DOS NIÑOS DE 4 Y 7 AÑOS MUERTOS POR ATROPELLO

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

tanidya

e-mergencista experimentado
Autor #1
Dos hermanos de 4 y 7 años mueren al ser arrollados en un paso de cebra en Bilbao
Una furgoneta les embistió cuando cruzaban junto a su padre y otra hermana, con su madre esperando al otro lado, por un punto muy transitado donde no existe semáforo
ADOLFO LORENTE
ImprimirEnviar


El Ayuntamiento y la Diputación admiten que hacía falta un semáforo
BILBAO. DV. El barrio bilbaíno de Basurto quedó ayer conmocionado con la muerte de dos niños de 4 y 7 años al ser atropellados en un paso de cebra de la avenida Montevideo, a la altura del número 10, sentido Bilbao. El suceso ocurrió sobre las diez y media de la mañana. Según explicaron fuentes oficiales del Ayuntamiento, una furgoneta arrolló a la pequeña Oihane A.B. y a su hermano Aitor, de 7 años, cuando cruzaban la calzada junto a su padre y su otra hermana. Al parecer, la madre les esperaba al otro lado. La familia estaba empadronada en la villa y residía en el propio distrito, en la subida a Castrejana. El impacto fue tal que el vehículo desplazó a los menores «casi treinta metros».
El conductor, un joven de 25 años, prestó declaración en comisaría y quedó en libertad al no encontrar la Policía Municipal «indicios de conducción temeraria». Además, en el mismo lugar del siniestro, fue sometido a la prueba de alcoholemia, arrojando un resultado negativo. El Consistorio recalcó que el conductor en «ningún momento estuvo detenido».
La peligrosidad de la zona debido a la velocidad a la que circulan los vehículos, aunque no se puede transitar a más de 50 kilómetros por hora, ha sido denunciada en numerosas ocasiones por los vecinos. El problema de mayor gravedad es la ubicación de uno de los semáforos. El paso de cebra existente a la altura del número 10 y que sirve para bajar de Castrejana y cruzar los cuatro carriles de Montevideo –dos por sentido– está pintado unos veinte metros antes del semáforo. Por ello, cuando la densidad de tráfico es muy grande, como ayer, uno de los dos carriles queda ‘ciego’ tanto para el peatón como para el conductor, que por lo general, sólo frena a la altura del semáforo.
Al parecer, según las hipótesis que maneja la Policía Local, una furgoneta de grandes dimensiones estaba parada en el paso de cebra para dejar pasar a la familia. Cuando ya se encontraban en la calzada, por el otro carril apareció una furgoneta de reparto, una Citroën Berlingo de placas nuevas, que bajaba hacia Autonomía y que siguió su marcha «al ponerse el semáforo en verde». A continuación, se produjo el impacto. No obstante, la sección de Atestados de la Policía Municipal está investigando el atropello para esclarecer sus causas.
Un ruido «tremendo»
Escasos minutos después, se desplazaron hasta el lugar del siniestro varias dotaciones del servicio de emergencias de Osakidetza y de la Policía Municipal. Los vecinos, tras escuchar un «tremendo ruido», salieron a la calle para ver qué había ocurrido y posteriormente, asistir a los menores «con masajes cardiacos y practicándoles el boca a boca». Los dos quedaron varisentre sí. Uno en cada extremo de la calzada.
Tras el impacto, el estado de la niña era más grave que el de su hermano. Durante veinte minutos, según relataron varios testigos, los sanitarios intentaron reanimarle en medio de la calzada. Finalmente, la víctima fue trasladada al hospital de Basurto –situado a escasos 200 metros– donde falleció poco después.
Mientras, el pequeño Aitor fue evacuado al hospital baracaldés de Cruces. Su estado era tan delicado que quedó ingresado en la Unidad de Vigilancia Intensiva de Pediatría con un cuadro clínico de extrema gravedad. Según confirmaron fuentes del Departamento vasco de Sanidad, su fallecimiento se certificó alrededor de las nueve de la noche.
La madre, que se encontraba al otro lado de la calzada esperando a que cruzara su familia, también fue evacuada a Basurto presa de un fuerte ataque de nervios.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba