Desarrollan gel que evita cirugía urinaria

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

NitoCba

e-mergencista experimentado
Autor #1
Les paso una noticia que salió en un diario de mi provincia, desarrollaron un gel que evitaría la cirugía en los casos de reflujo urinario en los niños, es una enfermedad que afecta al 10% de ellos y, que se corregía con cirugía. El reflujo urinario en los niños es cuando la orina llega a la vejiga y parte de ella retorna a los riñones, produciendo infecciones, fiebre, etc.

Desarrollan gel que evita cirugía urinaria
El producto se inyecta en las vías urinarias. Permite corregir el reflujo de orina, patología que sufre el 10% de los chicos.


Marcela Fernández
De nuestra Redacción
mfernandez@lavozdelinterior.com.ar




Dos investigadores cordobeses del Ceprocor, por encargo de la empresa local Promedon, desarrollaron un producto biomédico que permite dar solución con un tratamiento poco invasivo al reflujo de orina, una patología frecuente en los niños, que casi siempre requería cirugía.

El producto –cuyo diseño y elaboración son enteramente cordobeses– se denomina Vantris, y se usa con éxito en pacientes desde hace alrededor de un año no sólo en la Argentina, sino también en diversos países de Latinoamérica y de Europa. Y se espera que también sea aprobado por el ente de regulación de medicamentos y productos médicos de Estados Unidos (Food and Drug Administration) para su uso en ese país.

El reflujo vesico uretral es una anomalía congénita por la cual la orina llega a la vejiga para ser eliminada, pero también vuelve a los uréteres y a veces a los riñones, lo que provoca infecciones urinarias, fiebre y vómitos. Tiene una incidencia mayor al 10 por ciento entre los niños y si no se trata en forma oportuna, puede lesionar en forma permanente los riñones.

La enfermedad tiene distintos grados de severidad, y el tratamiento convencional consiste en cirugía a cielo abierto, o bien en la prescripción de antibióticos a largo plazo, en casos leves.



El material desarrollado por los investigadores es un hidrogel que se inyecta a través de una aguja en la unión de la vejiga con el uréter, donde se "expande" y toma una forma similar a un volcán, reconfigurando la parte interna de las vías urinarias, lo que permite que la orina llegue a la vejiga pero que no retorne a los riñones y los dañe.

De esa manera, con un procedimiento mínimamente invasivo de media hora de duración, que no requiere internación, se logran resultados similares a los conseguidos con la cirugía, en una intervención más agresiva.

Cinco años de trabajo. "Renegamos un montón. Dimos marcha atrás muchísimas veces, y otras íbamos para adelante con todo, y después nos dábamos contra una pared", relató Dante Beltramo, doctor en química, y responsable del Laboratorio de Biotecnología del Ceprocor, que junto con su colega Ismael Bianco timoneó el desarrollo químico del producto.

De hecho, el desarrollo del material demandó entre dos y tres años de trabajo por parte del laboratorio que depende del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Provincia, y unos cinco años hasta que se convirtió en el producto buscado, junto con profesionales de Promedon.

"En este caso, la empresa tenía una problemática concreta a resolver y una necesidad específica, y tenían muy claro el producto que querían", contaron los investigadores.

El hidrogel del Vantris es un polímero sintético, o sea una molécula de gran tamaño formada por múltiples unidades, lo cual le permite tener características especiales.

En este caso, los requerimientos eran múltiples: que fuera biocompatible, es decir que no produjera rechazo en el organismo; que no fuera biodegradable, de modo que permaneciera "fijo" en el lugar de la implantación y no migrara a otros órganos; y que fuera capaz de deformarse para pasar por una aguja fina y larga, para después retomar la forma original.

"Después de muchos intentos llegamos a dos formulaciones, una que cumplía parcialmente lo que quería Promedon, y otra que esperábamos que fuera un poquito mejor, que fue la que efectivamente quedó", señalaron Beltramo y Bianco.

"Ahora estamos chochos, porque esto es lo que uno quiere cuando trabaja en ciencia", dijeron. Pero también confesaron que sintieron temor cuando el Vantris se probó por primera vez en seres humanos.

"Agradezco haberme enterado después, porque me hubiera pasado un par de noches sin dormir por el estrés, a pesar de que se habían hecho todas las pruebas necesarias", admitió Bianco.

Pasadas esas instancias, el Vantris es hoy un producto original, patentado por Promedon, del que son autores intelectuales los investigadores del Ceprocor junto a dos profesionales de la empresa, que cuenta con aprobación para su uso por parte de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos, y Tecnología Médica (Anmat), así como de la Comunidad Europea (marca CE).

Ya se investigan más usos. "La idea de este producto surgió con la intención de lograr una opción más innovadora de las que existían en el mercado para tratar patologías como la incontinencia urinaria y el reflujo vesico uretral", informó Daniela Valladares. Ella es responsable del Vantris en Promedon, empresa que nació en Córdoba en 1985 y está dedicada a la producción y distribución de tecnología médica, con foco en el área de la urología, que hoy exporta sus productos a 30 países.

"Hace ocho años Promedon comenzó a investigar con siliconas, pero no se lograron los objetivos", informó Valladares, quien señaló que por esa razón la empresa decidió recurrir al Ceprocor, con el que se firmó un contrato en 2002.

"Una vez que se lograron las primeras sustancias, se hicieron las pruebas in vitro (en células), y después se testearon en animales, en concreto en ratas, conejos y perros", explicó.

En el caso de los perros, el producto se implantó y se realizó un seguimiento de 12 meses para evaluar si permanecía en el lugar y no migraba a otros órganos. En algunos ensayos colaboró el Cequimap de la Universidad Nacional de Córdoba, en otros participó la Universidad Católica de Córdoba, en tanto que otras pruebas fueron desarrolladas en Estados Unidos.

Superados todos los testeos en laboratorio y en animales, se realizaron los ensayos clínicos en seres humanos, por medio de un protocolo multicéntrico que se desarrolló en tres centros de Brasil y dos de la Argentina, que tuvo un año de duración.

"El Vantris superó todas las pruebas en humanos, y los resultados se presentaron en el Congreso Mundial de Pediatría en Buenos Aires en 2007", precisó Valladares. Anticipó, además, que ahora se realizan investigaciones para testear su uso para fístulas recto vaginales, incontinencia fecal en adultos y reflujo gastro esofágico.

 

JuanMi

Co-administrador
Miembro del equipo
#2
Cierro la discusión por no estar directamente relacionada con las urgencias y emergencias.
Aún así, debido a su importancia, no elimino la noticia.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba