Apuñalan a un joven en plena calle

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

tanidya

e-mergencista experimentado
Autor #1
Fallece un joven ucraniano tras recibir dos puñaladas en una calle de Donostia
La víctima, de 23 años, murió desangrada después de haber sido agredida con arma blanca en el barrio de Amara Se ignora si el ataque se produjo por un ajuste de cuentas
AMAIA CHICO/

Sanitarios atienden en el lugar de los hechos, en Amara, al joven que poco después falleció en el Hospital Donostia. [JOSÉ MARI LÓPEZ]


SAN SEBASTIÁN. DV. Un evidente rastro de sangre sobre un Opel blanco aparcado frente al número 7 de la calle Eustasio Amilibia del barrio de Amara de San Sebastián evidenciaba sobre las 17.00 horas el trágico suceso que unos minutos antes había alterado la tranquilidad de una zona 'cerrada por festivo'. Ninguno de los trabajadores de los escasos establecimientos abiertos en los alrededores sabía exactamente qué es lo que había sucedido en la confluencia de la mencionada calle con Felipe IV.

Eran las cuatro y diez de la tarde cuando un joven extranjero de 23 años resultaba herido de muerte tras recibir varias puñaladas con un arma blanca, según informó el departamento vasco de Interior, que hasta el momento desconoce las circunstancias en las que se produjo la agresión.

La víctima, de nacionalidad ucraniana, sufrió dos heridas incisivas con un arma blanca, al parecer, una en el costado y otra en el estómago, por las que quedó tendido en el suelo.

Varias ambulancias acudieron al lugar de los hechos, donde los sanitarios atendieron al joven en un primer momento. Minutos después, fue trasladado al Hospital Donostia donde murió poco después de ser ingresado, debido a la gravedad de las heridas que presentaba en el tórax y por las que había perdido abundante sangre.

La Ertzaintza ha abierto una investigación para determinar las circunstancias del apuñalamiento mortal y para intentar localizar y detener a su autor o autores. Se desconoce si la agresión se produjo tras una pelea o discusión y la Policía no descarta tampoco que el fallecido fuese víctima de un ajuste de cuentas.

Sin testigos

Prácticamente ningún vecino presenció el momento ni las circunstancias de la agresión, aunque fueron varios los que posteriormente se arremolinaron detrás del cordón policial para intentar saber qué había ocurrido. «Cuando yo he llegado los sanitarios estaban atendiendo a un chico en el suelo», decía una vecina que había salido a pasear con su perro. «No he visto nada, sólo me he fijado en que había una chica muy nerviosa en la esquina que debía estar hablando por teléfono cuando ha pasado todo y que ha ido con los ertzainas me imagino para declarar si ha visto algo», explicaba, mientras comentaba lo sucedido con otra mujer.

Sólo el sonido de las sirenas de las ambulancias y de los coches patrulla de la policía alertó a los vecinos de lo ocurrido. Algunos de ellos se asomaron a las ventanas de sus casas para descubrir la dramática escena, sobre la que alguno aventuraba su propia hipótesis. «Seguro que será algún ajuste de cuentas», comentaba una vecina, que ya había presenciado alguna pelea entre inmigrantes en el parque conocido como de los institutos.

Media hora después de la agresión, sólo cuatro agentes aguardaban en el lugar de los hechos recabando pruebas para resolver un suceso con más incógnitas que certezas.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba