El fuego arrasa un almacén de muebles en Arca Real y obliga a desalojar a cincuenta vecinos de dos e

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

hacha

e-mergencista experimentado
VALLADOLID
El fuego arrasa un almacén de muebles en Arca Real y obliga a desalojar a cincuenta vecinos de dos edificios
Los residentes escucharon una sucesión de explosiones a las 5.00 horas a la vez que las llamas comenzaban a devastar la empresa Ignacio Rodríguez de Delicias

Los bomberos comienzan las labores de extinción poco después de que se declarara el incendio en la fábrica de muebles Ignacio Rodríguez, en torno a las 5.00 horas.

«He oído una traca de explosiones, pa, pa, pa,..., y al salir a la calle hemos visto llamas de más de veinte metros de altura», relataba José Luis, uno de los cincuenta vecinos de los números 89 y 87 de Arca Real que fueron desalojados en la madrugada de ayer mientras el fuego devastaba el almacén de maderas Ignacio Rodríguez, colindante con la pared de sus casas.

El incendio se declaró en torno a las 5.00 horas a la vez que los residentes comenzaban a desperezarse entre «fuertes detonaciones». Las llamas fueron cobrando vigor rápidamente alimentadas por la enorme cantidad de muebles y material combustible -barnices, tablas,...- acumulados en el interior de la nave hasta consumir en apenas tres horas la zona de exposición de la empresa y una antigua casa adosada a esta, además de causar el desplome de sendas cubiertas.

Antes incluso de la llegada de las dos primeras dotaciones de Bomberos, varios testigos afirman haber visto una de las puertas del almacén forzada -al menos estaban abiertas antes del comienzo de la extinción- y a dos jóvenes con mochilas corriendo por la calle frente al parque de la Paz antes de alejarse en un turismo. La policía y los bomberos investigaban ayer este extremo si bien no descartan ninguna hipótesis como causa del fuego.

Momentos de «pánico»

Sea por lo que fuere, la extinción del incendio se prolongó hasta más allá del mediodía y en ella intervinieron decenas de bomberos de los parques de Valladolid -siete dotaciones- y de la Diputación -una cisterna- e, incluso, efectivos del aeropuerto de Villanubla -un vehículo-. Todos ellos apoyados por dos camiones cisterna del Ayuntamiento.

Los primeros instantes «fueron de pánico», recuerda Elías, un vecino del cuarto piso del número 89 que fue de los primeros en comenzar a avisar puerta por puerta al resto de inquilinos, sobre todo cuando las dos primeras dotaciones «se quedaron sin agua y tuvieron que esperar a la llegada de los refuerzos mientras las llamas se acercaban peligrosamente a nuestra medianera».

«Decid que vengan todos, que vengan todos», bramaban las emisoras de bomberos y policías cuando las llamas alcanzaban una altura de más de tres pisos y la presión de la toma de agua más cercana no daba abasto para soportar los más de trescientos litros por segundo que arrojaban las mangueras sobre el almacén. Instantes después, la sala del parque de Las Eras confirmaba la magnitud de lo que estaba ocurriendo: «Lo tenemos todo fuera, todas las dotaciones disponibles».

Mientras la calle -que permaneció cortada hasta las 13.00 horas- se llenaba de camiones y patrullas, los desalojados, arropados con mantas y con lo puesto, asistían somnolientos al discurrir de las llamas hacia sus pisos: «Hemos llegado a pensar que nos quedábamos sin casa», explicaba Roberto, un inquilino de la primera planta del número 89.

«Por precaución»

No obstante, todos los afectados coincidieron en destacar que «hemos tenido mucha suerte para lo que podía haber sido». Tanta que tres horas después del comienzo del fuego los residentes recibían la autorización para regresar a sus casas -ocho viviendas repartidas en cuatro plantas en los dos inmuebles- y comprobaban que 'solo' se había agrietado parte de la pared medianera y que el calor había derretido las persianas del patio de atrás del bloque del número 89. Sus vecinos del 87 fueron desalojados «más por precaución que por otra cosa», relató José Luis, uno de ellos.

Los efectivos del Servicio de Extinción de Incendios comenzaron a atacar las llamas por los laterales de las naves para evitar, con éxito, que se propagasen al almacén de maderas anexo -que sufrió escasos daños- y al bloque de pisos del número 89.

Lo que no pudieron evitar fue que las paredes de la vieja casa en la que residían en su momento los propietarios de la empresa fundada hace cuatro décadas se desplomaran pasadas las ocho de la mañana y que las altas temperaturas generadas por el fuego arrasaran la estructura metálica que cubría el apartado de la fábrica destinado a la atención al público.

