados por el Ayuntamiento.

Las fiestas continúan

El accidente se produjo la mañana del mismo día del patrón de la localidad, Santiago. Minutos más tarde, la familia, desconsolada, fue reuniéndose en el salón de plenos del Ayuntamiento. Desde allí, los allegados comunicaron su deseo de que la fiesta continuara por el «carácter y personalidad» del fallecido.

«Karmani es una persona que ha vivido la fiesta como el que más y que ha participado activamente durante años siendo en buena medida protagonista de las fiestas, desde retirando vallas, hasta echando cohetes», recordaba emocionado Carlos Totorika, alcalde de la localidad.

Fuentes municipales informaron del «desgraciado accidente» a través de un comunicado que se colocó ayer en las zonas más representativas del pueblo.

Durante la jornada se guardaron unos minutos de silencio en todos los actos celebrados y especialmente en los de deporte rural, partido de pelota y toros, actividades a las que se encontraba fuertemente vinculado este entrañable vecino.

Y, precisamente, cuando se disponía a anunciar la exhibición de deporte rural se produjo el accidente. Fue el único acto que resultó alterado. Aparte de retrasarse durante una hora, a la espera de la decisión del Ayuntamiento y de la familia, se redujo su duración.

«Algo que no olvidaré»

«Cuando estábamos a punto de empezar el festival, Karmani me comentó que iba a lanzar unos cohetes y que antes de que empezara el festival ya estaría aquí. Pero, por desgracia, el pobre no nos ha venido. Ha sido fatal su muerte y nos a dado un golpe que nunca olvidaré», comentó, con lágrimas en los ojos, el mítico comentarista de deporte rural, Ciriaco Ortiz de Zarate, quien lo consideraba «más que un amigo, casi un hermano».

Ayer las caras de los ermuarras reflejaban más tristeza que alegría. Sin embargo, todos lo recordarán como el sinónimo de sus tan queridos Santiagos. Esta tarde, a las 19 horas, tendrá lugar en la iglesia de Santiago el funeral por Jesús María Zanguitu y todas las txarangas de la villa rendirán un particular homenaje uniendo sus manos en un cordón que partirá de las puertas de la iglesia.
 

tanidya

e-mergencista experimentado
Autor #2
El último cohete de 'Karmani'

El ermuarra Jesús María Zanguitu acudía puntual a su cita de txupinero de los 'Santiagos' desde hace más de 35 años

ERMUA. DV. Quizás sea exagerado decir que sin él no había fiestas, pero de lo que no cabe duda es de que era el maestro de ceremonias de los Santiagos de Ermua. Él lanzaba el chupinazo de salida y los cohetes de despedida. Religiosamente, desde hace más de 35 años, aunque alguna vez delegó este honor en el alcalde, algún concejal o algún amigo suyo.

Karmani, a quien todo el pueblo conocía por este apodo, debido a su afición por el ciclista mallorquín del mismo nombre, se llamaba Jesús Mari Zanguitu Pascual. Pese a haber nacido en Eibar hace 68 años, era un ermuarra reconocido, no sólo porque llegó a esta localidad con 5 años, sino porque ejercía de tal hasta el punto de que, antes de asentarse las txarangas, se multiplicaba para colaborar en todo acto festivo.

En aquella época salía de casa el primer día de los Santiagos y no volvía hasta que lanzaba la traca final. Últimamente, por motivos de salud y de edad, se cuidaba de cometer excesos. «Me tengo que cuidar. No puedo, como antes, salir el 24 y que hasta el 28 mi familia no me volviera a ver», decía en una entrevista, en 1999. Estaba casado y tenía cinco hijos.

Su función en los últimos años se ceñía al lanzamiento de cohetes, tanto para el Ayuntamiento como para otros colectivos, aunque se resistía a dejar de salsear en actividades de su agrado, como los festejos taurinos y el deporte rural, para los que reservaba los cohetes más estruendosos.

Ni siquiera dejó de acudir a su cita anual el año pasado, en que fue operado del corazón «a vida o muerte», según precisó su hermanastra Loli Garitano, que era la única de sus familiares que podía mantener ayer algo de entereza. «Con lo mal que estuvo el año pasado, después de aquella operación tan grave, no dejó de tirar los cohetes, y le vi ayer, recuperado, y estaba guapísimo,y le dije: 'Cuidado 'Karmani', cuidado con los cohetes'... y mira».

Una diversión

Y es que para él trabajar en fiestas no era una obligación sino una diversión. «Si la gente se divierte, yo me divierto», respondía a quien le preguntaba si no se cansaba nunca. Esta actitud daba muestra también de su generosidad, que mucha gente reconocía, especialmente ayer, dado el gran impacto que la noticia de su muerte causó en Ermua. «Habló de donar su gorro al Ayuntamiento cuando se muriera. Karmani era así», decía, muy emocionado, el concejal José Luis Araujo cerca del lugar del accidente.

Amante de la popularidad, confesaba que le hubiera gustado recibir un homenaje institucional. Su muerte repentina lo impidió, aunque, en 1999, los responsables de la comisión de txarangas ya reconocieron su infatigable dedicación a los Santiagos.

Experto manipulador de cohetes, dada además su condición de manitas reconocido, nadie se explicaba lo sucedido. «Al menos ha muerto haciendo lo que le gustaba y nos han dicho que no ha sufrido», se consolaba Loli que pidió, en nombre de la familia, que no se supendieran las fiestas: «El lo hubiera deseado así».
 

EROS

e-mergencista experimentado
#3
Yo respeto las tradiciones de los diferentes lugares de nuestro territorio y del mundo, pero hay algunas que no termino de comprenderlas, en cualquier caso mi mas sentido pesame a los familiares y amigos...
 

Juan Manuel

e-mergencista experimentado
#4
Es muy lamentable que estas cosas ocurra. Lo han hecho siempre y segurán ocurriendo. Ahora se puede tratar de explicar el porque de determinado "juegos" peligrosos o condenarlos. Lo cierto es que se ha ido una vida haciendo lo que más le gustaba. La fiesta, la tradición, la curtura de un pueblo está de luto. Mis más sinceras condolencia a la familia, a los paisanos y a toda gente que lo conocía y ama las tradiciones.
Descanse en paz el txupinero de Ermua y que su muerte nos siva a todos para intentar que estas cosas no ocurran.
 

Vitxu

e-mergencista experimentado
#5
Alguien sabe si existe alguna normativa especifica para las exhibiciones pirotecnicas, del tipo: medios que se deben disponer (bomberos, ambulancias, personal titulado), acordonamiento de zonas, limite de carga explosiva por tiempo de duracion,etc
 

Juan Manuel

e-mergencista experimentado
#6
Si existen, pero no las conozco. Antes eran cosas del Gobierno y las hacían aplicar las Subdelegaciones del Gobierno (antiguos gobiernos civiles)
 

hacha

e-mergencista experimentado
#7
Pues si que existen, pero no se si hacen referencia, a la persona que tira los chupinazos, desde su brazo.. aqui tambien es muy tradicional ver a paisanos tirando estos cochetes desde una plataforma de madera colocada en su mano y sin ningun tipo de protección...
 

Juan Manuel

e-mergencista experimentado
#8
Si, aquí se hace también eso y la mayoría de las veces ni siquiera desde una plataforma de madera colocada en el brazo sino cogiendo el cohete con los dedos y soltando a la hora de subir. Que tiren los cohetes los no profesioales creo que estás prohibido, pero ¿quien cotrola que se cumpla?
 
#9
Sí que las hay. El Reglamento de Explosivos no permite utilizar en espectáculos publicos más de 200 k de sustancia detonante para espectáculos pirotécnicos. Además hay una normativa ADR para el transporte de explosivos recreativos muy taxativa. En la vía pública pueden existir restiricciones en virtud de las Leyes de Espectáculos Públicos y la Ley General de Seguridad Ciudadana además de las ordenanzas municipales, si las hubiera. Por lo demás, el usuario es libre de ejercer su derecho a la diversión encendiendo petardos con tal de que no haga daño a nadie. La tenencia autorizada sin permisos especiales es de 75 k brutos de pirotecnia de las Clases I,II y III. Como referencia, un cohete tipo bomba triple lleva unos 11 g de sustancia detonante y su homologación española es 1.4-G CLASE III.
Saludos al foro de un novato.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba