El 80% de las enfermeras han sido víctimas de alguna agresión

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Tolosa

e-mergencista experimentado
Autor #1
CONDICIONES LABORALES
El 80% de las enfermeras han sido víctimas de alguna agresión


La mayor parte de los ataques son verbales y suceden en los hospitales


El sindicato Satse ha iniciado una campaña para prevenir los abusos


MARIA EUGENIA CARREY 14/04/2005


La agresión no es la solución . Este es el lema de la campaña que ha emprendido el sindicato de enfermería Satse para prevenir las agresiones a sanitarios en hospitales y centros de salud, de las que son víctimas 8 de cada 10 enfermeras. "El riesgo es ahora mayor por la inadecuación de las plantillas", explicó la secretaria de Acción Sindical de Satse, Pilar Lauroba, en la presentación de la iniciativa. "La falta de medios provoca que los usuarios tengan que soportar largos tiempos de espera, con el consiguiente estrés y, en muchos casos, el ataque al personal", añadió.

Para evitarlo, Satse propone una campaña de apoyo y concienciación a los usuarios, pautas de prevención al profesional, formación a delegados sindicales contra las agresiones e implicación de la Administración autonómica.

Según una encuesta realizada por este colectivo a nivel nacional, el 2,81% de estas agresiones son físicas y más de un 62% del personal de enfermería ha sido agredido verbalmente. La mayor parte de estos ataques suceden en los centros hospitalarios (55´41%), si bien las agresiones también están presentes en los centros de salud o incluso en el propio domicilio del paciente (31,66%). Sólo el 12,93% manifestó que no había sido agredida de ninguna forma.

Tal y como afirma este sindicato, las consecuencias de estos ataques provocan en las enfermeras desmotivación y estrés. "Como consecuencia, se aumentan notablemente las bajas", indicó Lauroba.
 

cococharlie

e-mergencista experimentado
#2
Diario Médico

Los profesionales de los servicios de urgencias son los más expuestos a agresiones por parte de pacientes o familiares. El primer paso para atajar el fenómeno está en notificar cualquier incidente violento, para así conocer dónde y cómo se producen y tomar medidas preventivas.


La violencia contra el personal sanitario está en claro ascenso. El primer paso para poner coto al fenómeno es conseguir que todos los médicos que han sufrido algún tipo de agresión, ya sea verbal o física, comuniquen de forma inmediata el suceso.
"La notificación de los eventos violentos es imprescindible para poder actuar en consecuencia. Sólo si conocemos la naturaleza de las agresiones y dónde y cómo se dan podremos empezar a tomar medidas para atajarlas", ha afirmado Magda Martínez Pardo, gerente del Área de Praxis del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB), en la ponencia Agresiones al personal sanitario, del XVII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes), celebrado en Palma de Mallorca.

Más riesgo en urgencias
Las especiales condiciones que se dan en urgencias provocan que los profesionales sanitarios que trabajan en este servicio sean los más susceptibles de sufrir una agresión por parte de los pacientes o sus familiares y acompañantes.
La encuesta, realizada a principios del año pasado por el COMB para analizar el fenómeno, puso de manifiesto que los servicios de urgencias acaparan el 45 por ciento de los incidentes violentos, seguidos por los centros de atención primaria, con el 28,6 por ciento, y las salas de hospitalización, con el 13,7 por ciento.

La experta del colegio de Barcelona también ha manifestado la necesidad de constituir comisiones de seguridad en los centros para estudiar medidas que ayuden a prevenir estos incidentes.

Seguridad en los centros
En este sentido, Martínez Pardo ha recordado que la inseguridad en los centros es una de las principales preocupaciones de los profesionales y ha abogado por que reciban un entrenamiento especial que les permita afrontar las situaciones violentas y conocer los mecanismos de que disponen para responder a ellas. "A menudo, si el incidente es leve, el médico se siente perdido y no sabe dónde acudir ni qué hacer, lo que redunda en que se dejen de documentar muchas agresiones, que caen en el olvido".

El aumento de la violencia contra el profesional sanitario no es un fenómeno aislado, sino que va paralelo al que se da en otros ámbitos como la escuelas y la familia. "Esta situación nos tendría que hacer reflexionar, ya que en principio es una tendencia que parece contradictoria con una sociedad donde los padres se preocupan más por los hijos, la sanidad tiene los mayores índices de calidad y eficacia de la historia y la Administración tutela cada vez más a los ciudadanos", ha añadido.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba