40.000 fallecimientos anuales en España por MSC.

Belladonna

Super Moderator
Miembro del equipo
Respuesta: En España fallecen al año entre 40000-50000 personas por muerte súbita

25.000 cardiólogos en Barcelona
La capital catalana acoge un congreso que debatirá el peso de la herencia genética en la muerte súbita por infarto

MÓNICA L. FERRADO - Barcelona - 27/08/2009

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo, por delante del cáncer. Cada año, cerca de una tercera parte de las defunciones se deben a alguna patología relacionada con el corazón o los vasos sanguíneos. La prevención y la identificación de factores de riesgo permitirían reducir las muertes. Y éstos son algunos de los temas centrales del congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, que desde el sábado y hasta el miércoles reunirá a más de 25.000 cardiólogos en la Fira Gran Via de Barcelona. Se trata de uno de los mayores encuentros médicos del mundo.

La mejor medida de prevención consiste en seguir una vida sana, tema que formará parte de la agenda del congreso. Aún hoy, dos de cada tres pacientes que han sufrido un infarto o una angina de pecho no siguen los consejos de su médico para mejorar sus hábitos. En julio pasado, la revista JAMA publicó un estudio entre más de 20.000 hombres a los que siguió durante 22 años. Demostraba que los que hacían ejercicio regular, bebían moderadamente, no fumaban, no tenían sobre peso y seguían una dieta saludable (que incluía cereales, frutas y verduras) tenían un riesgo significativamente menor de padecer algún evento cardiovascular. Los hombres que se saltaron estos hábitos tenían el 21% de probabilidades de padecer un ataque al corazón, el doble que quienes siguieron cuatro de estos buenos hábitos.
Según otro estudio realizado en Suecia con mujeres, seguir seis de estos buenos hábitos puede reducir hasta el 80% el riesgo de hipertensión, una de las principales causas por las que falla el corazón.
Durante el congreso, se tratará la muerte súbita cardiaca, que cada año afecta a medio millón personas en el mundo. En los últimos años, por ejemplo, se ha avanzado en la investigación en la herencia genética relacionada con esta muerte súbita. Con la detección de nuevos genes y proteínas implicadas, se lograrán biomarcadores que permitirán tomar medidas preventivas en individuos con un riesgo heredado.
Pero también se evitarían muchas muertes si estas personas pudiesen recibir asistencia médica en el mismo momento. Actuar rápido es vital: la probabilidad de éxito de la desfibrilación disminuye en un 7-10% por cada minuto de retraso. Un estudio de Circulation, realizado por la Universidad de Washington entre población joven, demuestra que la instalación de desfibriladores en las escuelas puede contribuir a aumentar la supervivencia en caso de parada. También se presentarán experiencias pioneras sobre el uso de nuevas técnicas en el control de enfermos y para la asistencia en zonas rurales aisladas.


http://www.elpais.com/articulo/sociedad/25000/cardiologos/Barcelona/elpepusoc/20090827elpepusoc_1/Tes
 

Belladonna

Super Moderator
Miembro del equipo
Respuesta: En España fallecen al año entre 40000-50000 personas por muerte súbita

Los antecedentes familiares de cardiopatía tiene una incidencia importante en la muerte súbita

Las causas más frecuentes de muerte súbita son la enfermedad coronaria y el infarto, en mayores de 40, y las enfermedades hereditarias del músculo cardíaco y eléctricas, en deportistas y jóvenes

29.12.09 - 18:30 - EP | | MURCIA

Un estudio realizado en el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia ha demostrado que los antecedentes familiares de cardiopatía influyen más de lo que hasta ahora se había demostrado en la muerte súbita, que se podría prevenir más de esta forma.

El número de muertes súbitas que se producen en España en personas que no conocían padecer ninguna enfermedad del corazón oscila entre 3.000 y 4.000 personas al año, una cifra similar al número de fallecidos en accidentes de tráfico, según fuentes del Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) del Ministerio de Ciencia e Innovación.
Ahora, investigadores de la Red de Investigación Cardiovascular (Recava), perteneciente al Instituto de Salud Carlos III, han demostrado que la herencia familiar influye mucho más de lo que hasta ahora los científicos habían sido capaces de demostrar.
La investigación, coordinada por Juan Ramón Gimeno, fue realizada en el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia, donde durante cinco años se analizaron 2328 personas de 493 familias, identificándose entre ellos 222 afectados, la mayoría sin tener síntoma de enfermedad cardiaca.
Así pues, el 19 por ciento de las familias estudiadas tenían antecedentes de muerte súbita, y en el siete por ciento de los casos había más de una muerte súbita en la familia.
Los investigadores realizaron un importante número de pruebas como electrocardiograma y ecocardiograma, ecografía con contraste, registro de electrocardiograma de larga duración, pruebas de esfuerzo, test de provocación farmacológica, y en los casos en los que se consideró necesario, resonancias cardíacas.
De esas prueba, los investigadores pudieron obtener "una de las conclusiones más importantes, evidenciar que la proporción de afectación familiar en estas enfermedades era superior a la que figuraba en las investigaciones hasta ahora realizadas, especialmente en algunas enfermedades como la miocardiopatía dilatada en la que se alcanzó el 47 por ciento".
En total, en el 39 por ciento de los casos se consiguió diagnosticar al menos a un familiar afectado, según las mismas fuentes.
El estudio, publicado en el 'American Journal of Cardiology', revela que analizar los antecedentes familiares permite identificar un número importante de personas en riesgo que es de 100 a 200 veces superior a los resultados de los programas de 'screening' propuestos para los deportistas.
Con un programa de 'screening' de deportistas sería posible identificar a un afectado por cada 1.000 deportistas evaluados, explicó SINC, mientras que con el estudio de los hijos, hermanos y padres de los afectados por cardiopatías hereditarias se consigue diagnosticar la enfermedad entre un 10 y un 20 por ciento de los familiares de primer grado que se evalúan.
Esta investigación expone por primera vez los resultados del estudio sistemático de pacientes con diferentes y variadas cardiopatías hereditarias, valoradas de forma exhaustiva por un grupo multidisciplinar formado por cardiólogos, cardiólogos pediátricos, biólogos, genetistas, patólogos y psicólogos, entre otros profesionales.
La Red de Investigación Cardiovascular consideró "necesario" el desarrollo de unidades de estudio de cardiopatías familiares, que permitan identificar, estratificar y tratar a pacientes en riesgo de presentar una muerte repentina e inesperada, identificar hijos, hermanos y padres que pueden estar afectados, no haber presentado ningún síntoma y estar en riesgo de una muerte súbita.
"Contrariamente a lo que la sociedad general piensa, la muerte súbita no es sólo una cuestión de los casos de famosos jugadores de fútbol y deportistas de élite que conllevan tanta repercusión en los medios de comunicación. Todos los días se producen casos similares en España", reconocieron los autores a SINC.
Por eso uno de sus objetivos es la creación de grupos multidisciplinares de estudio, desarrollar registros multicéntricos y profundizar en la investigación genética. De hecho, distintos grupos de Recava ya están investigando las alteraciones genéticas que causan estas enfermedades y han conseguido identificar la mutación responsable de la enfermedad en más del 20 por ciento de las más de 1.500 familias que han estudiado.
Las causas más frecuentes de muerte súbita son la enfermedad coronaria y el infarto de miocardio sobre todo en mayores de 40 años, así como las enfermedades hereditarias del músculo cardíaco y eléctricas del corazón, sobre todo en deportistas y jóvenes. Es en estos últimos grupos donde incide la investigación recientemente publicada.

http://www.laverdad.es/murcia/20091229/local/region/antecedentes-familiares-cardiopatia-tiene-200912291830.html
 

robertolm1971

e-mergencista experimentado
Respuesta: En España fallecen al año entre 40000-50000 personas por muerte súbita

¡Buenas a todos/as!

Es la historia de siempre.
Las causas de muerte subita son bastante conocidas, aunque no llegues a diagnosticar el 100% de los casos.
Lo que no es de recibo es que se hagan revisiones medicodeportivas en el lavado de un gimnasio y a 20 crios a la vez en una hora. (Se hacen en bastantes sitios, no es broma).
Como en toda praxis medica, lo importante es:
1. Una correcta anamnesis, incidiendo en antecedentes personales de disnea, cefalea, palpitaciones, convulsiones, sincope en relacion con actividad fisica o en reposo.
2. Anamnesis de los antecedentes familiares: IAM, angor, AVC, valvulopatias, cirujia cardiovascular, muerte subita en familiares hasta de 2º grado... Anamnesis familiar del resto de aparatos, no solo el cardiovascular: asma de esfuerzo,...
3. Exploracion fisica: importante buscar soplos cardiacos y grandes vasos, pulsos distales, TA, habito marfanoide, pectux excavatum,...y por supuesto, exploracion del resto de aparatos.
4. ECG de reposo.

Esta descrito en estudios que hasta aqui, podemos diagnosticar o sospechar hasta el 95% de posible causas de muerte subita.
Para realizar correctamente todo esto, minimo se necesita media hora.

5. Prueba de esfuerzo: si se sospecha con los datos anteriores que subyace una potencial causa de muerte subita, o bien si se es mayor de 30 años o bien dependiendo de la disciplina deportiva o de la intensidad del ejercicio fisico que se quiere realizare.
Minimo media hora mas.
6. Otras pruebas complementarias: Holter cardiaco, Holter TA, ECO cardio, RNM cardiaca, test AIE (asma inducido por esfuerz),...

Como veis si se quiere hacer bien, las revisiones medicodeportivas, requieren su tiempo, que ya se sabe que muchas veces es nuestro peor enemigo.
 

Belladonna

Super Moderator
Miembro del equipo
Respuesta: 40.000 fallecimientos anuales en España por MSC.

El consumo de cocaína provoca el 3% de muertes súbitas en España

Un estudio indica que hasta el consumo de pequeñas cantidades puede matar

JOAN CARLES AMBROJO - Barcelona - 13/01/2010

Para quien dude de que la cocaína pueda llegar a matar de forma repentina, incluso tomándola en pequeñas cantidades, un estudio realizado por el Instituto de Medicina Legal de Sevilla ha demostrado que el 3% de muertes súbitas en el suroeste español están relacionadas con el consumo de esta droga recreativa. Los resultados los publica hoy la revista de cardiología European Heart Journal. Los autores del trabajo creen que se pueden extrapolar al resto de Europa, aunque la prevalencia puede variar de un país a otro.

Joaquín Lucena, jefe del servicio de Patología Forense del instituto sevillano, investiga cuidadosamente todas las circunstancias que rodearon una serie consecutiva de muertes súbitas entre los años 2003 y 2006. Durante el post-mortem, analizaron sangre y orina en busca de rastros de sustancias tóxicas, y estudiaron los órganos, centrándose en el sistema cardiovascular y el análisis toxicológico. También recopilaron información sobre abuso de sustancias antes de la muerte, las circunstancias y el escenario de la muerte. De las 668 muertes súbitas producidas durante el periodo del estudio, 21 fueron relacionadas con el uso de cocaína en hombres de entre 21 y 45 años y la mayoría de estas muertes fueron provocadas por cambios adversos en el corazón y las arterias, afirma Joaquín Lucena.

Los patólogos encontraron que los niveles medianos de cocaína en sangre u orina eran de 0,1 y 1,15 mg/l, respectivamente. Estas variaciones responden a factores relacionados con la droga (cómo fue tomada, cómo la procesó el cuerpo y qué otras sustancias se ingerieron al mismo tiempo) y también con el índice de masa corporal, el uso agudo o crónico de la droga y otros elementos subyacentes de salud, edad y sexo. De hecho, los investigadores consideran que cualquier cantidad de cocaína puede tener potencial tóxico, debido al hecho de que algunos pacientes sufrieron problemas con concentraciones relativamente bajas en sangre, mientras que otros toleraron grandes cantidades sin consecuencias.

Los investigadores también encontraron que el 8% de hombres que murieron después de consumir cocaína también fumaban y el 76% había ingerido alcohol. Se sabe que el ethanol, componente del alcohol, potencia la subida del efecto mientras que reduce el subsecuente bajón. Sin embargo, añaden, fumar y beber alcohol están asociados a enfermedades cardíacas. "La combinación de cocaína con uno o ambos hábitos se puede considerar un cóctel mortal que promueve el desarrollo de una muerte súbita por el corazón", explica Lucena.

Este es el primer estudio detallado que investiga la asociación entre la muerte súbita y la cocaína. "Para la diagnosis correcta de la muerte súbita, especialmente en adultos jóvenes, es importante utilizar un protocolo uniforme de la autopsia, incluyendo una investigación de la toxicología de la sangre y orina para las drogas ilícitas".

El consumo de cocaína es cada vez un mayor problema de salud pública en Europa, con un número estimado de 12 millones de consumidores, el 3,7% de promedio de la población adulta. En España la cifra se eleva al 7% (el 7,7% en el Reino Unido y el 6,6% en Italia). Entre los jóvenes (15 a 34 años), 7,7 millones (el 2,4%) la habían probado alguna vez. Pero según cifras de 2007, el 3% de jóvenes españoles, italianos y británicos la consumían de forma habitual.

En el editorial que los responsables de la Universidad de Medicina de la Universidad de Texas, EE UU, acompañaron el trabajo del equipo de Lucena, explican que la falta de protocolos uniformes en Europa para realizar el post-mortem en víctimas de muerte súbita les lleva a considerar que muchos casos en los que el consumo de cocaína puede estar implicada, podrían no haber sido reconocidos. "Los médicos deben considerar la posibilidad del abuso de la cocaína en un individuo joven con enfermedad cardiovascular o muerte súbita, especialmente en aquellos que no tengan los factores de riesgo tradicionales para la ateroesclerosis".

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/consumo/cocaina/provoca/muertes/subitas/Espana/elpepusoc/20100113elpepusoc_1/Tes

European Heart Journal 2010;doi:10.1093/eurheartj/ehp557
 

robertolm1971

e-mergencista experimentado
Respuesta: 40.000 fallecimientos anuales en España por MSC.

El consumo de cocaína provoca el 3% de muertes súbitas en España
Un estudio indica que hasta el consumo de pequeñas cantidades puede matar [
Para quien dude de que la cocaína pueda llegar a matar de forma repentina, incluso tomándola en pequeñas cantidades,
De hecho, los investigadores consideran que cualquier cantidad de cocaína puede tener potencial tóxico, debido al hecho de que algunos pacientes sufrieron problemas con concentraciones relativamente bajas en sangre,
"Los médicos deben considerar la posibilidad del abuso de la cocaína en un individuo joven con enfermedad cardiovascular o muerte súbita, especialmente en aquellos que no tengan los factores de riesgo tradicionales para la ateroesclerosis".
Bien, si el ejercicio fisico es un estimulante y lo practicas bajo efectos de sustancias estimulantes, el efecto es aditivo.

Pensar tambien en estas bebidas energeticas que todos conocemos (muchas empleadas en noches de farras) y que no dire nombres comerciales. Se ha descrito que 3 latas de bebida que contiene taurina pueden dar arritmias graves.

Otra posibilidad es la gente que consume productos "naturales" con concentrados polivitaminicos, pero que si miras su composicion, lleva adicionalmente sustancias estimulantes.
Es, al respecto, muy freqüente en las revisiones medico deportivas encontrar taquicardias en el ECG de reposo o taquicardizaciones desproporcionadas con el ejercicio fisico en el ergometro, y que tras mucho insistir en la anamnesis, reconoce el deportista tomar frascos de complejos vitaminicos y otras sustancias ergogenicas que, o bien lo compran por su cuenta en cualquier tienda o ha sido recomendado en el gimnasio de turno. (Vamos, solo falta entrar en su casa como House).

Saludos. Chao.
 

William2

e-mergencista experimentado
Muerte súbita cardiaca en cardiopatías genéticas y esperanzas de prevención

Las cardiopatías genéticas son la causa de una parte considerable de las muertes súbitas inesperadas en individuos jóvenes1. El más frecuente de este grupo diverso de trastornos es la miocardiopatía hipertrófica (MCH), que es también la principal causa de muerte súbita en personas jóvenes en Estados Unidos, incluidos los deportistas de competición2-4. Además, las enfermedades hereditarias menos frecuentes en la población general, como las canalopatías iónicas (es decir, los síndromes de QT largo o corto, el síndrome de Brugada o la taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica) y la miocardiopatía/displasia ventricular derecha arritmógena (C/DVDA) explican también una parte considerable de estas muertes1,5.
La expresión fenotípica de estas miocardiopatías genéticas (causa de las taquiarritmias ventriculares sostenidas malignas) es notablemente heterogénea2,3,6,7. La MCH y la C/DVDA constituyen anomalías estructurales que afectan predominantemente a los ventrículos izquierdo y derecho, respectivamente. Por su parte, las canalopatías iónicas se caracterizan por la ausencia de anomalías macroscópicas e histopatológicas, y las taquiarritmias ventriculares primarias con peligro para la vida se deben a mutaciones causales en genes que codifican proteínas reguladoras del transporte de iones a través de la membrana celular (p. ej., sodio, potasio y calcio)5.
Dada la temprana edad de las víctimas, con potencial de muchas décadas de vida productiva futura, estos trastornos genéticos constituyen un problema de salud pública con un considerable impacto social (tal vez no apreciado por completo por la comunidad médica ni la población general). De hecho, en este número de REVISTA ESPAÑOLA DE CARDIOLOGÍA, Gimeno et al8 sustancian este riesgo de muerte súbita inesperada presentando un número considerable (152) de estos episodios (en pacientes con una media de edad de 43 ± 18 años), que constituyen un 18% de los 846 miembros (en gran parte asintomáticos) de 103 familias, predominantemente con MCH, C/DVDA y canalopatías.
Por fortuna, durante los últimos 30 años, la medicina cardiovascular ha asistido al desarrollo del cardioversor-desfibrilador implantable (CDI), que es capaz de incidir de manera efectiva en estas situaciones catastróficas y evitar que se produzca una muerte súbita (fig. 1). En su artículo fundamental sobre los CDI de 1980, Mirowski et al9 describieron a 3 pacientes con un riesgo excepcionalmente alto que habían sobrevivido a dos o más paradas cardiacas. Por primera vez se demostró que el desfibrilador implantable actúa de manera espontánea y automática e interrumpe la fibrilación ventricular (FV). Es de destacar que, si bien el CDI no se diseñó inicialmente para pacientes jóvenes con cardiopatías genéticas, sino más bien para la cardiopatía isquémica, 2 de los 3 pacientes iniciales tenían MCH9. Sin embargo, en las dos décadas siguientes, no se tuvo en cuenta a los pacientes con MCH y otras cardiopatías hereditarias, en general, para esta estrategia mientras el tratamiento con CDI evolucionaba, y estos dispositivos se comercializaban en todo el mundo principalmente para pacientes ancianos con enfermedad coronaria10,11.

Fig. 1. Prevención de la muerte súbita en la miocardiopatía hipertrófica. Arriba a la izquierda: electrograma intracardiaco obtenido a la 1.20 durante el sueño, 5 años después de la implantación. Registro correspondiente a un varón de 35 años con miocardiopatía hipertrófica al que se implantó un cardioversordesfibrilador implantable (CDI) profiláctico por antecedentes familiares de muerte súbita y grosor extremo del tabique ventricular. A: taquicardia ventricular (TV) que se inicia de forma brusca, aparentemente sin provocación, a 200 lat/min; B: el desfibrilador detecta la TV y se carga; C: la TV evoluciona a fibrilación ventricular (FV); D: el desfibrilador emite una descarga de 20 J (flecha) que restablece de forma inmediata el ritmo sinusal. Se produjo una secuencia prácticamente idéntica 9 años después, también durante el sueño; el paciente tiene ahora 53 años y está asintomático (tomado de Maron et al13; reproducido con permiso de la Massachusetts Medical Society). Arriba a la derecha: diagrama de flujo que resume los resultados obtenidos con el CDI en 506 pacientes con MCH de alto riesgo de un registro multicéntrico internacional de CDI12. Abajo a la izquierda: tasas de activación del CDI en pacientes a los que se implantó el dispositivo con fines profilácticos por un único factor de riesgo. En la miocardiopatía hipertrófica, un solo factor de riesgo mayor en el perfil clínico individual del paciente basta para considerar el empleo de un CDI en prevención primaria. Abajo a la derecha: tasas acumulativas de la primera activación apropiada del CDI en pacientes con 1, 2 o al menos 3 factores de riesgo a los que se implantó con fines de prevención primaria (tomado de Maron et al12; reproducido con permiso de la American Medical Association).​
De todos modos, en la última década el tratamiento con CDI se ha aplicado a un número creciente de poblaciones de pacientes jóvenes con cardiopatías genéticas. El impulso más importante es el que se ha producido en la MCH, una enfermedad que causó el 60% de las muertes descritas en el estudio de Gimeno et al8. De hecho, la serie más amplia y estadísticamente más sólida de CDI en miocardiopatía hereditaria es un registro retrospectivo/ prospectivo, multicéntrico e internacional (42 centros de Estados Unidos, Europa y Australia) con más de 500 pacientes con MCH que presentaban un riesgo de muerte inaceptablemente elevado en todos los casos y a los que sus especialistas cardiovasculares implantaron un CDI con fines de prevención primaria o secundaria (fig. 1)12. Este registro de CDI estaba formado predominantemente por pacientes sin síntomas de insuficiencia cardiaca limitantes o con síntomas leves, y eran pacientes relativamente jóvenes (media de edad, 41 años en el momento de la implantación), con edades similares a la edad de muerte de los pacientes del estudio de Gimeno et al8. En un seguimiento medio de tan sólo 3,7 años, se produjeron descargas apropiadas del dispositivo por FV o taquicardia ventricular (TV) rápida en un 20% de los pacientes (fig. 1), con una proporción de casos de implantación respecto a vidas salvadas de 5:1. La tasa de descargas apropiadas del CDI fue del 5,5%/año en pacientes con una media de edad de tan sólo 44 años. En los pacientes mas jóvenes (≤ 20 años) en el momento de la implantación del CDI, la implantación se realizó en gran parte con fines de prevención primaria y hubo casi un 30% de activaciones apropiadas del CDI en pacientes cuya edad media era de 18 ± 4 años (es decir, un 7% anual). La tasa de activaciones apropiadas del CDI en la prevención secundaria (implantación después de una parada cardiaca) fue de un 11% anual y en la prevención primaria (basada tan sólo en factores de riesgo), del 4% anual (fig. 1). Estas cifras son similares a la tasa de muertes súbitas descrita en centros de referencia terciarios del periodo previo a los CDI2,3. En la actualidad, varios estudios monocéntricos de CDI en poblaciones con MCH también han puesto de manifiesto la capacidad de salvar vidas que tiene esta estrategia, tanto en prevención primaria como en prevención secundaria14-17. De hecho, la experiencia inicial del uso de CDI en la MCH13 motivó un uso más amplio y eficaz del desfibrilador en esa enfermedad14-17, y lo mismo ocurrió en los pacientes jóvenes con C/DVDA, síndrome de Brugada y síndrome de QT largo18-24. Lamentablemente, Gimeno et al8 no indican si en sus pacientes con estas enfermedades se contempló la posibilidad de un tratamiento con CDI.
Es de destacar que la prevención primaria de las cardiopatías genéticas, generalmente en pacientes jóvenes asintomáticos con factores de riesgo convencionales, es conceptualmente diferente de la prevención primaria en la cardiopatía isquémica tras un infarto de miocardio con fracción de eyección deprimida10,11. Además, las estrategias de estratificación del riesgo dirigidas a la selección de los pacientes para el uso de CDI en prevención primaria difieren considerablemente en las distintas enfermedades cardiacas hereditarias, dada la evidente heterogeneidad de la expresión fenotípica y de los mecanismos arritmogénicos2,3,6,7. Como la MCH es la más frecuente de estas enfermedades y también la más antigua, por lo que respecta a su identificación clínica, su algoritmo de estratificación del riesgo puede considerarse probablemente más maduro y establecido (fig. 1)17. Sin embargo, las diversas enfermedades arritmógenas hereditarias tienen en común la falta de un claro factor de riesgo cuantitativo y predominante (a diferencia de lo que ocurre en la enfermedad coronaria) debido a la variabilidad de expresión que presentan y la imposibilidad de combinar ensayos aleatorizados con una potencia estadística elevada en estos trastornos relativamente infrecuentes17.
De todos modos, hay pocas o ninguna duda respecto al uso de CDI en prevención secundaria tras una parada cardiaca en cualquier cardiopatía hereditaria. Los CDI profilácticos son la estrategia más utilizada de tratamiento primario en la prevención de la muerte súbita en pacientes con MCH, CVDA y síndrome de Brugada con riesgo considerado inaceptablemente alto; sin embargo, el tratamiento médico con bloqueadores beta sigue teniendo un papel importante como tratamiento profiláctico de primera línea en muchos pacientes con un síndrome de QT largo de alto riesgo7.
Es preciso señalar que las tasas generales de implantación de CDI difieren considerablemente en función del país y del sistema de asistencia sanitaria, debido a diversos factores culturales, sociales y económicos, y este hecho influye inevitablemente en las estrategias de prevención primaria de la muerte súbita en la MCH y otras enfermedades cardiacas hereditarias25. Las tasas generales de implantación en Estados Unidos superan ampliamente las de los países de Europa occidental (en 2-5 veces) y son muy superiores a las del Extremo Oriente, Oriente Medio y Europa del este. Aunque estas distancias se están reduciendo, las diferencias en la utilización de los CDI plantean claramente la posibilidad de que pacientes con cardiopatías genéticas y un mismo nivel de riesgo que residen en diferentes países puedan no tener el mismo acceso a los CDI profilácticos ni la misma oportunidad de prevención de la muerte súbita.
En el año 2010 se cumplen ya 30 años desde la introducción de los CDI en la práctica clínica por Mirowski y Mower9 y 10 años desde que los CDI se promueven y se utilizan sistemáticamente (y con éxito) en pacientes jóvenes con MCH13,17. Hoy está ampliamente aceptado que los CDI son uno de los avances más importantes que se han producido en la medicina cardiovascular en la presente era. La introducción de CDI en poblaciones de pacientes con MCH y otras cardiopatías arritmógenas constituye un nuevo paradigma para la práctica clínica. Los desfibriladores implantables aportan la única protección absoluta contra la muerte súbita, gracias a que interrumpen de manera efectiva la TV/FV, con lo que modifican la evolución natural de la enfermedad y brindan la oportunidad a muchos pacientes jóvenes de alcanzar una longevidad normal o casi normal y aspirar legítimamente a una vida larga y productiva pese a tener un sustrato arritmogénico impredecible.
VÉASE ARTÍCULO EN PÁGS. 268-76
Full English text available from: www.revespcardiol.org
http://www.revespcardiol.org/cardio/ctl_servlet?_f=40&ident=13147691&utm_source=MailingList&utm_medium=email&utm_campaign=E-summary:+[Revista+Española+de+Cardiología+Vol.63+Núm.+03]
 
Última edición por un moderador:

Belladonna

Super Moderator
Miembro del equipo
Respuesta: 40.000 fallecimientos anuales en España por MSC.

Una de cada cinco muertes súbitas afecta a menores de 40 años con enfermedades cardiovasculares hereditarias

JANO.es · 09 Abril 2010 13:26
La identificación de un defecto genético extrapolable a otros miembros de una misma familia supone un avance en la prevención de la muerte súbita.

El 20% de las 40.000 muertes súbitas sufridas en España cada año pueden afectar a pacientes menores de 40 años con enfermedades cardiovasculares hereditarias, ya sean estructurales o eléctricas del corazón, según explicó el doctor Ramón Brugada, director del Medical School de la Universidad de Girona y director del Cardiovascular Genetics Center UdG-IDIBGI, durante la IX Reunión de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la Sociedad Española de Cardiología, que se está celebrando en Valencia.Debido a esta circunstancia, "en los últimos cinco años, el estudio de la genética ha dado un vuelco revolucionario en la prevención de la muerte súbita, ya que, desde ahora, el diagnóstico de un paciente es habitualmente extrapolable al resto de miembros de una misma familia", afirma el doctor.

"Existen casos en España en los que se ha podido prevenir la muerte súbita de numerosos miembros de una familia gracias a los beneficios de la genética para la prevención de esta enfermedad", señaló.
Cuando se conoce el defecto genético que causa la enfermedad en una familia, "además del ahorro de tiempo que supone conocer la predisposición genética en sus miembros, estos avances permiten una reducción realmente significativa en el gasto sanitario para la prevención de la muerte súbita", afirmó el especialista.
Una prueba genética tiene un coste de unos 30 ó 40 euros, mientras que realizar los tests habituales para diagnosticar la patología - electrocardiograma, ecocardiograma, prueba de esfuerzo, estudio electrofisiológico o monitorización con Holter- se estima en 300 euros aproximadamente.

Corazón súper normal en deportistas
El doctor Brugada explicó que "la genética y el corazón súper normal son los grandes responsables de la muerte súbita en pacientes jóvenes y deportistas". Hasta ahora se creía que "el deporte extremo o de resistencia provocaba esta enfermedad y es cierto, en casos concretos de personas adultas que practican deporte extremo de manera repentina sin estar preparadas para ello", afirmó.
El unir esta circunstancia con algún factor de riesgo como el tabaco, la hipertensión, el colesterol, la diabetes o la obesidad puede provocar una enfermedad coronaria que desemboque en muerte súbita. Pero éste no es el caso de los jóvenes deportistas acostumbrados a practicar ejercicio de manera habitual, "así que hasta hace bien poco no se entendía esta patología en deportistas de elite", indicó.
Pero según señaló, "algunos deportistas de élite llegan a ser grandes estrellas del deporte gracias a su corazón súper normal que les permite mejorar los niveles estándares de ejercicio gracias a una hipertrofia cardiaca, un crecimiento del músculo cardíaco".
Este defecto genético "se compensa de manera natural con un engrosamiento de las células del corazón que hace que en cada latido se expulse un 80% de sangre en vez del 60% habitual", señaló. Esto conlleva una mayor resistencia, motivo por el que este tipo de perfiles suele destacar en el deporte sin saber a qué es debido su extraordinario potencial.
Al llegar a categorías superiores, "son obligados a someterse a exhaustivos exámenes médicos y es entonces cuando se dan cuenta de su anomalía cardiaca y deben abandonar el deporte", indicó el especialista.
Sin embargo, "estas circunstancias pueden darse también en deportistas corrientes, así que es importante acudir al médico al reconocer algún síntoma, como palpitaciones o pérdida de conocimiento repentina", recordó Brugada.
http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/cada/cinco/muertes/subitas/afecta/menores/40/anos/enfermedades/cardiovasculares/hereditarias/_f-11+iditem-9879+idtabla-1
 

William2

e-mergencista experimentado
Respuesta: 40.000 fallecimientos anuales en España por MSC.

Entonces me queda la duda, el deporte es salud?.:shock::roll:
 
Última edición:

Belladonna

Super Moderator
Miembro del equipo
Respuesta: 40.000 fallecimientos anuales en España por MSC.

Una única exploración descarta las tres causas principales de muerte súbita en deportistas jóvenes

JANO.es · 04 Junio 2010 14:11
Una resonancia magnética cardíaca permite desestimar patologías como la displasia arritmogénica, la miocardiopatía hipertrófica o anomalías coronararias.

La muerte de los futbolistas de élite Antonio Puerta y Dani Jarque, sumada a la de otros anónimos deportistas que se desplomaban sobre el terreno de juego, abrió el debate sobre la imprevisible muerte súbita entre los deportistas jóvenes. ¿Son más propensos los deportistas de élite que el resto de la población a sufrir una muerte súbita cardíaca? En opinión del radiólogo Alberto Hidalgo, miembro de la sección de Radiología Cardiotorácica del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, de Barcelona, esto es así. Sin embargo, este experto defiende que con una sola exploración se pueden descartar las tres causas principales de muerte súbita en atletas jóvenes.

“A través de una resonancia magnética cardíaca, que es una prueba sin muchas complicaciones, podemos descartar una displasia arritmogénica, una miocardiopatía hipertrófica o anomalías coronarias”, señaló Hidalgo, en su participación en el XXX Congreso de la Sociedad Radiológica Médica (SERAM), que se celebró en el Palacio de Congresos y Exposiciones de A Coruña el pasado mayo.

Incidencia mayor en deportistas
Según un estudio realizado por el equipo del doctor Hidalgo con 40 deportistas menores de 35 años, la incidencia de las anomalías cardíacas en estos atletas es ligeramente superior a la del resto de la población, alcanzando entre un 15% y un 17%. Deportes como el remo, el ciclismo, el esquí, el culturismo o las carreras de fondo son de una intensa actividad, algo que puede generar o agravar lesiones en el corazón. De hecho, las actividades físicas de gran esfuerzo pueden provocar alteraciones en el grosor de la pared del corazón, lo que se conoce como cardiopatía hipertrófica.

Mientras que deportistas que tienen alguna anomalía coronaria pueden ver agravada su situación debido a su actividad física de alta exigencia, “muchas anomalías cardíacas que no se ponen de manifiesto con la actividad normal, pueden manifestarse durante una intensa actividad física deportiva”, aclara Hidalgo.

En los casos en los que se detecta uno de estos problemas que pueden acabar en una muerte repentina, los médicos aconsejan a los jóvenes, generalmente, que abandonen la práctica deportiva, aunque depende del tipo de anomalía. “Si es grave se les indica que dejen el deporte; si se trata, por ejemplo, de un septo interventricular ligeramente aumentado -el tabique que separa las cámaras del corazón y que es lo que más frecuentemente aumenta de tamaño-, se le dice que lo deje y se vuelve a hacer una resonancia en seis meses”, explica el experto.

En algunas ocasiones, la lesión se cura, con lo que el deportista puede volver a su actividad. No obstante, si no remite la lesión, es necesario realizar un cribado familiar para descartar que la misma enfermedad la padezcan otros parientes. “Y en otros casos, como la medicina no es una ciencia exacta, no está claro lo que hay que hacer y queda a criterio del médico responsable y el paciente”, añade Alberto Hidalgo.

El Congreso Nacional de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) congregó en A Coruña a más de 2.100 especialistas en el mayor evento de estas características que se realiza en español en todo el mundo.

http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/unica/exploracion/descarta/tres/causas/principales/muerte/subita/deportistas/jovenes/_f-11+iditem-10422+idtabla-1
 

Belladonna

Super Moderator
Miembro del equipo
Respuesta: 40.000 fallecimientos anuales en España por MSC.

Aunque la evaluación del riesgo genético de enfermedad coronaria permite identificar los individuos con un mayor riesgo de sufrir un primer evento, no está clara su utilidad clínica
Datos del estudio:

Titulo original: A multilocus genetic risk score for coronary heart disease: case-control and prospective cohort analices

Autores: Ripatti S, Tikkanen E, Orho-Melander M, Havulinna AS, Silander K, Sharma A, Guiducci C, Perola M, Jula A, Sinisalo J, Lokki ML, Nieminen MS, Melander O, Salomaa V, Peltonen L, Kathiresan S

Publicación: The Lancet 2010;376:1393-1400

Fecha de publicación: Fri, 29 Oct 2010 00:00:00 GMT

Firma: Dr. J Guindo y Dr. I. Duran

Estudio:
El objetivo de este estudio fue validar la relación observada en los estudios genómicos entre varios polimorfismos de nucleótido único (SNPs) y la enfermedad coronaria así como obtener una estimación más precisa del riesgo mediante un seguimiento de cohorte. Para ello se probaron 13 SNPs que recientemente se han demostrado relacionados con la enfermedad coronaria en un estudio de casos-control (3829 participantes con enfermedad coronaria y 48897 controles sin enfermedad) y un estudio de cohorte prospectivo que incluyó 30725 participantes sin enfermedad cardiovascular. En el análisis de cohorte prospectivo1264 participantes sufrieron un primer evento coronario durante una mediana de seguimiento de 10.7 años (rango intercuartil [RIC] 6.7-13.6). La puntuación de riesgo genético se asoció con un primer evento coronario. En comparación con el quintil inferior de riesgo genético, los participantes del quintil superior tenían un riesgo coronario 1.66 veces superior en un modelo que ajustó los factores de riesgo tradicionales (IC 95% 1.35—2.04, p=7.3×10-10). El ajuste de los antecedentes familiares no modificó esta estimación. La puntuación del riesgo genético no mejoró el índice C con respecto a los factores de riesgo tradicionales y los antecedentes familiares (p=0.19) ni tampoco tuvo un efecto significativo sobre la reclasificación neta, 2.2%, p=0.18, aunque tuvo un efecto discreto sobre el índice de discriminación integrado (0.004, p=0.0006). Los resultados del análisis de casos-control fueron similares. Por lo tanto, aunque la evaluación del riesgo genético de enfermedad coronaria permite identificar los individuos con un mayor riesgo de sufrir un primer evento, su utilidad clínica no está clara.
 

Belladonna

Super Moderator
Miembro del equipo
Respuesta: 40.000 fallecimientos anuales en España por MSC.

En el síndrome de brugada con ecg tipo 1, el riesgo es más elevado en personas con síncope, antecedentes familiares de muerte súbita y estudio electrofisiológico positivo

Datos del estudio
Titulo original: Risk stratification in individuals with the Brugada type 1 ECG pattern without previous cardiac arrest: usefulness of a combined clinical and electrophysiologic approach

Autores: Delise P, Allocca G, Marras E, Giustetto C, Gaita F, Sciarra L, Calo L, Proclemer A, Marziali M, Rebellato L, Berton G, Coro L, Sitta N

Publicación: Eur Heart J 2011;32:169-176

Fecha de publicación: Fri, 21 Jan 2011 12:03:24 GMT

Firma: Dr. J Guindo y Dr. I. Duran

Estudio
El objetivo de este trabajo es hacer una estratificación del riesgo de los individuos con un patrón en el electrocardiograma (ECG) de síndrome de Brugada tipo 1 como prevención primaria de la muerte súbita. Se incluyeron 320 pacientes (258 hombres, mediana de edad de 43 años) con patrón tipo 1 en el ECG sin paro cardiaco previo. De éstos 54% tenían el patrón espontáneo en el ECG y un 46% inducido por fármacos.
Un tercio habían sufrido un síncope y dos tercios estaban asintomáticos. Se sometieron a estudio electrofisiológico (EEF) 245 pacientes y 110 recibieron un desfibrilador automático implantable (DAI). Durante el seguimiento (mediana de 40 meses), 17 pacientes sufrieron un evento arrítmico grave (14 se reanimaron de una fibrilación ventricular y 3 muerte súbita). Tanto un ECG tipo 1 espontáneo como un síncope aumentaron el riesgo significativamente (tasa de eventos anual 2.6% y 3.0% vs. 0.4 y 0.8%). Se produjeron eventos arrítmicos graves en un 14% de los sujetos con EEF positivo y en ninguno con un EEF negativo y en un 5.3% de pacientes sin EEF. Todos los eventos arrítmicos graves su produjeron en sujetos que tenían al menos dos factores de riesgo potenciales (síncope, antecedentes familiares de muerte súbita y EEF positivo). Entre estos pacientes, aquellos con un ECG tipo 1 espontáneo tuvieron una tasa de eventos del 30%. Puede concluirse que entre las personas con síndrome de Brugada y ECG tipo 1, el riesgo es más elevado en aquellos con síncope, antecedentes familiares de muerte súbita y estudio electrofisiológico positivo.
 

Belladonna

Super Moderator
Miembro del equipo
Respuesta: 40.000 fallecimientos anuales en España por MSC.

La muerte súbita relacionada con el deporte en la población general es bastante más habitual de lo asumido
Datos del estudio

Titulo original: Sports-Related Sudden Death in the General Population

Autores: Marijon E, Tafflet M, Celermajer DS, Dumas F, Perier MC, Mustafic H, Toussaint JF, Desnos M, Rieu M, Benameur N, Le Heuzey JY, Empana JP, Jouven X

Publicación: Circulation 2011;124: 672-681

Fecha de publicación: Fri, 02 Sep 2011 00:00:00 GMT

Firma: Dr. J Guindo y Dr. I. Duran

Estudio
Estudio prospectivo sobre la prevalencia, las características y la evolución de la muerte súbita relacionada con el deporte en la población general, no en atletas de competición.

Se estudió entre 2005 y 2010 sujetos entre 10 y 75 años. La carga global de muerte súbita relacionada con el deporte fue de 4.6 casos por millón de personas y año, siendo el 6% en jóvenes atletas de competición.

La edad de los sujetos fue de 46±15 años y un 95% fue en hombres. Aunque se presenciaron la mayoría de casos (93%), solamente se iniciaron maniobras de reanimación por parte de los testigos en un 30.7% de los casos.

Los mejores predictores de supervivencia al alta hospitalaria fueron las maniobras de reanimación por testigos (odds ratio 3.73, IC 95% 2.19 a 6.39, P<0.0001) y uso inicial del desfibrilador (odds ratio 3.71, IC 95% 2.07 a 6.64, P<0.0001). Sobrevivieron un 15.7% (IC 95% 13.2% a 18.2%).

Los autores concluyen que la muerte súbita relacionada con el deporte en la población general es bastante más habitual de lo que se pensaba.
 

Belladonna

Super Moderator
Miembro del equipo
Respuesta: 40.000 fallecimientos anuales en España por MSC.

El 50% de los pacientes que sufren muerte súbita no manifiesta síntomas previos

El 65-70% de los casos se debe a enfermedad coronaria; el 15-18%, a miocardiopatías; el 5-10%, a otras causas cardiovasculares, y el 5-10% restante es de origen desconocido.

El 50% de los pacientes que sufren muerte súbita no manifiesta síntomas previos, lo que dificulta enormemente su tratamiento, según destaca el doctor Jesús Almendral, miembro de la Sociedad Española de Cardiología, en un artículo publicado recientemente en el British Heart Journal. Cada año mueren en España alrededor de 15.000 personas por este motivo.

Otros datos que destaca este experto, coautor del artículo, es que entre el 65% y el 70% de los casos de muerte súbita se deben a enfermedad coronaria, entre un 15% y un 18% vienen provocados por miocardiopatías, entre un 5 y un 10% por otras causas cardiovasculares y entre el 5 y el 10% restante, por causa desconocida.

Almendral recuerda que el pronóstico de supervivencia de las personas que sufren una parada cardíaca fuera del medio hospitalario es muy bajo, de apenas el 10%. "En los casos de muerte súbita cobra una especial importancia la reacción de las personas que atienden al paciente, ya que realizar una reanimación cardiopulmonar en los minutos siguientes y trasladarlo a un servicio de urgencia elevará enormemente las posibilidades de supervivencia", destaca Almendral.

En el artículo, publicado en el mes de octubre, se evalúa cuál es el mejor tratamiento para los pacientes que han sobrevivido a un episodio de muerte súbita y destacan los resultados de diversos estudios aleatorizados que demuestran que el desfibrilador implantable es más eficaz que la medicación convencional.

Según Almendral, "se ha demostrado que la implantación de un desfibrilador en el cuerpo del paciente aumenta las posibilidades de supervivencia; aun así, el desfibrilador sólo reacciona cuando la arritimia cardíaca ha tenido lugar, por lo que otros tratamientos, como la ablación o la cirugía, suelen ser complementarios para determinados pacientes".

Actualmente, la SEC está llevando a cabo el Estudio Español de Muerte Súbita en Deportistas, que pretende reunir todos los casos de muerte súbita que se producen en España relacionados directamente con la práctica deportiva, con el objetivo de establecer una gran base de datos que permita desvelar sus verdaderas causas.

British Heart Journal (2011); doi:10.1136/hrt.2009.188375
 

Belladonna

Super Moderator
Miembro del equipo
Respuesta: 40.000 fallecimientos anuales en España por MSC.

REMI 2062. Muerte súbita durante la práctica deportiva no competitiva en personas de edad media

ARTÍCULO ORIGINAL: Sudden cardiac arrest during sports activity in middle age. Marijon E, Uy-Evanado A, Reinier K, Teodorescu C, Narayanan K, Jouven X, Gunson K, Jui J, Chugh SS. Circulation 2015; 131: 1384-1391. [Resumen] [Artículos relacionados]

INTRODUCCIÓN: Los beneficios en salud de la actividad física en adultos son reconocidos [1], habiéndose demostrado que niveles moderados de actividad física llegan a reducir un 20% la mortalidad [2, 3]. Al contrario del deporte de competición, existen pocos estudios [4, 5] que evalúen lamuerte súbita cardiaca (MSC) durante la práctica deportiva de esparcimiento, y un mejor conocimiento podría ayudar al desarrollo de estrategias preventivas.

RESUMEN: Estudio de todos los casos de MSC de 35 a 65 años entre 2002 y 2013. Se registraron variables demográficas, relacionadas a las circunstancias de aparición, maniobras de resucitación y aspectos relativos a la historia médica anterior de las víctimas. Se realizó un estudio comparativo entre las MSC asociadas a la práctica deportiva y el resto de los casos. De un total de 1.247 MSC, 63 (5%) se produjeron durante práctica deportiva, con edad media de 51,1 ± 8,8 años, e incidencia de 21,7 casos por millón de habitantes y año. La MSC en el deporte comparado con el resto presentó mayor incidencia en hombres que en mujeres (RR 18,7 frente a 2,6), mayor presencia de testigos (87 frente a 53%; P < 0,01), realización de maniobras de resucitación (44 frente a 25%; P = 0,001), fibrilación ventricular (84 frente a 51%; P < 0,001), y mayor supervivencia al alta hospitalaria (23,2 frente a 13,2%; P = 0,04). Los casos de MSC en el deporte presentaban una enfermedad cardiaca previa en el 16% de los casos, factores de riesgo cardiovascular en el 56% y síntomas cardiovasculares típicos en la semana previa en un 36%. Como limitaciones del estudio destacaron la baja incidencia de MSC entre mujeres, la ausencia de información respecto a si había entrenamiento regular previo, y el nivel de carga de ejercicio en el momento del evento.

COMENTARIO: La MSC asociada al deporte representa una pequeña proporción de todos los casos de MSC. Casi 2/3 de los mismos presentan una enfermedad cardiovascular previa y síntomas previos. Los resultados refuerzan el beneficio y el bajo riesgo de la actividad deportiva, pero ofrecen la necesidad de una adecuada educación con el objetivo de incrementar la seguridad por un lado y por otro fomentar la actividad deportiva, y recordar el beneficio de evitar el ejercicio extremo en pacientes con enfermedad cardiovascular conocida o factores de riesgo. Así mismo, orienta a la utilidad de políticas que promuevan la educación comunitaria en técnicas de resucitación, asociada probablemente al alto porcentaje de supervivencia, junto a la presencia de testigos y la presentación con ritmo desfibrilable, así como a la necesidad de disponer de DEA en lugares públicos donde se realice práctica deportiva.

Juan B. López Messa
Complejo Asistencial Universitario de Palencia
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Julio 2015.



ENLACES:
  1. Using physical activity to gain the most public health bang for the buck. Manini TM. JAMA Intern Med 2015; 175: 968-969. [PubMed]
  2. Effect of moderate to vigorous physical activity on all-cause mortality in middle-aged and older australians. Gebel K, Ding D, Chey T, Stamatakis E, Brown WJ, Bauman AE. JAMA Intern Med 2015; 175: 970-977. [PubMed]
  3. Leisure time physical activity and mortality. A detailed pooled análisis of the dose-response relationship. Arem H, Moore SC, Patel A, Hartge P, Berrington de Gonzalez A, Visvanathan K, Campbell PT, Freedman M, Weiderpass E, Adami HO, Linet MS, Lee IM, Matthews CE. JAMA Intern Med 2015; 175: 959-967. [PubMed]
  4. Sports-related sudden death in the general population. Marijon E, Tafflet M, Celermajer DS, Dumas F, Perier MC, Mustafic H, Toussaint JF, Desnos M, Rieu M, Benameur N, Le Heuzey JY, Empana JP, Jouven X. Circulation 2011; 124: 672-681. [PubMed]
  5. Exercise-related out-of-hospital cardiac arrest in the general population: incidence and prognosis. Berdowski J, de Beus MF, Blom M, Bardai A, Bots ML, Doevendans PA, Grobbee DE, Tan HL, Tijssen JG, Koster RW, Mosterd A. Eur Heart J 2013; 34: 3616-3623. [PubMed]
BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Muerte súbita en el deporte
  • Sintaxis: Sports-related sudden death
  • [Resultados]
 
Arriba