640 muertos en una estampida humana en Bagdag

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Tolosa

e-mergencista experimentado
#2
HERALDO.es Edición del día 31-08-2005



EL NUEVO IRAQ
Mueren 650 peregrinos chiíes en una avalancha en Iraq
El pánico ha provocado un tumulto en uno de los puentes de Bagdad y causado la muerte de al menos 650 personas, la mayoría mujeres y niños. El miedo a un atentado suicida provocó la avalancha en el puente sobre el Tigris, cuya estructura cedió.
Fotógrafo: Thaier Al-Sudani/ REUTERS
Un hombre camina sobre el montón de zapatos que dejó atrás la multitud durante la estampida


EFE. Bagdad | Cerca de 650 peregrinos chiíes murieron este miércoles y 235 resultaron heridos en un estampida desatada al extenderse el rumor de que un terrorista suicida se hallaba entre la multitud que cruzaba un puente sobre el río Tigris en Bagdad. La mayoría de las víctimas son mujeres y niños chiíes que peregrinaban al santuario del Imán Musa al-Kadem, informaron fuentes del Ministerio de Interior. "La muertes fueron causadas, en su mayoría, por empujones, pisotones y caídas al vacío desde el puente", explicó un portavoz del citado ministerio.

El rumor extendió el pánico entre los miles de fieles, que comenzaron a correr en todas direcciones por el puente que conduce al barrio de Kadimiya, escenario en los últimos días de una de las peregrinaciones más importantes del calendario musulmán chií. Parte de la turbamulta quedó atrapada junto a una de las vallas, que cedió y provocó que cientos de personas cayeran al vacío y el río Tigris se poblara de cadáveres y heridos que gritaban con desespero auxilio.

"Hay decenas de ellos ahí abajo. Es muy difícil de calcular aún, pero creemos que los muertos son más de quinientos", explicó un miembro de los servicios de auxilio.

Fuentes médicas señalaron, por su parte, que los hospitales de "Al-Harq" y "Ciudad Médica", ubicados en la zona, se vieron desbordados, con cientos de cadáveres llegados en pocas horas, por lo que muchas de las víctimas debieron ser trasladadas a otros centros hospitalarios de la ciudad.

Las mismas fuentes puntualizan que algunos de los heridos sufren lesiones graves, por lo que no se descarta que la cifra de víctimas mortales pueda aumentar en las próximas horas. "Hasta el momento se calcula que hay 650 víctimas mortales y 235 heridos. Pero aún continúan las labores de rescate y auxilio", dijo un portavoz del Ministerio de Interior.

Esta es la catástrofe más grave ocurrida en Iraq desde que en marzo de 2003 comenzara la invasión y posterior ocupación estadounidense del país. El primer ministro del país, el chií Ibrahim al-Yafari, decretó tres días de luto oficial en todo el país.
Un atentado elevó la tensión

Pero la desgracia de los chiíes no se limitó a la trágica avalancha del puente si no que se cebó en forma de atentado en uno de los días de celebración más importantes. Horas antes de la tragedia, siete fieles murieron y cerca de 40 resultaron heridos en un ataque con morteros contra las filas de peregrinos que avanzaban por las atestadas calles del barrio de Kadimiya, el en norte de Bagdad.

Según fuentes policiales, tres proyectiles disparados de forma consecutiva cayeron a primera hora de la mañana en las inmediaciones de la mezquita del imán Musa al-Kadem. La zona estaba tomada prácticamente por la Policía iraquí desde la noche anterior ante el alto riesgo de atentados.

En marzo del pasado año, durante la fiesta sagrada chií de Ashura, al menos setenta personas perdieron la vida en un atentado suicida contra esta misma mezquita. La peregrinación de Musa al-Kadem, séptimo imán oculto según la tradición chií, es una de las más populares y multitudinarias de Iraq, recuperada con fervor tras años prohibida por la tiranía del depuesto Sadam Husein.

Desde primeras horas del martes, miles de fieles se apretujaban en largas colas para llegar a la mezquita de cúpula dorada, ubicada en uno de los barrios chiíes más poblados de la capital.

Con la llegada del Imám Musa al-Kadem, en el siglo VII después de Cristo, el chiísmo se escindió por primera vez en dos corrientes: una, la de los partidario de Ismail y otra la de los seguidores de Al-Kadem y sus sucesores, que ahora son mayoritarios en Irán.



 

Tolosa

e-mergencista experimentado
#3
EL NUEVO IRAQ
El número de peregrinos muertos en la avalancha en Bagdad aumenta a 841
El pánico a un atentado suicida ha provocado un tumulto en uno de los puentes de Bagdad y ha causado más de mil víctimas entre muertos y heridos, la mayoría mujeres y niños, número que sin embargo puede aumentar en las próximas horas. El ministro de Sanidad iraquí ha pedido la renuncia de sus homólogos de Defensa e Interior.
Fotógrafo: Thaier Al-Sudani/ REUTERS
Un hombre camina sobre el montón de zapatos que dejó atrás la multitud durante la estampida


AGENCIAS. Bagdad | Cerca de 680 peregrinos chiíes murieron este miércoles y 323 resultaron heridos en un estampida desatada al extenderse el rumor de que un terrorista suicida se hallaba entre la multitud que cruzaba un puente sobre el río Tigris en Bagdad. La mayoría de las víctimas son mujeres y niños chiíes que peregrinaban al santuario del Imán Musa al-Kadem, informaron fuentes del Ministerio de Interior. "La muertes fueron causadas, en su mayoría, por empujones, pisotones y caídas al vacío desde el puente", explicó un portavoz del citado ministerio. El ministro de Sanidad iraquí ha pedido a sus homólogos de Defensa e Interior que dimitan de sus cargos.

El rumor extendió el pánico entre los miles de fieles, que comenzaron a correr en todas direcciones por el puente que conduce al barrio de Kadimiya, escenario en los últimos días de una de las peregrinaciones más importantes del calendario musulmán chií. Parte de la turbamulta quedó atrapada junto a una de las vallas, que cedió y provocó que cientos de personas cayeran al vacío y el río Tigris se poblara de cadáveres y heridos que gritaban con desespero auxilio.

"Hay decenas de ellos ahí abajo. Es muy difícil de calcular aún, pero creemos que los muertos son más de quinientos", explicó un miembro de los servicios de auxilio.
Más de 800 muertos

Un total de 841 personas han muerto y 323 han resultado heridas, según las últimas cifras facilitadas por el Ministerio de Interior. Fuentes médicas indicaron, por su parte, que muchos de los heridos presentan lesiones extremadamente graves y que existe un importante número de desaparecidos, por lo que no se descarta que la cifra de víctimas aumente en las próximas horas. Los hospitales de "Al Harq" y "Ciudad Médica", ubicados en la zona, se vieron desbordados con cientos de cadáveres llegados en pocas horas, por lo que muchas de las víctimas debieron ser trasladadas a otros centros hospitalarios de la ciudad.

Ésta es la catástrofe más grave ocurrida en Iraq desde que en marzo de 2003 comenzara la invasión y posterior ocupación estadounidense del país. El primer ministro del país, el chií Ibrahim al-Yafari, decretó tres días de luto oficial en todo el país.

El ministro de Sanidad iraquí, Abdel Mutaleb Ali, responsabilizó a sus homólogos de Defensa e Interior de la tragedia y pidió a ambos que dimitan de sus cargos. "Los ministros de Defensa e Interior tienen que asumir sus responsabilidades y presentar su dimisión", dijo Ali en declaraciones hechas a los periodistas en la capital.ç.

Por su parte, los dirigentes aludidos, Saadun Al Duleimi y Bayan Yabr respondieron a Mutaleb que antes de la estampida las fuerzas de seguridad habían evitado "numerosos" intentos de atentado contra los peregrinos chiíes. Según explicaron, miembros de los servicios de seguridad, en cooperación con las fuerzas multinacionales, mataron a varios terroristas que trataban de penetrar en el barrio de Al Kadimiya, donde se encuentra la mezquita del imam Musa Al Kadem. "Proteger a cerca de tres millones de personas (las que según los ministros se encontraban en el área) en un ambiente de terrorismo como el que existe en Iraq no es fácil", explicó Yabr, que defendió la actuación de los departamentos de Defensa e Interior.

Según los ministros, entre los terroristas abatidos había extranjeros, uno de ellos de nacionalidad afgana que, según Yabr, murió junto a un grupo de terroristas iraquíes en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad desplegadas en la zona. "Lo que ha pasado en el puente no tiene ninguna relación con los problemas étnicos del país, como han defendido algunos medios de comunicación", detalló Al Duleimi, que descartó la posibilidad de que la tragedia no fuese accidental.
 

Tolosa

e-mergencista experimentado
#4
HERALDO.es Edición del día 01-09-2005



EL NUEVO IRAQ
El presidente iraquí responsabiliza a Al Zarqaui de una de las peores tragedias ocurridas en Iraq
Según las últimas cifras del Ministerio de Interior iraquí, al menos 1.030 personas murieron y 323 resultaron heridas por un avalancha de peregrinos que se dirigían a la mezquita del Imam Musa Al-Kadem, tercer santuario más sagrado para los chiitas en Bagdad.
Fotógrafo: Thaier Al-Sudani/ REUTERS
Un hombre camina sobre el montón de zapatos que dejó atrás la multitud durante la estampida


SHALAN AL YABURI. Bagdad | Una de las principales fiestas chiíes en Iraq se tiñó de sangre y se convirtió en una de las peores tragedias sufridas por el país al morir alrededor al menos 1.030 personas y otras 322 resultaron heridas en una avalancha de peregrinos desatada en un puente de Bagdad, según las últimas cifras facilitadas por el ministerio de Interior, informó la cadena de televisión Al Yazira.

La tragedia ocurrió en el puente que conduce a la mezquita de Musa Al-Kadem, tercer santuario más sagrado para los chiitas en Bagdad, al parecer tras correr el rumor de que había un terrorista suicida entre la multitud. Según el relato de la Policía, el pánico se propaló entre los miles de fieles, que comenzaron a correr en todas direcciones por el puente que conduce al barrio de Kademiya, escenario en los últimos días de una de las peregrinaciones más importantes del calendario musulmán chií.

Parte de la turba quedó atrapada junto a una de las vallas, que cedió y provocó que cientos de personas cayeran al vacío y el río Tigris se poblara de cadáveres y de heridos que gritaban desesperados en demanda de auxilio. Esta es la catástrofe más grave ocurrida en Iraq en la últimas décadas y la segunda estampida más cruenta registrada en el mundo durante una peregrinación en los últimos treinta años.
Acusaciones a Al Zarqaui

El presidente iraquí, Yalal Talabani, acusó al terrorista Abu Musab al Zarqaui, presunto cabecilla de Al Qaeda en Iraq, de la tragedia. "Detrás del ataque con morteros, que provocó el pánico entre la multitud, está el terrorista Al-Zarqaui, un criminal que atiza la hostilidad religiosa en Iraq", dijo Talabani en una entrevista exclusiva.

Desde el Ministerio de Sanidad se dió una explicación: "las muertes fueron causadas, en su mayoría, por empujones, pisotones y caídas al vacío desde el puente", explicó un portavoz del citado ministerio. El ministro de Sanidad iraquí ha pedido a sus homólogos de Defensa e Interior que dimitan de sus cargos.

Por su parte, un grupo radical iraquí atribuyó el ataque con proyectiles contra una mezquita chiita antes de la avalancha. En un comunicado difundido en Internet y reproducido por la televisión Al Arabiya, el autodenominado "Yaish al Taifa al Mansura" (Ejército de la Secta Victoriosa), suní, afirmó que disparó varios cohetes "Katiusha" contra los "apostatas" chiíes en el barrio de Al Kadimiya.

El grupo, presuntamente vinculado con la Organización de Al Qaeda en Iraq, del terrorista jordano Abu Musab al Zarqaui, afirmó que cometió el ataque en represalia por lo que calificó como "matanzas que los chiíes cometen contra los suníes", añadió la emisora. Varios líderes políticos y religiosos suníes han acusado recientemente a efectivos de antiguas milicias chiíes que se integraron a las fuerzas de seguridad de secuestrar y asesinar a miembros de la comunidad suní.

Por su parte, dirigentes chiíes responsabilizaron en el pasado a "terroristas" suníes del asesinato de decenas de miembros de su comunidad, incluidos varios clérigos.

Multitudinarias peregrinaciones

En marzo del pasado año, durante la fiesta sagrada chií de Ashura, al menos setenta personas perdieron la vida en un atentado suicida contra esta misma mezquita. La peregrinación de Musa al-Kadem, séptimo imán oculto según la tradición chií, es una de las más populares y multitudinarias de Iraq, recuperada con fervor tras años prohibida por la tiranía del depuesto Sadam Husein.

Desde primeras horas del martes, miles de fieles se apretujaban en largas colas para llegar a la mezquita de cúpula dorada, ubicada en uno de los barrios chiíes más poblados de la capital.

Con la llegada del Imám Musa al-Kadem, en el siglo VII después de Cristo, el chiísmo se escindió por primera vez en dos corrientes: una, la de los partidario de Ismail y otra la de los seguidores de Al-Kadem y sus sucesores, que ahora son mayoritarios en Irán.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba