DYA - 40 Aniversario

Congrio

e-mergencista experimentado
Autor #1
Quisiera desde aquí, felicitar a la Asociación de Ayuda en Carretera que este año 2006 cumple 40 años de existencia... en aquel año de 1966 en Bizkaia...

ZORIONAK DYA!!


 

ABUELEITOR

Super Moderator
Miembro del equipo
#5
Ya llovio algo desde aquella mi primera guardia en la Nº 3 una autounion, de dos camillas y ver lo conseguido por toda España, sois unos MAKINAS.

Zorionak y muchos años mas adelante
 

hacha

e-mergencista experimentado
#6
Mis mas sinceras felicitaciones para todos los voluntarios de la DYA, es bueno ver como lo grandes profesionales abundan en nuestro pais. :wink:
 

Congrio

e-mergencista experimentado
Autor #8
ABUELEITOR dijo:
Ya llovio algo desde aquella mi primera guardia en la Nº 3 una autounion, de dos camillas y ver lo conseguido por toda España, sois unos MAKINAS.

Zorionak y muchos años mas adelante
Tú sí que eres un mákina tío, porque no hago más que oir maravillas de tí, gente como tú sois los pilares de la DYA, que con un brazalete, una chapita (preciosa, por cierto), dos manos y un espíritu ejemplar disteis forma juntos al gran proyecto de D.Antonio que aquí está.

Para informar: El Señor vestido de calle que está en primer término en la fortografía es D. Juan Antonio Usparitza Lekunberri, fundador de la DYA que a sus 86 años sigue dirigiendo el gran barco amarillo que va avanzando cada día un poquito más.
 

Padiola

e-mergencista experimentado
#9
Desde galicia Zorionak por vuestro aniversario a hora os queda llegar a los 50, 75 y a los 100 años. Seguir asi animo y para adelante.
 

Eusebio

e-mergencista experimentado
#11
Felicidades a todos los que han intervenido, en una u otra forma, para que la DYA sea lo que es.
Y muy particularmente, claro, a Congrio y Tanidya :wink:
 

Gonso061

e-mergencista experimentado
#14
Yo le debo todo lo que soy a la DYA, alli empece hace años... Por unas circunstancias, acabamos varios de los voluntarios en CRE, pero vamos, que por nuestras venas la sangre que corre sigue siendo amarilla... ( sin desmerecer para nada a CRE que nos acogio muy bien, y nosotros tambien le supimos corresponder )...
 

DYA Internet

e-mergencista experimentado
#17
Un pequeño apunte si se me permite, el 40 aniversario es de toda la DYA y no solo de Bizkaia. Por lo que es motivo de celebración para todos los miembros, ex-miembros, socios, trabajadores, voluntarios y colaboradores de la DYA.

Todos somos la DYA
 

DYA Internet

e-mergencista experimentado
#18
NO VAMOS DE HEROES

«Para estar aquí, tienes que valer». Así de claro lo tienen Jon Ander, José María, Josu y Constan. Los cuatro forman parte del equipo de la DYA de Bilbao y, aunque sus inicios son de lo más variados, hay algo que les une más allá del paso del tiempo.



Josu Moneo y Jon Ander Mallavia, de 47 y 21 años respectivamente, empezaron porque era «algo que les atraía». Josu es un veterano, mientras que Jon Ander apenas lleva tres años en la entidad. Dos generaciones diferentes unidas por un sueldo, ya que ambos reciben a finales de mes una remuneración por su trabajo.

«Tengo claro que me quiero dedicar a esto y, para ello, me he formado durante dos años en la escuela de aquí», explica Jon Ander, que mantiene grabada en sus retinas la celebración de su penúltimo cumpleaños. «Estaba de turno y nos llamaron porque un hombre se había suicidado en Santutxu», recuerda. Nada convencional, pero «ya me he acostumbrado y me gusta», apunta. Josu, por su parte, reconoce que hay ciertas cosas que se hacen muy cuesta arriba. «Es muy duro ver morir a una persona, y si es un niño mucho más. Se supera, pero no se olvida», expresa.

Con el brazalete

José María Collado, de 62 años, y Constan López, de 26, reflejan el espíritu puro de la DYA. Los dos son voluntarios, pero José María, que se estrenó en 1970, ya no recuerda muy bien por qué empezó. «Sólo sé que me acababa de sacar el carné de conducir y necesitaban a un conductor», evoca. Ropa de calle y brazalete de la DYA, nada que ver con los uniformes de hoy. «Eran otros tiempos y hacíamos lo que podíamos. Ahora sólo hago servicios especiales. Lo gordo se lo dejo a los jóvenes», declara.

El último en coger el testigo ha sido Constan. Para este bilbaíno que se estrenó en septiembre, ayudar en la carretera es «un compromiso social». Licenciado en Derecho, está opositando y aprovecha su tiempo libre para ayudar a la DYA. Eso sí, intenta reservar los fines de semana para estar con sus amigos. «Con mis conocimientos, sé que no voy a salvar una vida, pero, si puedo darle a mi compañero el botiquín, se lo doy. No vamos de héroes, sólo ayudamos a la gente», apunta.
 

DYA Internet

e-mergencista experimentado
#19
«LO MáS DURO DEL TRABAJO ES VER EL DOLOR DE LAS FAMILIAS» JUAN ANTONIO USPARICHA, PRESIDENTE DE LA DYA



Empezó en la DYA en 1966 «por voluntad hacia los demás» y hoy, a sus 87 años, sigue siendo el motor y el alma de la entidad. Defensor acérrimo de la vida, este vizcaíno de Busturia compaginaba su trabajo como ginecólogo con una vida dedicada a la carretera. Épocas diferentes, pero historias que se repiten.

-¿Cómo ha pasado el tiempo!

-¿Y que lo digas! Pero lo importante es que nuestro principio sigue siendo el mismo: intentar salvar siempre a una persona.

-Los medios, sin embargo, han variado.

-Y mucho. La coordinación que tenemos ahora con teléfonos de aviso, así como la distribución de ambulancias en las distintas áreas de cobertura, no existía hace años.

-En cuatro décadas de servicio, habrá vivido de todo.

-He cubierto accidentes por todas las carreteras y he estado presente en todas las catástrofes. Desde la explosión de Beyena hasta el siniestro en el monte Oiz. Por cierto, ese día nos dieron mal la dirección y llegamos con unas agujetas de dar vueltas que no te puedes ni imaginar.

-¿Hay que valer para soportar ciertas situaciones?

-Desde luego, pero lo más duro es ver el dolor de la familia. En una ocasión no pude soportarlo y autoricé el levantamiento de un cadáver porque habían pasado dos horas y el juez no llegaba. Casi me sancionan, pero no me arrepiento.

-De tantas desgracias, ¿se puede sacar algo positivo?

-Cuando la gente te da las gracias o te hace regalos por ayudarles -como una percha para colgar un traje, que no el traje- no puedes evitar que te saquen una sonrisa.

-¿Cuál diría que es la mayor satisfacción?

-Sin duda, haber podido ser útil.

-Su voz denota nostalgia.

-Sueño mucho con mi profesión, pero no puedo decir que la eche de menos, porque soy consciente de que no tengo la capacidad física necesaria para atender a alguien.

-Si retrocediéramos en el tiempo, ¿volvería a ser voluntario?

-Rotundamente, sí.

-¿Qué modificaciones introduciría?

-Una de las más importantes es la relativa a la circulación. Los responsables deberían tener en cuenta que las obras son un arma de doble filo y ser conscientes de la importancia de las consecuencias que se derivan de ellas.
 
Arriba