Este sitio usa cookies, propias y de terceros.
Si se continúa con nosotros entendemos que se acepta el uso de cookies.

15º Aniversario de la peor tragedia automovilista en el pais vasco

Tema en 'Noticias de emergencias' comenzado por tanidya, 17 Dic 2006.

Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.
  1. tanidya

    tanidya e-mergencista experimentado

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]
    [/FONT]15 años del accidente de tráfico más grave en euskadi, al que se desplazaron 19 ambulancias de DYA y Cruz Roja. 1991.
    Tragedia en la autopista

    [​IMG]


    Ayer se cumplieron 15 años de la colisión en cadena en la A-8, a la altura de Amorebieta, en la que murieron 17 personas y 49 resultaron heridas, en el accidente de tráfico más grave en Euskadi

    EL CORREO/BILBAO

    El 6 de diciembre de 1991 ha quedado señalado como el día más trágico en las carreteras vascas. Pese a que era una mañana limpia y fría, una neblina recibía a los miles de vehículos que circulaban por la A-8 a la altura de Amorebieta, donde la autopista discurre encajonada entre montañas y el río Ibaizabal. Comenzaba el puente de la Constitución. Posiblemente por influencia del valle se formó una densa niebla que redujo la visibilidad a menos de 30 metros. Algunos no levantaron el pie del acelerador. «Me adelantaban rápido, muy rápido, e iban sin luces a pesar de la niebla», recordaba uno de los testigos. Ocurrió sobre las 10.40 horas, en el punto kilométrico 102 de la Bilbao-Behobia, en dirección a San Sebastián. Primero el choque entre dos coches. Tras ellos fueron impactando entre sí hasta 25 vehículos, formando literalmente un muro de chatarra imposible de sortear en medio de la nebulosa. Una chispa de un motor y un reguero de gasolina por el asfalto desataron el resto. El fuego. Murieron 17 personas, la mayoría atrapadas dentro de sus turismos, y otras 49 resultaron heridas.

    La niebla y una velocidad inadecuada fueron los detonantes del que está considerado como el accidente de tráfico más grave registrado en el País Vasco y del que ayer se cumplieron 15 años. No hay calificativos para describirlo. La colisión múltiple apiló los coches uno sobre otro, sobre sus propias capotas, hasta formar cinco metros de altura con personas en su interior. «No se veía nada. De pronto nos topamos de frente con un muro de coches en llamas. Era imposible esquivarlo. Chocamos. Durante unos minutos permanecí atontada», relataba una de las supervivientes.

    «Una bola de fuego»

    Cuando muchos trataban de salir -algunos lo consiguieron reventando a patadas las lunas- o eran ayudados por otros, «una bola de fuego» les rodeó. Ya no había nada que hacer con una llamas que alcanzaron cuatro pisos de altura. Humo y niebla. «Toda la gente lloraba y pedía ayuda. Los accidentados estaban histéricos e intentaban parar a los coches que venían en dirección contraria para que trasladasen a los heridos».

    Los equipos de rescate tuvieron problemas para llegar a la zona del accidente, debido a las fuertes retenciones creadas en la A-8. Llegaron 19 ambulancias de la DYA y la Cruz Roja, 7 vehículos de bomberos, un helicóptero, patrullas de la Ertzaintza. Los cortachapas.

    Las tareas de identificación fueron duras. Algunos cadáveres fueron encontrados en los maleteros, a causa de los golpes recibidos en la colisión en cadena. Otros cuerpos, calcinados, estaban adheridos a la tapicería. Todavía hoy no hay palabras para describir ese horror.

     
    Etiquetas:
Estado del tema:
No está abierto para más respuestas.

Comparte esta página

Cargando...