CIRUGÍA BARIATRICA = MENOS MUERTES DE INDIVIDUOS OBESOS

arrabal

e-mergencista experimentado
Autor #1
Someterse a cirugía bariátrica reduce el riesgo de muerte en individuos obesos

CRISTINA G. LUCIO
MADRID.- Ayuda a mantener las pérdidas de peso durante más tiempo y reduce el riesgo de mortalidad. La cirugía bariátrica podría ser una buena opción para muchos pacientes con obesidad, tal como sugieren dos investigaciones publicadas en el último número de la revista 'The New England Journal of Medicine'.
Según ambos trabajos, la reducción de la masa corporal que se consigue con esta cirugía ayuda a evitar problemas de salud y contribuye a alargar la vida de estos pacientes.
Varios estudios anteriores habían puesto de manifiesto la relación directa entre la obesidad y un riesgo más alto de mortalidad. Sin embargo, pocos trabajos habían analizado si, por el contrario, una pérdida de peso mantenida se asociaba con una mayor esperanza de vida.
Además de escasos, los trabajos existentes al respecto mostraban diversidad de opiniones ya que algunas investigaciones observacionales habían asociado los adelgazamientos en personas obesas con peores pronósticos.
Para arrojar un poco más de luz sobre esta cuestión, un equipo dirigido por el doctor Lars Sjöström, de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), puso en marcha el estudio Swedish Obese Subjects. En la investigación se comparó a 2.010 pacientes con sobrepeso que deseaban someterse a una cirugía con un grupo de 2.037 individuos también con obesidad que rechazaron este método y prefirieron seguir una terapia convencional.
Después de un seguimiento de más de 10 años a ambos grupos, los resultados de su trabajo mostraron que las personas a las que se les había realizado una cirugía presentaban una considerable reducción en su riesgo de muerte comparados con el resto de participantes.
Eso sí, los investigadores reconocen que no pueden determinar con exactitud "si el efecto favorable a la supervivencia de la cirugía bariátrica se debe a la pérdida de peso o a otros efectos beneficiosos de los procedimientos quirúrgicos" y reclaman posteriores investigaciones que ayuden a dilucidar los mecanismos implicados.
Reducción de la mortalidad

Otra investigación, dirigida por Ted D. Adams, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Utah (EEUU) partió con el propósito de analizar los efectos de un tipo de cirugía específico: el 'bypass' gástrico. Para ello, compararon a un grupo de pacientes que se había sometido a esta intervención con un grupo de individuos obesos cuyos datos se obtuvieron de un registro de conductores.
Sus conclusiones fueron esclarecedoras: la mortalidad se reducía en un 40% en el grupo que había sido operado.
Además, los investigadores realizaron un análisis individualizado del riesgo que cada paciente tenía de desarrollar distintas enfermedades.
Sus datos mostraron que, en este grupo de participantes, las muertes por diabetes se reducían en un 92%, los fallecimientos por enfermedad coronaria lo hacían en un 56% y, en el caso del cáncer la cifra ascendía a un 60%.
Paradójicamente, los datos de este estudio ponían de manifiesto que las muertes por causas no relacionadas con una enfermedad sino debidas a circunstancias como un accidente o un suicidio aumentaban.
"Los datos sobre la asociación entre el estado psicológico previo a la intervención y posterior a la misma son limitados", explican los autores de esta investigación.
"Los resultados de nuestro trabajo sugieren que es necesario investigar la aproximación más óptima para evaluar a los candidatos para la cirugía, incluyendo la posible necesidad de una evaluación psicológica y un tratamiento psiquiátrico antes de la operación, y un seguimiento agresivo después de ella", apuntan.
En un editorial que acompaña a ambos trabajos en el 'New England', el experto George A. Bray, del Centro de Investigación Biomédica de Pennington (Luisiana, Estados Unidos), afirma que estos estudios muestran que las pérdidas de peso inducidas contribuyen a salvar vidas entre los pacientes obesos.
Para Bray, teniendo en cuenta los datos proporcionados por ambas investigaciones, sería necesario hacer una revisión en las guías que actualmente se utilizan para el empleo de la cirugía bariátrica.
Hasta el momento, este tipo de intervención sólo se indica en individuos con un índice de masa corporal mayor a 40 (35 en pacientes que también presentan enfermedades asociadas).
Sin embargo, según asegura este experto, el hecho de que ambos estudios hayan mostrado que pacientes con un índice de masa corporal menor pueden beneficiarse de estas intervenciones junto al descenso observado en el riesgo de desarrollar diabetes o cáncer en estos mismos individuos sugieren que tal vez sea el momento de reconsiderar estas guías.
"Estos autores muestran que estas pérdidas de peso [provocadas] salvan vidas de pacientes obesos", comenta Bray. "Ahora lo que falta por conocer es si las pérdidas de peso obtenidas son también efectivas para reducir la mortalidad", concluye.
 
Arriba