El Gran Desconocido Del Corazón

arrabal

e-mergencista experimentado
Autor #1
ECOCARDIOGRAMA
El gran desconocido del corazón

  • Un estudio español ve cómo funciona el ventrículo derecho con una técnica de imagen

La imagen del ecógrafo permite calcular la fuerza de llenado del ventrículo. (Foto: J. Bermejo)




Actualizado miércoles 29/08/2007 18:01 (CET)


ISABEL ESPIÑO
MADRID.- Parecía una bolsa dispuesta a ser rellenada, pero el ventrículo derecho ha resultado ser toda una bomba de succión. Investigadores españoles han desarrollado una técnica para ver el funcionamiento de esta cámara del corazón. Sus hallazgos, publicados en la revista 'Circulation', aportan nueva información sobre el funcionamiento ventricular y ayudarán al seguimiento de pacientes cardiacos.
El ventrículo derecho era, hasta ahora, "un gran desconocido", dice Javier Bermejo, coordinador de Cardiología no invasiva en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid y uno de los firmantes del estudio. Al menos en lo que se refiere a su funcionamiento. "La fisiología no se comprendía bien", matiza este cardiólogo.
Esta cámara del corazón recibe la sangre 'sucia' procedente de la aurícula derecha y la envía a través de la arteria pulmonar. Como sólo tiene que bombear sangre a los pulmones, maneja presiones más bajas que el ventrículo izquierdo (la mayor cámara del corazón, encargada de 'enviar' sangre al resto del organismo) y se pensaba que se llenaba pasivamente, como una bolsa colocada bajo un grifo, al recibir la sangre de la aurícula derecha. Nada más lejos de la realidad.
"Este artículo muestra también que el ventrículo derecho es capaz no sólo de bombear sangre sino también de succionar. Es como una bomba de aspiración y, cuando falla, se llena mal porque no cumple bien esta función de llenado", aclara Bermejo.
Es decir, que la posibilidad de estudiar cómo se llena el ventrículo derecho (la función diastólica, que es lo que ha conseguido el estudio español) aporta información útil sobre el paciente coronario. "Son avances que se pueden aplicar de manera muy rápida a la práctica clínica", dice Francisco Fernández-Avilés, jefe del Servicio de Cardiología del hospital madrileño.
"Lo que se ha obtenido es un método que permite medir con un equipo de ecocardiograma unos parámetros que hasta ahora sólo se podían obtener con dispositivos complejos, caros y cruentos", aclara este especialista. Así que el estudio del ventrículo derecho estaba hasta ahora restringido al ámbito experimental, pero los investigadores españoles (un equipo multidisciplinar de médicos, matemáticos e ingenieros) han conseguido que una técnica frecuente (un ecocardiograma en color, una prueba similar a la ecografía de las embarazadas) aporte esta información.
Un llenado más lento

Para ello, han desarrollado una fórmula matemática que mide las velocidades de la sangre en el corazón (una información que aportan los diferentes colores de la ecografía) y calcula la fuerza con que se llena el ventrículo derecho. Los investigadores españoles han confirmado en cerdos la fiabilidad del algoritmo y, a continuación, compararon los resultados obtenidos en 60 voluntarios: pacientes con cardiopatías, participantes sanos de su misma edad y personas jóvenes.
De este modo, comprobaron que entre los primeros la 'fuerza de llenado' (que se mide calculando la diferencia entre la presión que genera el llenado en la punta del ventrículo y en la aurícula derecha) era menor que en los demás voluntarios. Los valores de los voluntarios sanos variaban cuando se les administraban diferentes fármacos.
Ahora, los investigadores planean llevar a cabo un estudio observacional de personas con cardiopatías, tanto congénitas (de nacimiento) como adquiridas. Bermejo confía en que la nueva técnica "permitirá caracterizar las diferentes fases de distintas enfermedades e intentar predecir la evolución de cardiopatías congénitas".
 
Arriba