Cuando los miomas se vuelven caso de emergencia

IsaGonz

e-mergencista novel
Se estima que una de cada cuatro mujeres presenta miomas uterinos, los cuales suelen ocurrir en mujeres entre los 30 y los 50 años y disminuyen su tamaño después de la menopausia. Pueden ser causa de hemorragia uterina excesiva, dolor, sensación de presión, infertilidad, aborto y parto prematuro.
El tratamiento quirúrgico puede corregir estos problemas, sin embargo existe la probabilidad de que vuelvan a aparecer.
La causa de los miomas uterinos se relaciona con los estrógenos, así como con un factor hereditario, que puede influenciar su aparición.
Muchas veces los miomas no presentan sintomatología; un tercio de las pacientes que son diagnosticadas de mioma uterino, presentan mayor masa abdominal, hemorragia uterina anormal, dolor en la pelvis o en el abdomen bajo, síntomas compresivos de órganos vecinos, lumbalgia o síntomas urinarios.
Aunque se relacionan con la infertilidad, las mujeres con miomas pueden quedar embarazadas pero sufrir de abortos espontáneos o de dificultades durante el parto.
En la inmensa mayoría de los casos estos miomas son tumores benignos, aunque las estadísticas indican que aproximadamente una de cada 10.000 pacientes con miomas presentarán un tumor maligno.
Aquella mujer que se diagnostica de mioma uterino no necesariamente precisa cirugía, especialmente si es asintomático. En caso de crecimiento, miomas grandes o sintomatología acusada, requerirán tratamiento, así como cuando se presenta una emergencia, como una hemorragia abundante y difícil de controlar. Este tratamiento puede ser mediante un tratamiento médico o mediante tratamiento quirúrgico.
Es muy importante conocer la diferencia entre los miomas y el quiste en el ovario, pues como verás aquí: http://www.centroginecologico.mx/quistes.html los quistes no representan emergencias médicas y tienen tratamiento, que puede ir desde el cambio de alimentación hasta medicamentos hormonales.
 
Arriba