Los bomberos tardaron siete horas y media en controlar el incendio, si bien tuvieron que permanecer en la nave hasta bien entrada la tarde para evitar que las llamas se reavivaran. Los operarios de la empresa comenzaron ya a las 12.30 horas a retirar el material que pudo salvarse ante la desconsolada mirada de los propietarios -cuatro hijos del fundador de la empresa-, que asistieron a las labores de extinción desde primera hora de la mañana.

Por aquel entonces se encontraba en el lugar de los hechos el concejal de Seguridad, Manuel Sánchez, quien destacó que lo más importante «es que no ha habido ningún herido». Por si acaso, el 112 instaló un hospital de campaña frente a la nave de Arca Real.

Galería de imágenes y vídeo del incendio en
http://www.nortecastilla.es/pg051027/prensa/noticias/Portada/200510/27/VAL-POR-293.html
 

hacha

e-mergencista experimentado
Menos mal que no paso ninguna desgracia humana, pero los problemas que tuvieron estos Bomberos durante la intervencion, son algo que deberian de estudiar los tecnicos municipales.
Sera por eso que no han dado la noticia en el Telediario de Castilla y Leon. :?
 

Gauss

e-mergencista experimentado
Curiso. En Valladolid hay un montón de hidrantes. Casi en cada cruce tienes uno. Me sorprende que no tuviesen la presión necesaria. Aunque 300 l/s son muchos litros.

Saludos
 

hacha

e-mergencista experimentado
El problema Gauss no es que, no haya Hidrantes, sino que tengan la presion necesaria. No basta con llenar las calles de Hidrantes y Columnas, sino que realmente sirvan para lo que se necesita.
 

Eusebio

e-mergencista experimentado
Reflexión: ¿ quién se encarga de la comprobación periódica de las presiones estáticas y dinámicas de los hidrantes en nuestros municipios ? :roll:

Un saludo :wink:
 

Gauss

e-mergencista experimentado
Eusebio dijo:
Reflexión: ¿ quién se encarga de la comprobación periódica de las presiones estáticas y dinámicas de los hidrantes en nuestros municipios ? :roll:

Un saludo :wink:
Pues en Valladolid ni idea; hace no muchos años se privatizó el Servicio de Agua. Por lo que lo lleva la empresa concesionaria, el Servicio de Extinción de Incendios, o ... nadie :-(

Por cierto. Hace ya bastantes años la Diputación Provincial hizo un plan de hidrantres tal que todo pueblo de Valladolid, por pequeño que sea, tiene al menos un hidrante.

Deberían tener más. Pero al menos se consigue que tras cada servicio los bomberos de la Diputación puedan recargar. Además cuentan con unos vehículos nodriza grandísimos.


Saludos

Gauss
 

Gauss

e-mergencista experimentado
Los hidrantes los mantiene la empresa que gestiona el Servicio de Agua.

Aquí os paso una noticia sobre el tema.

Saludos

Gauss

Fuente: http://servicios.nortecastilla.es/pg051027/prensa/noticias/Valladolid/200510/27/VAL-VAL-003.html

La magnitud del fuego provocó que la boca de incendio no diese abasto

Es la segunda vez en 24 horas que hay dificultades con las tomas de agua para sofocar las llamas


La magnitud de las llamas provocó que el hidrante que se utilizó para sofocar el incendio no diese abasto. Fuentes de Agualid señalaron que la presión era la correcta, pero que el volumen de agua que se reclamaba desde las diferentes dotaciones que actuaron en el despliegue obligó a repartir el caudal.

Esta circunstancia llevó a los Bomberos a pedir apoyo. Un vehículo del parque de la Diputación, otro de Aena y dos camiones cisterna del servicio municipal de limpieza acudieron al lugar de los hechos para colaborar en el abastecimiento.

Es la segunda ocasión en poco más de 24 horas que los Bomberos se encuentran problemas para hacer frente a su trabajo. En la madrugada del martes las dotaciones que se desplazaron al incendio que se produjo en una garaje particular en la confluencia de la calle La Merced con Don Sancho tuvieron dificultades para utilizar, de hecho no lo hicieron, un boca de incendios y necesitaron de una cisterna de apoyo.

«Bien cubierta»

Responsables del cuerpo aseguraron ayer que la capital cuenta con suficientes bocas de incendio para atender situaciones de emergencia y justificaron los problemas de ayer en una falta de presión ante el gran volumen que se necesitaba para apagar el fuego.

«La ciudad está bien cubierta y siempre que se detecta alguna anomalía se revisan los hidrantes, que son competencia de Agualid», señalaron.

Según los datos de la empresa adjudicataria, facilitados por el Ayuntamiento, la capital cuenta con 1.245 bocas de incendio o hidrantes y otras 1.052 destinadas al riego.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba