Aparcamos donde podemos, no donde queremos...

CurroJimenez

e-mergencista experimentado
Autor #1
He tomado prestado el titulo del post, a proposito de una anecdota que me ocurrio hace unos dias, aunque mas adelante revelare de donde y de quien he tomado dicho titulo.

Hace unos dias, en una esquina proxima a mi casa y mientras me equipaba para salir en moto, vi como salia de un Vado de una edificio comunitario un vehiculo de alta gama, a bordo iba una señora que tras cubrir el esapcio entre la fachada y la calzada y justo antes de incorporarse a la misma, observe como se colocaba un pinganillo en la oreja y acto seguido como un respingo se lo quitaba de la misma por algun motivo, y acto seguido se lo volvia a colocar mientras metia primera y se disponia a incorporarse a la circulacion.

Esa mañana, me sentia feliz y contento y dado que tenia un buen dia por delante, me dirigi hacia el vehiculo… le toque en el cristal.

Y con la mejor de mis sonrisas le espete…“Señora, buenos dias, ¿No seria mejor que se comprara un manos libres?”

Ante lo cual ella me contesto… “No si lo tengo, es que habia sonado el telefono”.

Y con la mejor de mis sonrisas le espete…”Mire Trabajo en XXX y se lo sigo por su Seguridad, ademas los compañeros del Cuerpo Nacional de Policia (que fue el motivo de que se lo quitara rapidamente al ver el coche patrulla), no tienen competencias en Seguridad Vial, con lo cual no la van a multar por llevar el auricular”.

Ella, insistio… “No, si no era por eso, es que me sono y se corto”

Y con la mejor de mis sonrisas la espete… “Señora, no se engañe… la reaccion que usted ha tenido a sido una respuesta automatica al ver al coche policial, ademas nada mas pasar el patrulla se lo volvio a colocar y tenia la primera velocidad metida para salir…Yo se lo digo por su seguridad, ya que conducir asi puede provocarle un accidente”.

Ella, arrinconada y descubierta “in fraganti” en vez de reconocer su error, salio con una reaccion tipicamente de nuestro pais… que es una salida hacia delante con un ataque frontal.

“Tu trabajas en XXX hay abajo” me contesto refiriendose a una Base cercana que tiene mi Servicio en la rotonda proxima. “Pues mira donde teneis aparcada la ambulancia” refiriendose a una Unidad que estaba aparcada al lado del Vado, en la puerta de una cafeteria. “Eso lo haceis todos los dias y nos quita visibilidad para salir del garaje, ademas hay no se puede aparcar”.

Y con la mejor de mis sonrisas, le espete… “Señora tiene usted razon, esta aparcada como el resto de los coches que estan detrás de ella. Pero no… no trabajo ahy, ademas los compañeros que vienen a esa Base no son siempre los mismos, pues rotamos por todas, con lo cual no siempre son las mismas personas”

“De todas formas” le segui comentando “estoy completamente seguro que si entra en la cafeteria y les pide que retiren la ambulancia y les hace la observacion que en ese lugar les resta visibilidad, ocasionando un cierto peligro para la salida del Vado, mis compañeros con muchisimo gusto le retiraran el vehiculo de ese lugar”.

Ella no contenta con la explicacion siguio con el ataque frontal… “¿Sabes lo que te digo?.... que estoy harta de decirselo, y las veces que lo he hecho me han mirado con malas caras”… (yo pense, “claro, si entra con esa mala leche, yo tambien lo haria”)… “La unica vez que salieron como alma que lleva el diablo, fue una vez que les dije que les estaban rajando las ruedas…” prosiguio… “Hasta he llamado al 092, y los Policias me han dicho que no podian multarlos “por que eran compañeros y como iban a hacerlo…””.

Y con la mejor de mis sonrisas, le espete… “Mire Señora, me cuesta pensar que los compañeros de la Policia Local ante un requerimiento de un ciudadano, no tomaran medias adecuadas, asi como multar a toda la fila de coches mal estacionados”.

Y ella una vez mas siguio… “¿Y sabes que te digo?... que cuando la han quitado, la han subido encima de la acera aquí en la esquina (al otro lado del Vado) tapandome la vision de la otra calle”.

Y con la mejor de mis sonrisas, le espete… “Mire Señora, si como veo esto es algo que se repite con frecuencia, le animo a que haga dos cosas… una llamar al 1-1-2 y que le pasen con mis compañeros indicandoles el numero del vehiculo que es ese numero que pone en el lateral y vera que rapidamente lo mueven de sitio, y si no escriba una carta aconpañada de fotos a tal direccion que es donde esta nuestra Base central… de todas formas ya le digo que Yo he trabajado mucho tiempo en la calle y he tratado al igual que mis compañeros en estacionar donde menos molestemos, pues no siempre podemos aparcar adecuadamente, y desde luego con mucho gusto he retirado el coche cuando asi me lo han solicitado, al igual que hacen mis compañeros”.

Viendo que no podia seguir por hay, vario el tema de la conversacion con otro ataque… “Ademas sabes… en cierta ocasión me dio un mareo muy fuerte en casa, que me cai redonda al suelo y mi hija de 8 años llamo al 1-1-2 y el Medico que la atendio le indico que no le enviaba ninguna ambulancia de ustedes”

Y con la mejor de mis sonrisas, le espete… “Mire señora, por lo que me cuenta debe estar Usted confundida, pues en nuestra Central de Comunicaciones no tenemos Medico, con lo cual debe tratarse de un error, le pasarian con el 061, ademas las competencias en los domicilios es de ellos y no nuestra, no obstante tratandose de un caso asi, en la que una menor informa que su Mama esta desvanecida en el suelo, dudo mucho que mis compañeros no enviaran de forma inmediata una Ambulancia aunque posteriormente avisaran al 061 para notificarles y preguntarles si se hacian cargo de la intervencion”.

“No obstante…” prosegui, “debe considerase muy orgullosa de haber consegido que su hija de tan solo 8 años, hubiera sido capaz de llamar a emergencias y dar las señas de la casa, lo cual es un gran logro para usted, la felicito por ello”.

A partir de entonces, ante el alago por mi parte, cambio radicalmente su tono de la conversacion, sintiendose mas relajada. “Es cierto, saco su manual de primeros auxilios y me levanto las piernas, y al final fue el portero el que me metio en su coche y me llevo hasta el hospital”

Y con la mejor de mis sonrisas, le espete… “Sabe… yo tengo un peque de 4 años y ya he conseguido que sepa como se llama, como se llaman sus papas y la calle donde vive. Ahora mismo”… prosegui “los profesionales de las emergencia estamos metidos en que se haga una reforma de la Asignatura de Educacion para Ciudadania, de tal forma que por Ley y venga el Gobierno que venga despues no se pueda quitar, y que los niños desde pequeños aprendan consejos de Autoproteccion, Proteccion Civil, Primeros Auxilios y Seguridad Vial”.

Ella, ya en un tono mas afable me dijo.. “Esa es una gran idea”.

Y con la mejor de mis sonrisas, le espete… “Es algo que sembraremos hoy y que cosecharemos dentro de algunos años, en otros paises nos llevan años de ventaja, y tienen a niños de 4 años que si te ven en casa caido y que no respondes, no saben que te pasa, pero si saben llamar a emergencias y decir donde viven”

Al final en un tono mas distendido, nos depedimos amablemente no sin antes…

Y con la mejor de mis sonrisas, le espete por ultima vez… “Señora no se lo tome a mal, a mi me encanta que haya gente que cometa locuras al volante y que cometa imprdencias, pues eso significa que nunca me faltara trabajo en los tiempos que corren, pero mi observacion del manos libres se lo decia por Usted, y mas que por Usted por la gente que la quiere y que la espera en Casa a que llegue… sus hijos, su familia, sus amigos, sus compañeros de oficina… toda esa gente que la quiere, que disfruta de su compañía y que la necesita”

Ella, me echo una ultima sonrisa y me agradecio finalmente el consejo, despidiendose con un ¡Gracias por todo!.

Total que finalizada la animada charla, me puse el casco y me dirigi a mis que haceres, feliz de haber concienciado por un pequeño momento a alguien sobre el uso de auriculares, y pensando que quizas habria evitado un accidente.

Pero todo este ladrillo que os he soltado viene a cuento a un articulo publicado por nuestro compañero Juan Luis en su Blog “De lo divino y lo humano” en la que hace una reflexion sobre que muchas veces los que trabajamos en esto aparcamos donde podemos, no donde queremos.

Lo lei dias despues, pero me hizo reflexionar lo cierto de sus palabras, y tambien me hizo hacer una reflexion importante para ambos lados de la balanza.

Por un lado de cara a los ciudadanos que sean comprensivos, por lo que explica Juan, que la mayoria de las veces dejamos la Unidad proxima por si hay que salir corriendo.

Y por otro lado para todos nosotros, que cuando dejemos la Unidad pensemos un poquito mas en los demas, y que tratemos de estorbar lo menos posible, quitandonos esa idea que dado que estamos de Servicio, podemos estacionar donde queramos y seamos un poco mas considerados… que de acuerdo muchas veces no se puede, o bien es por el tiempo preciso de tomarse un café rapido despues de un monton de avisos…. Pero al menos debemos intentarlo.

Con el permiso de su autor, y al igual que hizo Eusebio, os pongo los primeros parrafos a modo de introducccion y aquel que quiera que lea el resto… Yo lo he hecho y sinceramente… merece la pena os lo aseguro.

Lo iba a poner en el hilo que abrio Eusebio, pero veo que esta cerrado, con lo cual lo he puesto por aqui, dado que el motivo de mi conversacion con la Señora del coche era la prevencion. Dejo al buen criterio de los moderadores el moverlo donde consideren oportuno.

************************************

Aparcamos donde podemos, no donde queremos. Por Juan Luis

Es recurrente leer quejas sobre los lugares donde aparcan las ambulancias y los coches de policía. De modo que, aunque probablemente muchos seguirán quejándose igual después de leer esto, intentaré explicar los motivos.

Primero hablemos de la amable gente que pita, grita y protesta cuando bloqueamos una calle ¡porque estamos atendiendo una emergencia! Oiga, en serio ¿cree que si cuando llegamos hubiera habido sitio dejaríamos la ambulancia o el coche patrulla en medio de la calle sólo para molestarle a usted? Pero si no le conocemos ¿qué motivo tendríamos para enfocar nuestras energías en amargarle el día?

Cuando se trata de una emergencia no estamos para perder el tiempo, de modo que intentaremos parar lo más cerca del lugar del incidente. Si para eso debemos dejar la unidad en medio de la calle, bloqueando un garaje o haciendo el pino puente, pues tendremos que hacerlo. Pero si hay un huequecito y nos cabe ahí, no dude que lo haremos. Y si cuando usted llega resulta que hay sitio para parar pero aún así la unidad está en medio de la calle, tenga por seguro que ese lugar no estaba disponible cuando llegamos o que el conductor no lo vio por algún motivo (quizás porque iba con prisa intentando salvar una vida).

Ahora los celebres “cafés”. Sin duda, cuando usted llama al 1-1-2 desea que los servicios solicitados lleguen lo antes posible ¿verdad? Bueno, vamos a explicar otra cosilla antes de seguir. El personal de ambulancias (técnicos, médicos y enfermeros), normalmente no tiene “hora de comida”, es decir, tiene que comer entre servicio y servicio estando operativo toda la duración de su guardia (12 ó 24 horas), si el día es tranquilo genial, pero si no paran, pues comen en la unidad.

De modo que cuando ve al equipo de una ambulancia en una cafetería, ellos no saben si van a tener que salir corriendo dejando el bocadillo allí en cualquier momento ¿le parece normal que hayan aparcado sobre una línea amarilla o prefiere que busquen sitio como todo hijo de vecino y sumen el tiempo de recorrer 500 metros hasta la unidad cuando suene un aviso?

Me podrán decir que no estamos por encima de la ley, claro que no, estamos expuestos a la denuncia también, pero no me podrán decirme que no es de sentido común dejar la unidad lo más cerca posible.

Para leer mas, pinchar aqui
 
Última edición:
Arriba