Derrumbe edificio en Guipuzcoa

Tema en 'Noticias de emergencias' comenzado por tanidya, 27 May 2007.

Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.
  1. tanidya

    tanidya e-mergencista experimentado

    Esta noche, a las 20:56, se han recibido varias llamadas informando de un fuerte estruendo en la localidad guipuzcoana de Fuenterrabia, en la avenida Jaizkibel número 9. Al lugar se han desplazado varias dotaciones de bomberos, policia local y autonómica y ambulancias.

    Al parecer y sin confirmar todavía los datos concretos, se trataba de un edificio en estado de semiabandono, pero utilizado como lugar de encuentro de jóvenes, que ha sufrido una posible explosión y posterior derrumbe de la primera planta.

    De momento hay confirmados 5 heridos, al menos dos de ellos rescatados por bomberos. Los jóvenes se podrian encontrar en el edificio jugando una partida de billar.

    Un herido con traumatismos en columna y policontusionado ha sido trasladado por una ambulancia de DYA al Hospital Comarcal del Bidasoa. Un segundo herido por una ambulancia SVB de Gipuzkoa Emergentziak al mismo hospital. Al Hospital de Guipuzcoa han sido trasladados otros dos heridos, uno en una UVI Móvil de Osakidetza, y el otro en una SVB de Gipuzkoa Emergentziak.

    1 herido leve ha sido al parecer también atendido en el lugar.
     
    Última modificación: 27 May 2007
    Etiquetas:
  2. Rosami

    Rosami e-mergencista experimentado

    EDICIÓN IMPRESA

    ALDIA
    «Se oyó un ruido y el suelo se hundió»
    Jóvenes que frecuentan el edificio abandonado que se derrumbó el sábado en Hondarribia, con cuatro heridos, aseguran que semanas antes se escuchaba «crujir» las paredes
    JUANMA VELASCO/
    SAN SEBASTIÁN. DV. «Se oyó un ruido como una explosión y el suelo se hundió». Con el susto todavía en el cuerpo, así recuerda el momento del derrumbe uno de los adolescentes que se encontraba dentro del edificio abandonado, usado como local para jóvenes, en el que cuatro chavales de 16 y 18 años resultaron heridos de gravedad el sábado por la noche en Hondarribia. Los cuatro han sido ya dados de alta y se recuperan en casa de sus lesiones. «No esperábamos que pasara algo así».

    Eran las 21.30 horas del sábado. Quince amigos de entre 16 y 18 años ocupaban el primer piso de un antiguo gallinero abandonado, en la zona de Tximista. Unos «jugaban al futbolín» y otros pasaban el rato «sentados en los sofás». De repente, el caos. El suelo se hundió y tras él, las paredes y el techo. De los quince jóvenes, sólo tres se libraron de caer entre los escombros. «Yo fui de los que se cayeron y los tres que quedaron arriba fueron ayudando a salir al resto de compañeros», cuenta el joven hondarribiarra, de 17 años.

    Poco a poco, los adolescentes salieron del edificio derrumbado. «Todos menos uno, que tenía el pie atrapado en los escombros», recuerda el joven, que también resultó herido en una rodilla. Tuvieron que venir los bomberos a rescatarle, aunque finalmente no fue de los que se «llevaron la peor parte».

    Este joven, que vivió los hechos en primera persona, visitó ayer a uno de los ingresados, que horas después fue dado de alta. «Tiene la pierna fracturada pero se va a poner bien», aseguró.

    El pequeño edificio abandonado, cuyo derribo está previsto para que se construyan viviendas, era frecuentado por una veintena de jóvenes desde hace dos meses. «Queríamos montar un gaztetxe donde poder organizar actividades», cuenta otro de los chavales que ayer se pasó por las ruinas. Habían pintado algunas paredes, colocado muebles... «Cuando hacía buen tiempo, sacábamos los sofás a la calle y, a veces, se escuchaba crujir las paredes y se oían ruidos», afirma el mismo chaval que, como el resto, no quiere que se conozca su identidad.

    Los jóvenes afirman que la Policía Municipal «sabía» que usaban el local pero «nunca nos dijeron que nos fuéramos ni que el sitio fuera peligroso. Es más, vinieron para investigar un robo de una máquina para cortar hierba, pero no para echarnos».

    Vecinos de la zona, en cambio, aseguran que «desde el primer día, la Policía Municipal precintó la zona. Lo que ocurre es que los chavales no hicieron caso y siguieron entrando en un lugar que no estaba en condiciones. Ha podido ser una tragedia mayor». La Policía local no quiso confirmar ayer su actuación en la zona.

    Pedro Sagarzazu, de un caserío cercano, pidió «que los edificios abandonados -aún quedan otros en pie en la zona- sean derribados cuanto antes para que no vuelva a pasar un accidente así».
     
  3. Rosami

    Rosami e-mergencista experimentado

    EDICIÓN IMPRESA

    ALDIA
    Siguen ingresados dos de los menores heridos tras un derrumbe en Hondarribia
    Padres de los afectados critican que la zona «no estuviera tapiada para evitar que nadie entrara»
    JUANMA VELASCO/
    SAN SEBASTIÁN. DV. Dos de los cuatro menores heridos en el derrumbe de un edificio abandonado que el pasado sábado tuvo lugar en Hondarribia continúan ingresados en centros hospitalarios. Uno de ellos, de 17 años, será operado hoy en el Hospital Donostia de una fractura de fémur y el segundo, de la misma edad, se recupera en una habitación del Hospital del Bidasoa de una fisura en la cadera. El pasado lunes, por error, se publicó en estas páginas que todos los menores heridos en el accidente habían sido dados de alta.

    El suceso tuvo lugar a las 21.30 horas del sábado. Quince amigos de entre 16 y 17 años ocupaban el primer piso de un antiguo gallinero abandonado, en la zona de Tximista, en Hondarribia. Unos «jugaban al futbolín» y otros pasaban el rato «sentados en los sofás». De repente, el suelo se hundió y tras él, las paredes y el techo. De los quince jóvenes, sólo tres se libraron de caer entre los escombros. Ayudándose unos a otros, los adolescentes salieron del edificio derrumbado. Todos menos uno, que tenía el pie atrapado en los escombros y al que tuvieron que rescatar los bomberos. Cuatro jóvenes resultaron heridos, de los que dos siguen ingresados.

    El pequeño edificio abandonado, cuyo derribo está previsto para que se construyan viviendas, era frecuentado por una veintena de jóvenes desde hace dos meses para «montar un gaztetxe donde poder organizar actividades».

    Padres de los adolescentes heridos mostraron ayer su indignación porque, según señalaron, «la Ertzaintza había dado instrucciones a la Policía Local de Hondarribia para que ese edificio estuviera vallado y tapiado para que no entrara nadie y la Guardia Municipal se lo saltó a la torera». Asimismo, se preguntan «cómo no se había procedido antes al derribo de un edificio ruinoso al que se podía acceder libremente».

    Los jóvenes que usaban el local aseguraron que la Guardia Municipal «conocía» el uso que le estaban dando al lugar «pero no procedió a su desalojo». No obstante, vecinos de la zona señalaron que, días antes del suceso, los policías «balizaron la zona e identificaron a los menores, que no hicieron caso y siguieron entrando».
     
Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.

Comparte esta página

Cargando...