El 40% de las muertes por infarto se produce antes de llegar a un hospital

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Eusebio

e-mergencista experimentado
Autor #1
El 40% de las muertes por infarto se produce antes de llegar a un hospital

Entrevista con el doctor Jaume Marrugat sobre los últimos datos del estudio IBERICA.


Madrid, 1 septiembre 2005 (azprensa.com)

Azprensa ha conversado con Jaume Marrugat, doctor del Institut Municipal d’Investigació Médica de Barcelona y uno de los investigadores del estudio IBERICA (Investigación, Búsqueda Específica y Registro de Isquemia Coronaria Aguda). El objetivo del estudio era conocer la letalidad después del transcurso de los 28 días de haber sufrido un infarto agudo de miocardio y las tasas de incidencia y mortalidad en pacientes que llegasen con vida a un hospital en las primeras doce horas desde el inicio de los síntomas. La población sobre la que se efectuó el trabajo se encuentra en la franja de edad comprendida entre los 25 a 74 años y residente en distintas zonas geográficas de España.

¿Cómo surgió la idea de realizar el estudio IBERICA?

En 1994 el Fondo de Investigación Sanitaria percibió la necesidad de iniciar un estudio poblacional a escala de todo el estado. Su finalidad principal era identificar todos los casos de Infarto Agudo de Miocardio (IAM) que se producían, tanto los que ingresaban en el hospital como los que fallecían antes de hacerlo.

Finalmente, se concretaron ocho zonas de estudio (Cataluña, Castilla-La Mancha, Galicia, Valencia, Murcia, Baleares, Navarra y País Vasco). A pesar de que se intentó incluir otras comunidades autónomas, no fue posible.

Con la ayuda de AstraZéneca se completó la financiación necesaria de este ambicioso proyecto que cubrió una zona con más de 10 millones de habitantes de referencia.

¿Cuáles son los resultados más destacados de este estudio?

El estudio IBERICA permite conocer la incidencia del IAM es decir, la intensidad y fuerza con que ataca a las distintas poblaciones.

Los datos disponibles de este y otros estudios previos (REGICORT), indican que la incidencia de IAM en España es baja en comparación con otros países europeos y occidentales pero en cambio, los niveles de factores de riesgo coronario clásicos (colesterol, hipertensión arterial, tabaco, etc. ) son relativamente altos. Esto es paradójico y ocurre también en otros países del área mediterránea.

¿Existe alguna explicación para resolver este contrasentido?

Parece ser que en nuestro medio tenemos determinados factores que nos protegen. De ellos, hay que resaltar tres: la dieta mediterránea, la actividad física y un entramado social que también ayuda.

¿Cuál es la tasa de IAM en España?

Para dar cifras fáciles de recordar diremos que hay cada año unos 200 infartos por cada 100.000 hombres de 25 a 74 años y unos 40 por cada 100.000 mujeres.

En el estudio IBERICA se hizo un registro poblacional de casos de IAM en pacientes con edades comprendidas entre los 25 y 74 años. ¿Cuál es el porcentaje de IAM en personas jóvenes?

Afortunadamente, las tasas en personas jóvenes (menos de 65 años) son del orden de 7 veces menos en los hombres y 15 veces menos en las mujeres que sus respectivos grupos del mismo sexo de edad entre 65 y 74 años.

Cuando se produce un IAM en una persona joven, ¿es por causas diferentes a las que lo provocan en una persona de más edad?

Efectivamente. El componente "predisposición" -probablemente genética- es mayor en los pacientes jóvenes. Por su parte, los pacientes mayores, suelen acumular más factores de riesgo a lo largo de sus vidas y puede que la causa esté más relacionada con estos factores y en su caso el nivel de "predisposición" sea menor.

¿Cuáles son las principales diferencias entre el IAM en el hombre y en la mujer?

Por cada mujer de 25 a 74 años que presenta un infarto hay unos 5 hombres que lo padecen. Además, ellas manifiestan los IAM unos 10 años más tarde.

Hay que añadir, que las mujeres tienen infartos más graves, lo que debería obligar a realizar una atención más intensa. Son más diabéticas y más hipertensas, por lo que a menudo presentan síntomas menos claros. Las causas en la mujer están más relacionadas con la diabetes, síndrome plurimetabólico, que probablemente en el hombre.

¿Qué criterio se siguió en el IBERICA para estudiar pacientes de determinadas regiones de España? ¿Cree que si se hubieran incluido pacientes de Galicia y Andalucía los resultados serían similares?

El criterio que se siguió a la hora de elegir las regiones que abarcaría el IBERICA fue el de encontrar personal capacitado para llevarlo adelante. En el momento en que se planteó el estudio, fue en estas ocho comunidades autónomas donde se encontraron investigadores capaces de liderar y coordinar el proyecto.

Con respecto a la segunda pregunta, lamentablemente no hay manera de saberlo. Sin embargo, hemos contribuido a desmitificar la elevada mortalidad por enfermedades coronarias de Baleares que parece definitivamente atribuible al recuento en las tasas de pacientes extranjeros. La población autóctona tiene tasas de mortalidad e incidencia por infarto parecidas a las de la península.
Algo parecido sucede en Canarias donde se ha demostrado -en este caso sólo para la mortalidad por enfermedad coronaria- el mismo fenómeno en un estudio distinto del IBERICA.

En cambio en Murcia y Valencia hemos podido confirmar plenamente lo que sus tasas de mortalidad ya anunciaban: que se encuentran entre las comunidades autónomas más castigadas por esta enfermedad. Valga sin embargo decir que las diferencias entre comunidades autónomas (máximo de 1 a 1,5) no alcanzan ni de lejos las que se observan entre países (de 1 a 5 en los extremos).

El IBERICA ha demostrado la alta importancia del centro y tipo de atenciones que reciba el paciente con IAM ya que su probabilidad de supervivencia dependerá de ello. ¿Cree que los médicos y el público en general son conscientes de que esto puede ser fundamental?

El problema de la accesibilidad al sistema sanitario es complejo ya que depende en parte de la proximidad de los hospitales secundarios y terciarios y ello a su vez está relacionado con la dispersión y aislamiento de la población. Hay medidas de salud pública que pueden tomarse en estos casos entrenando a los médicos de atención primaria en el uso de desfibriladores automáticos e incluso al personal de las ambulancias medicalizadas para administrar fibrinolíticos.

El público debe saber que el factor más importante es el tiempo de acceso al hospital, el problema es reconocer correctamente los síntomas del IAM. Hay que advertir en este punto que prácticamente el 40% de las muertes por infarto se produce antes de llegar a un hospital y la mitad de estos en menos de una hora (muerte súbita). Este conjunto de circunstancias deja muy poco margen de maniobra para la actuación rápida.

¿Se hace alguna campaña para concienciar sobre este aspecto?

Intentar abordar el reconocimiento de síntomas por el público sólo conduce a saturar aun más los servicios de urgencias. Lo que sí mejora la supervivencia es la existencia de desfibriladores automáticos y personal entrenado para usarlos en zonas estratégicas como ya se ha iniciado en toda España en los centros de salud y en algunos lugares con aglomeraciones humanas.

Se suele entrenar a los pacientes supervivientes a un infarto y sus familiares para reconocer los síntomas. Pero se da la circunstancia de que los pacientes que ya han tenido un infarto llegan, de promedio, una hora más tarde cuando presentan una recurrencia que los que la presentan por primera vez.

Este estudio también ha demostrado la importancia de que un paciente con un IAM sea ingresado en una Unidad de Cuidados Intensivos Coronarios (UCIC), ya que ello se asocia a una menor letalidad de los pacientes en las primeras 24 horas y a los 28 días. ¿Hay un número suficiente de UCICs en nuestro país como para que todos los pacientes puedan ingresar en ellas?

El número de UCICs es probablemente suficiente aunque el número de camas que tienen en total sea algo insuficiente para una enfermedad cuya letalidad se va disminuyendo progresivamente y que deja una prevalencia de pacientes en la población que tienen riesgo de presentar recurrencias.

Es complicado dar una respuesta global a esta pregunta ya que la situación depende, seguramente, de cada comunidad autónoma. La falta de camas es una de las causas por las que los pacientes no pueden ser trasladados desde hospitales de nivel menor. También se puede explicar parte del exceso de mortalidad en los hospitales sin UCIC por el hecho de que se decida, con los familiares, no trasladar a pacientes cuya gravedad deja muy pocas probabilidades de supervivencia.

Considerando las conclusiones de este estudio, ¿se podría decir que la asistencia sanitaria que se presta en España a los pacientes con IAM es la correcta?

El Plan Integral para la Cardiopatía Isquémica del Ministerio de Sanidad, que las comunidades autónomas utilizan como guía para aplicar sus propias medidas para la prevención y tratamiento de esta patología, realiza una serie de recomendaciones destinadas a mejorar –por bueno que sea un sistema asistencial siempre se puede mejorar ya que los avances terapéuticos no dejan también de hacerlo- la prevención, tratamiento y rehabilitación de esta letal enfermedad.

Creo que ahora hay que esperar que se vaya aplicando para ver los frutos, ¡dentro de una década!, en términos de mortalidad decreciente, incidencia igualmente decreciente -aunque por lo que sabemos, en las mujeres va a aumentar inexorablemente por su incorporación al consumo masivo de tabaco en las últimas décadas- y letalidad también decreciente, tanto pre-hospitalaria como hospitalaria.

¿Cuál es el futuro en el tratamiento del IAM?

El propio Plan Integral de Cardiopatía Isquémica reconoce la necesidad de seguir investigando en la prevención, tratamiento y rehabilitación de esta enfermedad. Y de mejorar y sostener los indicadores de la magnitud del problema de la misma, más allá de la que ofrecen rutinariamente los certificados de defunción.

Es más que adecuado pensar que, en un futuro muy próximo, sea necesario realizar un nuevo registro poblacional de infarto de miocardio -cuya definición, por cierto, cambió en el año 2000- para determinar si las medidas preventivas han surtido efecto y se ha reducido la incidencia y la letalidad por cardiopatía isquémica. Tal vez estemos cerca del inicio de un nuevo IBERICA, ojalá que ampliado a otras comunidades autónomas y que traiga nuevas respuestas.

http://www.azprensa.com/noticias_ext.php?idreg=16654&AZPRENSA=cf1d69344d837c38b50495e3202676e2
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba